yvie oddly es una extraña y hermosa criatura

Desde que se convirtió en la ganadora de la temporada 11 de 'RuPaul's Drag Race', Yvie Oddly ha visto cómo su vida ha cambiado por completo. Hablamos con ella para 'The Post Truth Truth Issue'.

por Roisin Lanigan
|
03 Octubre 2019, 10:18am

Esta historia apareció originalmente en The Post Truth Truth Issue de i-D, no. 357, otoño de 2019. Solicita tu copia aquí.

Yvie Oddly es una persona difícil de describir. Cuando nos ponemos de acuerdo para hablar, salta de un lugar a otro todos los días mientras se embarca en una gira por América del Norte con el elenco de la temporada 11 de RuPaul's Drag Race. Cuando finalmente logramos ponernos al día, acaba de aterrizar en Filadelfia, ya en la última etapa de este fabuloso (y agotador) viaje. "Ni siquiera sé dónde está mi hogar en este momento", se ríe cuando le pregunto qué está haciendo en ese momento con una carcajada que inspiró mil memes y se ganó legiones de fans cuando participó en Drag Race.

Desde que ganó, la vida de Yvie se ha transformado. Ahora está (en sentido literal y figurado) a un millón de kilómetros del bar de su ciudad natal en Denver, donde era gerente y talento interno, perfeccionando las habilidades drag que la impulsaron a la fama. "En el último año comencé a tomar medidas para concentrarme más en carrera como drag", explica sobre su vida previa a programa. “Me dije a mí mismo que si no lo lograba este año, tendría que hacer algo drástico de todos modos. Ya había comenzado a tratar de convertir el drag en un trabajo a tiempo completo y gracias a RuPaul ahora tengo esa oportunidad”.

1568200669487-13635TRO_fin2
Abrigo y camiseta Vetements. Pantalones del estilista

RuPaul podría haberle dado a Yvie la plataforma para saltar al mundo, pero fue su talento el que selló el trato. Desde el momento en que entró en la sala de trabajo de la Temporada 11 con pintura facial de pitón y un vestido de noche color esmeralda acompañada de una boa de plumas atada a un auto de control remoto, destacó entre la multitud. Entre las reinas del concurso y los espectáculos de comedia, Yvie se negó a ser definida por una estética o un estilo drag en concreto. Para la actuación final que le valió la corona, la joven de 25 años rechazó los típicos números de acrobacias y lipsync para en su lugar optar por una performance poderosa vestida con un traje de gala y un increíble tocado de espejos. Mientras giraba en el escenario del Teatro Orpheum de Los Ángeles al borde de la gloria de Lady Gaga, el rostro pintado de Yvie, con los ojos manchados de sangre, se reflejaba en cada uno de los espejos, hipnotizando al público. Antes de que la canción terminara, estaba claro quién había ganado: el bicho raro de la temporada.

Con la oportunidad viene la responsabilidad. En los últimos diez años, RuPaul’s Drag Race ha pasado de ser un reality show de nicho a un gigante internacional. Desde que cambió las redes de Logo TV a VH1, el programa ha generado dos spin-off internacionales (Drag Race Thailand y el próximo Drag Race UK), así como una convención drag. Además de la gira que está terminando Yvie, también hay giras internacionales en conjunto organizadas por la productora World of Wonder, y el calendario de giras de una reina individual puede agotarse en todo el mundo. Los alumnos de Drag Race se han convertido en empresarios de YouTube (Trixie Mattel y Katya), musas de la alta costura (Miss Fame y Violet Chachki) e incluso estrellas de cine (Shangela). Cuando las apuestas son tan altas y el programa en el que compites está siendo visto por millones de personas en todo el mundo, la reacción por hacer un movimiento equivocado puede ser feroz. El fervor entre los fans de Drag Race es particularmente notable, tanto en tamaño como en volatilidad. Por poner un ejemplo, un subreddit dedicado al espectáculo tiene más de 270,000 miembros. Lamentablemente, algunos fans también son conocidos por dirigir el abuso y los insultos racistas en las redes sociales a las reinas que no les gustan.

Pero Yvie no se amedrenta ante el gran número de seguidores que tiene en redes (su Instagram tiene más de 820,000 seguidores ahora), tal vez porque, como la mayoría de nosotros, creció online. "Quiero decir, hay un lado positivo y negativo en todo", dice Yvie. "Por eso, cuando los fans te aman, te aman y te apoyan extremadamente, pero cuando te odian, odiarán lo que haces extremadamente. Tienes que tener cuidado con cómo expresas tus opiniones. Sin embargo, creo que solo ser un ser humano real y honesto y con los pies en la tierra te hará exitoso de todas formas. Siempre habrá personas que no estén de acuerdo con lo que estás diciendo, haciendo o vistiendo. Pero si vienes de un lugar humilde y tratas de entender el lado de la otra persona, entonces eso ayuda. Personalmente, no me preocupo mucho por lo que sucede redes sociales".

1568200694012-13636TRO_fin3-2

A medida que Drag Race se ha vuelto más popular, la base de fans de las redes sociales del programa ha explotado. "La percepción general del universo drag definitivamente ha cambiado en los últimos años, especialmente porque el mayor foco de atención proviene de programa de tele realidad. Todos pueden jugar el papel de jueces ahora", dice Yvie, que señala rápidamente el arma de doble filo de esta oportunidad. "Hay una gran base de fans que tienen opiniones firmes. Eso a veces puede ser tóxico, sí, pero también ilustra lo lejos que hemos llegado como cultura de que puedo ser un hombre alabado por hacer arte queer.

“Creo que Drag Race ayudó a abrir los ojos de la masa al hecho de que las personas queer, específicamente las personas racializadas queer, han hecho una gran contribución a la cultura pop. Nunca nos han dado crédito por el hermoso arte que hemos presentado ante el mundo. Pero ahora estamos teniendo un renacimiento. La gente está descubriendo quién dio a luz muchas de estas cosas hermosas de las que personas cis blancas se han tomado el crédito durante mucho tiempo”.

Tal vez sea porque el programa se ha vuelto muy popular tan rápido, pero las críticas también han comenzado a llegar. En las últimas temporadas, los fans han atacado al programa y a su creador, el homónimo RuPaul, por no ser lo suficientemente progresista como para permitir a personas transgénero y concursantes no binarios de género para contar su historia y competir. Si bien el programa sin duda ha extendido la conciencia sobre temas difíciles teniendo conversaciones sobre el VIH, la transfobia, la homofobia y la terapia de conversión, en los diez años de historia de Drag Race, solo dos concursantes (Peppermint de la temporada nueve, Monica Beverly Hillz de la temporada cinco, y puede que All Stars y Gia Gunn) han competido como mujeres abiertamente trans. "De la manera más amable, la modernización de Drag Race nunca tendrá lugar lo suficientemente rápido como para hacer felices a los jóvenes", dice Yvie, conocido como Jovan Bridges. “El mundo que nos rodea es un lugar que evoluciona rápidamente. Hace 10 años, la mayoría de las personas nunca habrían entendido lo que es una persona no binaria. Honestamente, creo que el programa está haciendo un gran trabajo tratando de mantenerse al día. Pero, como siempre, debe haber una mejor representación o una expresión más diversa y clara.

1568200714634-13638TRO_fin3
Calzoncillos Comme des Garçons C x Sunspel disponibles en Dover Street Market. Botas del estilista

“Creo que la gente también tiene que recordar que estamos siendo vistos a mayor escala que nunca. Nos presentan a personas que nunca tuvieron idea de que existía algo como la cultura drag. No se puede esperar que un programa que se supone que actúa como un medio entre estos dos mundos sea donde se encuentran las partes homosexuales más radicales de nuestra cultura".

Pero son las reinas como Yvie Oddly, sin pelos en la lengua, negras y verdaderamente extrañas, las que están llevando a Drag Race a un territorio más radical al demostrar que la resistencia no tiene que encajar en una estética o molde particular. "Quiero decir, no estoy aquí para demostrar nada a nadie", dice Yvie. Tal vez sea por el hecho de que no está aquí para demostrar nada, pero siempre se ha presentado de la forma más honesta posible, y es precisamente por eso que ha calado en el corazón de tanta gente. Su aspecto, sus bromas, su actitud son una expresión de su propia identidad. No están hechos para la televisión, y precisamente por eso dieron tanto juego en televisión. “Ser drag es solo una expresión de la persona que está debajo de todo el maquillaje. Es una broma gigante, estás jugando con la identidad. Quiero superar los límites de lo que es aceptable.

"Siempre he estado un poco fuera de control. Así es como prefiero abordar la vida cotidiana. En el drag llegas más al extremo".

1568200758055-13640TRO_fin5
1568200786579-13634TRO_fin3
Ropa de la modelo

Créditos

Fotografía Amy Troost.
Estilismo Alastair McKimm.

Peluquería Shay Ashual de Art Partner.
Maquillaje Kanako Takase de Streeters.
Técnico de uñas Tracylee Percival de Bri Winters con productos Dior Vernis.
Asistente de fotografía Darren Hall y Karen Goss.
Técnico digital Alonzo Maciel.
Asistente de estilismo Madison Matusich.
Asistente de maquillaje Kuma.
Director de casting Samuel Ellis Scheinman de DMCASTING.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
DRAG
RuPaul's Drag Race
The Post Truth Truth Issue
yvie oddly