el momento sexual de la semana: kendall jenner y "no ser gay"

Es un verdadero fastidio que todavía, en 2018, a la gente se la siga encasillando en una cosa u otra. Quizás es el momento de que por fin entendamos que hay muchos tonos diferentes en el arcoíris del amor.

|
mar. 20 2018, 12:48pm

Imagen vía Instagram

Kendall Jenner, la Spice pija de las Jenner (la "cara B" de las Kardashian) no es gay. Sécate las lágrimas y olvídate de los rumores: en una reciente y sincera entrevista para Vogue, la modelo ha anunciado que no tiene ni un "hueso bisexual o gay en su cuerpo". Los médicos todavía no han contrastado esta información, pero confiamos en su palabra.

Para muchas de nosotras, que te acusen de "ser gay" es lo típico que te pasa cuando eres una jovencita queer de instituto cuya falta de novio te convierte en una lesbiana frígida y virgen que se tumba en la cama llorando mientras escucha a las Indigo Girls (y más de una sabrá de lo que hablo).

Sin embargo, Kendall —la niña mimada de la moda y reina de las redes sociales por excelencia— se enfrenta a este mismo pánico gay porque los paparazzis no la han visto nunca danzando y saltando alrededor de un pene humano. "Creo que es porque no soy como el resto de mis hermanas, que son en plan: '¡Estos somos yo y mi novio!'", asegura.

En realidad, la historia se puede llegar a entender si tratamos de analizar un poco el contexto: tus increíblemente hetero, famosas y guapas hermanas se están casando con tíos buenos famosos y formando todo un ejército de hermosos herederos, mientras a ti lo único que te importa es desfilar por una pasarela como una especie de robot delgado y mezquino y salir de fiesta con Cara Delevingne (cáptese la ironía).

Sea porque Kendall se ha sentido presionada a desmentir esos rumores por motivos profesionales o simplemente porque quería echar más leña al fuego que han creado sus seguidores gays porque creen que se queja demasiado (algo que probablemente no es intencionado, pero no puede evitarlo), es muy triste que, por culpa de los medios de comunicación, las celebrities todavía tengan que decidir entre encontrar a un joven agradable con quien sentar la cabeza o convertirse en una discípula de Ellen DeGeneres.

Nada de experiencias bi ni viajecitos a las duchas del gimnasio con tu asistente personal. Y nada de citas en público o pensarán que eres una guarra. Pero no dejes de hacerlo, o pensarán que eres gay. ¿Qué pueden hacer entonces las mujeres?

"Siempre tenía que esforzarme más para parecer discreta con los chicos, escapándome todo el rato. No quieres, rollo, parecer una loca". Por dios, no. Por eso solo los normales como tú y como yo podemos ir por ahí con múltiples citas de Tinder colgando de cada brazo. Las famosas como Kendall, sin embargo, tienen que salvaguardar su imagen escogiendo de un modo casi artístico con qué chico van a dejarse fotografiar en un Whole Foods este fin de semana.

La indignación que ha causado que Kendall haya confesado su heterosexualidad ignora la realidad a la que se ha tenido que enfrentar la modelo, como alguien que ha pasado gran parte de su vida expuesta a los medios y que ha visto como han tratado de sabotear su carrera en una industria repleta de prejuicios.

El año pasado, Cara Delevingne, la mejor amiga de Kenny, explicó en su Instagram el miedo que el capullo de Harvey W****stein trató de meterle en el cuerpo cuando habló con ella: "[Me dijo] Que si fuese gay o hubiese decidido estar con una mujer, especialmente en público, nunca habría conseguido el papel de una mujer heterosexual o simplemente convertirme en actriz en Hollywood", asegura Cara.

Si bien espero que la confesión pública de la heterosexualidad de Kendall sea cierta y no una simple táctica para distraer a los periodistas inquisitivos de Condé Nast, también espero que cada vez más mujeres famosas no se priven de disfrutar tomándose un par de vinos o ver Lazos ardientes a solas con otra mujer.

La ciencia sigue tratando de probar constantemente algo que yo realmente quiero pensar que es así: que todo el mundo es un poco "adolescentemente" gay. La Universidad de Cornell publicó recientemente un estudio que asegura que la gente "100% hetero" no existe. Sin embargo, en 'Celebrity Town', eres culpable hasta que se demuestre que eres hetero, y los medios de comunicación masivos parecen no entender que hay muchas Kristens Stewart por el mundo que se dan la mano tanto con chicos como con chicas —y que no tiene nada que ver con qué corte de pelo lleves ese día—.

También hay otro rumor sobre Kendall que dice que está saliendo con alguien llamado "el jugador de la NBA Blake Griffin". Pero en este caso, prefiere no hablar demasiado y solo dice que "es muy majo". Lo típico que sueltas cuando ese alguien todavía no ha hecho algo malo y prefieres no desvelar tu verdadera opinión.

Es difícil encontrar a una mujer que no haya besado borracha a una amiga de fiesta, al menos una vez en la vida. Si el tatuaje que Kendall se ha hecho en el labio inferior con la palabra "meow" no inspira a experimentar a numerosas famosas "heterocuriosas", yo ya no sé qué puede hacerlo.

Sin embargo, Kendall dice que no descarta nada. "Quién sabe", dijo ella. "Me gusta probar nuevas experiencias, no estoy en contra de eso, pero nunca he estado ahí".

¿Cuál es la forma correcta de "hacer" o "interpretar" tu sexualidad? Una pregunta compleja y abrumadora que me atrevería a responder así: lo que sea que te haga feliz. Pero hasta que los prejuicios, siempre presentes, de las relaciones entre famosos se atenúen un poco, la influencia que sus opiniones sobre la sexualidad tienen en los jóvenes sigue siendo pertinente. Quizás, por famoso o no famoso que seas, lo importante es que seas sincero contigo mismo. Me enorgullece anunciar que mi médico de cabecera dice que todos los huesos de mi cuerpo son bisexuales, si eso ayuda.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.