'normal', un proyecto sobre la subversión de los cuerpos reales

Piel, sudor y amor por lo verídico. Francesc Planes es el fotógrafo valenciano que está inundando las redes sociales de escenas coloristas y cuerpos no normativos.

|
sep. 7 2017, 7:49am

Dando valor a lo común —habitualmente designado como diferente a causa de la globalización de los cánones estéticos—, Francesc nos presenta Normal: un proyecto en el que conecta con diversas intimidades y las eleva al máximo exponente.

Convirtiendo la identidad y el prisma de 'lo bello' en un juego, el fotógrafo conecta con todo aquél que se sitúe ante su lente analógica. Como si de un joven Philippe Halsman se tratase, Planes consigue captar la esencia de sus modelos haciéndoles gritar, obteniendo así su instinto más auténtico. Hoy en i-D, presentamos su último proyecto y hablamos con él para conocerle de cerca y descubrir el trasfondo de su obra.

Háblanos de ti. ¿De dónde vienes? ¿Hacia dónde vas?
Acabo de terminar Comunicación Audiovisual en Valencia. Llevo toda mi vida aquí y tengo ganas de ver mundo, vivir en otro lugar y crecer. En los próximos meses decidiré qué hacer.

¿Recuerdas tu primer proyecto?
No era un proyecto como tal, pero empecé haciendo fotografías a "enfermos mentales" que vivían en una residencia cercana a mi casa. Cuando era pequeño, los veía con curiosidad y respeto, y un día decidí hablar con ellos. Tengo varios proyectos a medias y aún queda mucho para poder cerrarlos. Lo mismo me pasa con este último; es reciente, pero no está cerrado.

Tu trabajo está directamente relacionado con el juego y la búsqueda de la identidad del individuo. ¿Qué significa 'identidad' para ti? ¿Cuál es tu objetivo?
La identidad es la persona en sí, su manera de ser, aquello que la hace diferente, aquello que lleva dentro —captar esto es fácil pero difícil a la vez—. En el momento previo a disparar una imagen, intento crear una relación entre lo que quiero mostrar y lo que el sujeto es. Si mi visión sobre esa persona y lo que realmente es no concuerdan, surgirá una imagen artificial.

Háblanos del mensaje de tu último proyecto. ¿Cuál es el objetivo de Normal?
La belleza de lo diferente, lo raro, lo extraño. Es un estudio del cuerpo humano y de lo mágico y fantástico de este mismo.

Normal, en concordancia con toda tu trayectoria, se fundamenta en una definición propia de belleza. Explícanos, ¿cuál es tu criterio para la selección de modelos? ¿Cómo consigues captar la esencia de cada uno de ellos?
Ha sido bastante intuitivo. Los protagonistas de Normal me desconcertaban y atraían de una forma u otra; veía personas con rasgos o actitudes diferentes. Cuando ves eso en alguien, algo se activa dentro de ti.

Normalmente intento conocer a los modelos antes, para que la sesión sea más fluida y hayan buenas sensaciones. Si esto cuaja, todo fluye y ambos vamos en una misma dirección. Muchas veces hago que griten para que se suelten más.

Analógico, ¿por qué?
Me resulta más fácil. Con una cámara digital suelo estar todo el rato mirando los resultados y pierdo esa conexión con los modelos y con el momento. Pierdo más tiempo mirando la pantalla que pensando en lo que quiero y cómo mejorarlo. También el hecho de tener un límite de fotos hace que me centre y dispare sólo lo necesario.

Todo el proceso que conlleva la fotografía analógica me resulta mucho más romántico que el digital. Además, hay una clara elección estética. Suelo tener predilección hacia este formato.

Podemos afirmar que a día de hoy los cuerpos no normativos inundan gran parte de las propuestas creativas y plataformas online. ¿Crees que el término 'body positive' es una moda o por contraposición es una característica intrínseca en tu trabajo?
El objetivo principal en mis trabajos no es hablar sobre algo en concreto, voy dedicándome a lo que me llama la atención y eso se ve transformado en imágenes.

Sí es cierto que hay un trasfondo en todo lo que hago, y al fin y al cabo hay un mensaje que tiene relación con el resultado, pero no es algo premeditado ni principal. Mis trabajos suelen nacer de inquietudes o acercamientos puramente estéticos que luego van tomando forma.

Instagram es una de las principales plataformas donde muestras tu trabajo. ¿Crees que esta y otras redes online tienen manual de uso?
Más o menos. Algunas redes, como Instagram, son muy limitadas y la manera de subir contenidos y relacionarse entre usuarios es repetitiva y básica. Al ser accesibles y fáciles de usar, sirven para llegar a mucha gente de una manera rápida, pero al final resultan un poco frías y banales.

Estamos de acuerdo en que es necesario dar visibilidad a las imperfecciones, pero ¿es necesario que se manipule esta realidad con el objetivo de generar imágenes grotescas y de mayor impacto?
No veo por qué no. Al fin y al cabo, la cuestión es llegar al espectador y crear emociones.

El papel del fotógrafo ha mutado conforme las necesidades y exigencias de la sociedad. ¿Cómo prevés el futuro de la profesión?
No lo tengo muy claro. Con las nuevas tecnologías todo ha cambiado y ahora cualquiera puede crear contenido de calidad con pocos recursos. Prevalecerá la originalidad y las visiones únicas y efectivas.

@francescplanes