un rancho en wyoming prohíbe su entrada a todos los raperos tras el lanzamiento del álbum de kanye

"No more parties in Wyoming".

|
jun. 8 2018, 8:16am

Imagen vía Yenerator

La semana pasada, Kanye West organizó una fiesta para que el (su) mundo escuchase Ye —su último álbum— por primera vez en un rancho en Wyoming. Fue una pasada. Había mucha gente famosa sentada alrededor de una hoguera. 2 Chainz también se pasó por allí para fumarse un porro acompañado de un adorable perrito.

Sin embargo, al parecer la fiesta se puso demasiado interesante porque ahora los dueños del rancho le han prohibido la entrada a los raperos en su recinto. A TODOS. Según The Blast, la dueña del Diamond Cross Ranch, Jane Golliher, dijo que la fiesta de Kanye le dio mucha publicidad, pero que las cosas se desmadraron un pelín.

Por otro lado, el problema parece ser el doble de lo que en principio podría ser: en primer lugar, en la fiesta había mucho ruido. The Blast informa que, a pesar de que el límite de sonido del estado después de las 10 de la noche es de 80 decibelios (es decir, el ruido que emite un camión de la basura), Kanye sobrepasó los 120 (que equivalen a una motosierra o un trueno). Este problema se podría hacer mitigado si Kanye hubiese cumplido su promesa de acabar la fiesta a las 22:00h, pero no empezó hasta las 21:30h.

Imagínate la frustración de los vecinos, que lo único que querían era dormir; o la de los espectadores del directo, que lo único que querían era no dormirse después de tragarse dos horas de streaming con la imagen de una hoguera.

Por otra parte, Jane asegura que este es el evento "más confuso" que ha organizado jamás, y que Kanye cambiaba de opinión "cada 30 minutos". Aunque nadie le pueda quitar la razón en eso, ¿no creéis que tratándose de una organizadora de eventos profesional podría haber invertido un poco de tiempo en investigar primero a su clientela? Estamos seguros de que un vistazo rápido a su cuenta de Twitter le habría bastado para darse cuenta de que Kanye no es precisamente una persona de fiar.

A pesar de ello, Jane afirma que no le guarda rencor a Kanye; solo va a prohibirle la entrada a su rancho a todos los raperos del mundo hasta el fin de sus días. Los raperos ya no podrán disfrutar de las emocionantes actividades que promociona en su página web, como "salir de la rutina para adentrarte en las extraordinarias vistas y maravillas de Jackson Hole". Los raperos ya no podrán organizar sus "bodas y eventos corporativos" en el rancho de Jane, ni tampoco perderse en el mágico éxtasis que conlleva susurrar a los caballos y aprender a cocinar como lo hacen en el viejo oeste.

Aunque tiene sentido que aquellos que no han cumplido tus normas no sean bienvenidos de nuevo a tu hogar, la medida de restringir la entrada únicamente a los raperos es excesiva. ¿Por qué no le prohiben la entrada a Jonah Hill? ¿O a Kim Kardashian? ¿O al indiscutible rey de la fiesta Lord Disick?

A pesar de todo, Jane no ha eliminado los eventos musicales de la oferta de posibilidades comerciales del rancho y sigue abierta a propuestas y a organizar eventos con "buena música". Una respuesta que, probablemente, se ha convertido la peor crítica que ha recibido Ye hasta la fecha.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.