Publicidad

a juicio el artista que escribió 'pederastia' con hostias consagradas

Abel Azcona está imputado por un posible delito contra los sentimientos religiosos.

por Raquel Zas
|
11 Febrero 2016, 8:43am

Imagen vía @abelazcona

El eterno debate sobre la libertad de expresión vuelve a estar a la orden del día. Primero fue el ingreso en prisión de los tiriteros de Madrid por enaltecimiento del terrorismo, y ahora el punto de mira está en la obra de Abel Azcona. 

El artista fue citado a declarar como investigado por una obra en la que 242 hostias supuestamente consagradas formaban la palabra 'pederastia'. Amén (así se llama la pieza) se incluía en la muestra Desenterrados, que mostraba diversos trabajos en torno a temáticas como la Guerra Civil, la prostitución y la pederastia y que finalizó el 17 de enero con 7870 visitantes.

Lee: Las artistas españolas que tienes que conocer
Lee: 12 obras de arte contemporáneo que te cambiarán la vida

La Asociación Española de Abogados Cristianos no tardó en responder, interponiendo una querella criminal por "profanación" contra Azcona, y la Delegación del Gobierno en Navarra afirmó que el artista puede incurrir en un delito contra los sentimientos religiosos.

Lo curioso es que, según Azcona ha declarado en sus redes sociales, se enteró de su imputación por la cuenta de Twitter del Tribunal de Navarra, ya que este no se lo ha notificado ni a él ni a su abogado. 

¿Está en peligro la protesta en el arte? ¿No es tan legítimo que cada uno pertenezca a la religión que desee como que alguien se manifieste en contra de ella? De hecho, la respuesta religiosa ante la obra de Azcona fue desmesuraday en algunos casos, ha traspasado los límites de lo razonable. El artista declaró a VICE que le llegaron cerca de 12.000 tuits con insultos y amenazas de muerte. 

Por no hablar de numerosos medios web cristianos que anunciaban la noticia con titulares como "Español gay mentalmente enfermo profana hostias" o "El Ayuntamiento de Pamplona, en manos de Satanás". ¿No es mayor el odio implícito en las reacciones de los defendidos que el mensaje original que quería transmitir el artista? 

Imagen vía @abelazcona

Manifestar tu opinión en contra de una obra de arte no es algo negativo, es más, de lo contrario también se violaría la libertad de expresión. Cuando Abel Azcona creó Amén sabía perfectamente que no iba a ser plato de buen gusto para todos, sobre todo si hablamos de un tema tan polémico. Pero generar debate y reflexión enriquece la obra y es, en muchos casos, lo que aumenta hasta el infinito su valor.

El problema aquí radica en que Abel está imputado por un posible delito, por el hecho de decir lo que piensa (derecho fundamental de nuestra Constitución), vulnerando así su libertad de expresión. ¿No es eso un delito igual o mayor que del que se le acusa? 

Abel anunció en su cuenta de Twitter que Amén se ha vendido por 285.000 euros, dinero que irá destinado en su totalidad a dos ONG de protección de la infancia. 

Recomendados


Texto Raquel Zas

Tagged:
arte
Cultura
libertad de expresión
Opinion
Abel Azcona