¿cómo ser artista y poder vivir de ello?

En la industria del arte, ser 'bueno' no es lo único que importa (si quieres ganarte la vida con tus obras).

por i-D Staff
|
08 Septiembre 2015, 10:10am

Fotograma de 'Factory Girl​'

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Para empezar, aunque suene algo radical, es importante que quede claro que el arte no tiene tanto que ver con el mundo del arte. Dicho eso, si lo que de verdad te interesa es sacar rendimiento económico en el mundo del arte, hay ciertas cuestiones que no debes pasar por alto.

La industria artística -como casi todos los sectores económicos en la última década- se ha diversificado. Desmitificarlo como algo inaccesible es el primer paso para entrar en ella. En realidad no difiere mucho de una empresa, así que lo que realmente necesitas son trucos de autopromoción. El arte ha sido condicionado por otros muchos factores que nada tienen que ver con la idea romántica del creador (nota: nunca te definas como 'creador' porque parece que te has quedado en las buhardillas de París de 1914).

Imagen via @kendalljenner

A pesar de que podríamos afirmar que los patrones que determinan el éxito (siempre hablando de cuestiones remuneradas, claro, que los 'me gusta' no dan de comer) parecen basarse en decisiones caprichosas y totalmente aleatorias, lo cierto es que existen ciertas buenas prácticas que te encaminarán en una dirección más financieramente positiva.

Sin animo de parecer un libro de autoayuda, centrarse en uno mismo merece la pena para sacar en claro varias cosas: debes creer en ti y en tu obra; si no la vendes tú, nadie la comprará, pero no te preocupes. Ahora, el mercado está mucho más diversificado y hay casi un nicho cultural para cada tipo de obra y personalidad de artista y, aunque parece que España parece no arrancar del todo en cuanto a lo que las nuevas generaciones del resto del mundo están haciendo, podemos encontrar un espectro -reducido- de propuestas arriesgadas.

Imagen vía @luisal85

Es preferible que seas fiel a tus principios y que se note que disfrutas con tu práctica a intentar ir en contra de las tendencias o cambiar de estilo de forma forzada. Construye bien tu identidad artística (o adopta un rol, aunque te parezca muy estereotipado) porque la realidad es que si lo haces correctamente los comisarios y galeristas entenderán mejor por dónde van los tiros.

Todos los artistas o agentes culturales deberían mantenerse al tanto de todo lo que pasa en el mundillo y sus tendencias, así que tómatelo como parte del trabajo administrativo que deberás desempeñar. Hoy por hoy, el papeleo y las gestiones son una parte principal en el mundo del arte y restan tiempo de la idea romántica de llevar boina y fumar en boquilla; recuerda el mantra del arte como empresa y piensa que a veces tendrás que ejercer de funcionario.

Una buena idea de poner en práctica las habilidades con el mundo compulsado es presentarse a las numerosas residencias y becas del panorama nacional; las más cotizadas van desde el certamen Generaciones de la Fundación Montemadrid a la Beca de Artes expedida por la Fundación Botín, Hangar.org en Barcelona o Ranchito en Matadero.

Imagen vía @alicefirman

Existen otro tipo de ayudas que no pertenecen a los bancos y que quizás estén más acorde con tu espíritu contestatario, pero no olvides uno de los objetivos principales: hay que ganar dinero y la oferta de espacios, talleres y plataformas culturales al margen del sistema es muy amplia. Este tipo de concursos son una gran oportunidad para introducirse en el círculo y dan visibilidad, pero lo mejor es que te aportan recursos -que es lo más difícil de conseguir- para la producción de tus obras.

En muchas ocasiones, lo que ponga en tu curriculum será imprescindible y, aunque para ser un artista brillante no -siempre- es necesaria una formación específica, los jurados lo valoran como algo muy positivo (y si has estudiado en Goldsmith o en el Royal College, mejor) aunque tu obra y tu recorrido hablen por sí solos.

Imagen vía @makihidaka

Después de analizar las tendencias del mundo del arte, quizá la estrategia más sensata en 2015 sea la de labrarse una buena imagen online: cuida tus redes sociales y tu página web, porque es la vía principal que tienes para darte a conocer y hacer contactos. Pero no te equivoques, 'darte a conocer' no significa convertirte en un robot de spam invasivo o en ser una máquina de autobombo constante -nada peor que esto último-. Sentido común manda.

Por último, complementa tu vida virtual o tu vida real: no pierdas la oportunidad de hacerte ver en las inauguraciones porque, aunque no saques nada en claro, es una manera estratégica de socializar -y de beberte uno o dos vinos gratis. Y si acabas cotilleando sobre tus compañeros del gremio, puedes tener una cosa clara: ya tienes un pie dentro del sistema.

Recomendados


Texto Marian Garrido
Fotograma de Factory Girl

Tagged:
Cultură
marian garrido