anti divas del pop: reconstruyendo el género

Nadie duda de que el pop de nuestros días tiene nombre de mujer. Pero lejos de los estadios de fútbol y las giras súper ventas hay un montón de artistas femeninas que defienden un discurso muy personal y defienden su libertad creativa con garras.

|
02 marzo 2015, 8:14am

Sky Ferreira. Fotografía Jai Odel

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

"No quiero ser una estrella del pop, simplemente quiero hacer cosas". Lo dijo FKA twigs en una entrevista para Creative Review. La cantante inglesa, que con su primer disco "LP1" puede presumir de haber sido la Supernova musical de 2014, huye del estrellato y de sus daños colaterales (aunque salir con Robert Pattinson no sea la mejor decisión para ello). Ser una estrella del pop significa atarse a magnates de la industria y firmar contratos que te obliguen a renunciar a tu libertad y a tu forma de expresión más genuina, la artística. Y ese es un peaje que no quiere pagar. Sin embargo FKA twigs ya es una estrella del pop, aunque no se trate de una estrella del pop al uso.

Con solo un disco en el mercado precedido de dos Eps y muchísimo ruido, Twigs ya es un icono a todos los niveles. Su peculiar estilismo, que mezcla aspectos interraciales y se inspira en la bailarina Josephine Baker, ha sido analizado hasta el más mínimo detalle. Su estilista, Karen Clarkson, reconoce que no hay día que no tengan que rechazar alguna colaboración con alguna gran firma de moda. Desde que protagonizara la portada de i-D en 2012 cuando aún era una completa desconocida su sombra artística ha crecido y con ella, su influencia.

Sin embargo su cara nunca saldrá junto a otros rostros rutilantes del pop de masas. Ni su música ni su persona encajan en los cánones de un género que en los últimos años se ha rendido a la hipersexualización del cuerpo femenino. Twigs no tiene un físico espectacular, pero eso no ha impedido que en apenas dos años haya barrido en la industria musical. En una entrevista a Dazed, confesaba "la mitad de mi vida he tenido a gente mirándome porque pensaban que tenía un aspecto raro y era fea, y la otra mitad la he pasado con gente haciendo lo mismo pero porque creen que soy fascinante".

En su caso el control sobre su personaje y su obra es total: compone sus temas desde que tiene 16 años, escoge personalmente sus looks y hasta dirige sus propios vídeos que siempre suele protagonizar a solas.

Las comparaciones con Björk son evidentes además de muy justificadas. Aunque Twigs no incluye a la islandesa entre sus influencias, su manera de entender el proceso de creación como un todo que aúna música, imagen y puesta en escena es muy similar. En una curiosa pirueta del destino, ambas comparten productor musical: el venezolano Arca se encargó de pasarle el Pronto y paño a "LP1" y también ha ayudado a Björk en la difícil tarea de dar a luz "Vulnicura", que se centra en la traumática ruptura con su pareja de los últimos diez años.

"Vulnicura" es, posiblemente, su disco más sentimental y es imposible no emocionarse al escucharlo. En una entrevista a Pitchfork, Björk reconocía que, aunque intentó alejarse de lo que sentía mientras lo componía, no pudo evitar dejarse llevar por ello. Hacer otras canciones no hubiera sido sincero consigo misma. FKA twigs por su parte escribe desde las vísceras. Sus canciones hablan de sensualidad, de dependencia, de sexo y de soledad. La conexión con el oyente en ambos casos, es inevitable.

Ambas son el ying y el yang de un tipo de artista pop que es admirado por un importante sector del público que se deja fascinar por esa voluntad de reivindicar su estilo expresivo por encima de modas y cánones de belleza. Su discurso musical no huye de los sentimientos y defiende que mostrarlos desde una perspectiva femenina no está reñido con ser independiente. Son un ejemplo para generaciones jóvenes: sienten pero no se doblegan. Trabajan duro y de forma individual y entienden el trabajo en equipo como una suma para el resultado y no una forma de que su figura se difumine en el conjunto.

Como ellas, que son la punta del iceberg pop de este 2015, hay otras anti heroínas que se mueven en los márgenes del pop puramente comercial: la canadiense Grimes sorprendió a todo el mundo hace dos años con si primer disco "Visions" y fue emblema de la resurrección de la estética ciber de los 90. Mientras se ganaba el respeto como productora musical y feminista de nueva hornada. La australiana Lorde se coló en muchos tops musicales con su debut "Royals". Con solo 17 años es una artista reconocida y respetada en el panorama y es conocida no solo por sus canciones sino también por su potente discurso feminista que empieza en sus temas y termina en su puesta en escena, en la que se presenta vestida con una estética que mezcla masculinidad y rollo darks. Son mujeres con una imagen fuerte y dominante. Sus looks a veces rozan lo freaky, explotan lo raro y dinamitan los conceptos asumidos de sensualidad femenina.

En el otro lado más festivo, artistas como Charli XCX, Sky Ferreira y Marina & the Diamonds recogen el testigo de otras precursoras del pop genuinamente femenino como Robyn y Róisin Murphy. Ojo, que ese testigo caiga en manos de una generación más joven no significa que su figura haya dejado de ser relevante: la sueca Robyn se ha convertido en emblema de la música de baile a base de hits de factura perfecta sobre corazones rotos en discotecas; y Murphy se convirtió en la diva definitiva del pop freak anti-comercial (muy a su pesar) después de romper los lazos sentimentales y profesionales que le unían a Moloko, no sin antes entregar a modo de elegía "Statues", uno de los mejores discos de ruptura de la historia del pop.

Para todas ellas el sexo y el amor en todas sus formas no son una impostura o una excusa para escandalizar o vender, sino una forma de expresión más. Todas y cada una han convertido los patinazos de la vida y sus desgracias sentimentales en las piedras con las que se construyen su propia pared. Una pared que las separa a veces del éxito comercial pero que las protege y acerca a un público minoritario que se reconoce en cada error y en cada aventura. Y es que, como dijo FKA twigs en el número de octubre de Ziggy Mag "hay una fuerza increíble en la vulnerabilidad, y una debilidad inmensa en ser demasiado rígido. Y esto es aplicable a muchos niveles emocionales, sexuales o musicales. Si eres rígido, te rompes. Pero si eres agua no te pueden romper. Eso es lo que quiero explorar a través de mi música". Amén.

Recomendados


Texto Estela Cebrían