Fotografía Joachim Mueller-Ruchholtz 

en la intimidad del dormitorio de los modelos masculinos

Alejándose de la fantasía de las pasarelas y las campañas, con 'Portraits', Joachim Mueller-Ruchholtz nos traslada al interior de las casas, los hoteles y la vida cotidiana de los modelos masculinos.

por Steve Salter
|
05 Noviembre 2018, 1:16pm

Fotografía Joachim Mueller-Ruchholtz 

Durante los los últimos dos años, el fotógrafo Joachim Mueller-Ruchholtz, nacido en Düsseldorf, se ha dedicado a quedar con los rostros más sorprendentes de Tomorrow Is Another Day, la agencia de modelos de Eva Gödel, en sus habitaciones de hotel, salas de estar y dormitorios distribuidos por numerosos puntos de toda Europa.

La serie fotográfica resultante, Portraits, representa los momentos de calma que encuentran los chicos durante las semanas de la moda en una industria cada vez más inquieta. Estos chavales pueden estar a tan solo unas horas de desfilar para Raf Simons, obtener un contrato exclusivo con Balenciaga o aparecer en una campaña de Calvin Klein, pero cuando se muestran frente a la lente de Mueller-Ruchholtz, son solo chicos —muy, muy bellos— en pleno viaje a la madurez.

Male model at home
Jonny D, Londres

Desde la fundación de la agencia en 2010, los skaters, 'club kids' y creativos adolescentes de Tomorrow Is Another Day —todos seleccionados personalmente por Eva— han ayudado a redefinir la idea de belleza masculina. Después de años reclutando a chicos de la calle, Eva ha ayudado a cambiar la forma en que vemos la moda masculina. Y también los cuerpos de los hombres. Hoy en día, las cosas van mucho más allá de la definición muscular y el buen aspecto convencional. Antes de TIAD, estos chicos no existían a ojos de la moda. "Al principio, solo los reunía para Raf; él venía a Colonia y mostraba interés por todos los chicos que reclutaba por la calle", le explicó Gödel a i-D en The Street Issue en 2013. "Después, cada vez más gente empezó a optar por esta estética y a gustarle, y empezamos a construirlo desde ahí".

A medida que su popularidad crecía e iba más allá de Raf Simons, Rick Owens y Stephan Schneider, el equipo de TIAD decidió seguir buscando continuamente a los chicos más interesantes para desfilar por las pasarelas más importantes del mundo. En estos retratos vemos un lado de estos jóvenes rostros que la moda tiende a enmascarar: una honestidad despojada de todo. "La expresión que ofrecen a la cámara lo dice todo: vulnerable, confiada, sensible, honesta, segura, expectante, dispuesta", explica Lucy Kumara Moore, directora de la librería londinense Claire de Rouen, en la introducción del libro publicado por Palm* Studios.

Male model with dog
Leevi, Helsinki

"Eva y yo somos amigos", nos dice Joachim desde un tranquilo rincón de su laboratorio de revelado en Londres, "y llevo fotografiando a sus chicos para la web durante años. Su casting es especial; todos tienen algo, pero vemos muchas caras y siempre me preguntaba qué más podríamos hacer juntos. Luego dijo que había 40 chicos de TIAD en el mismo hotel de París y vi que de ahí podíamos sacar una historia". Armado con su cámara de analógica de medio formato, se decidió a irrumpir en las vidas personales de los modelos y sus imágenes nos brindan una sensación de intimidad, honestidad y realidad.

"Después de hacer las fotos en aquel hotel en París, a la temporada siguiente empecé a visitar a los chavales en sus casas, y esto agregó un mayor nivel de intimidad", explica. Los retratos están hechos con luz natural y están exentos de artificio. Es una verdad humana, honesta y directa que a menudo se pierde en las típicas capas de imágenes que encontramos en la moda.

Male model in his bedroom
Na

"Ves a los chicos; viven en ciudades y en el extrarradio, descubres su vida real y cotidiana, y, de repente, los ves en los mejores desfiles, pero en ese momento nunca lo dirías", reflexiona Mueller-Ruchholtz. Como reflexiona Lucy Kumara Moore en la introducción, continúa: "¿Son chicos o son hombres? Están atrapados entre dos mundos, entre la adolescencia y la edad adulta, lo común y el lujo". Mientras realizaba el proyecto, Mueller-Ruchholtz empezó a descubrir verdades universales de la juventud y a ver las diferencias de la generación Z con la suya. "Empecé a verme a mí mismo y me acordé de mi propio proceso de madurez", explica. "[Los chicos] Me devolvieron al tiempo en que me encontraba descubriendo quién era, y ahí hay muchos paralelismos, pero me dio la sensación de que estos chavales no le dan tanta importancia a definirse a sí mismos a través de sus decisiones".

Male model at home
Saed, París

"Observando cada retrato, veo cómo ciertos chicos adquieren personajes que podrían haber adquirido de forma subconsciente de imágenes o películas con hombres de culto del pasado, como una imagen que han proyectado en sus propios cuerpos", escribe Kumara Moore. "A Gödel le interesan los arquetipos masculinos, y eso se ve en los chicos que selecciona: uno es como un vocalista de una banda indie de los 90, otro es como 'beatnik'... Luego encuentras a un chaval grunge, a un imitador de Jim Morrison, a un amante de lo queer, a un padre, a un tío que vagabundea por la ciudad, a un solitario sin sentimientos". En Portraits, sus identidades parecen cambiar de forma ante el objetivo.

Male model in bed
Sofianne, París

"Cuando los lectores pasen tiempo con el libro, quiero que les gusten los chicos por lo que realmente son", explica Mueller-Ruchholtz. "Mirar las imágenes y ver que el tiempo detiene al tiempo. Verán lo que llevan puesto, donde están, la decoración extraña, la ropa de cama. Es un momento en el tiempo". Lejos de los efectos visuales de Instagram, este libro publicado por Palm* Studios recopila reflexiones meditativas sobre la evolución de las identidades masculinas. Una de ellas trata sobre pausar las cosas y estudiarlas detenidamente, ya que las páginas no solo se centran en la realidad de un modelo masculino, sino que también en el proceso de madurez.

'Portraits' está a la venta en Palm* Studios y Claire de Rouen .

Male model in his bedroom
Ning, París
Male model relaxing on the sofa
Tom A, Londres
Male model in his hotel room
Heikke, París

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Fotografia
modelos
tomorrow is another day
Eva Gödel