a vueltas con los pezones

Desde 1992, a las mujeres de Nueva York se les ha permitido ir por la calle mostrando los pezones. No obstante, si lo hacen en Facebook su cuenta será eliminada. Algo parecido les pasará con Instagram: no podrán acceder a su cuenta durante un tiempo...

|
06 noviembre 2014, 4:15pm

Piczo

La semana pasada Scout Willis acaparó titulares por ir caminando topless en Nueva York mientras posteaba fotos de sí misma en Twitter (uno de las pocas redes sociales pro tetas). Acompañada del texto "legal en Nueva York pero no en @Instagram" y "lo que Instagram no te deja ver", el desnudo público de Willis no tenía nada que ver con una vuelta de tuerca al género selfie, ni era un truco publicitario para promocionar su grupo de música; ni siquiera tenía que ver con airear sus pezones: lo que hizo fue una forma de usar su cuerpo para atraer la atención de lo último en censura femenina: el miedo de las redes sociales hacia los grandes y malvados pezones.

Pero concretemos: esta performance se produjo a raíz de que su cuenta de Instagram fuera eliminada después de que le comunicaran que había cometido "casos de abuso". En realidad todo se debió a una fotografía de Willis con un top transparente y a otra con una chaqueta que ella misma había hecho, y en donde aparecía la imagen de unos pechos -es decir, ni siquiera eran pechos de verdad, sino una fotografía dentro de una fotografía...-. Y no es la primera celebrity a la que le pasa esto: Rihanna y Grace Coddington también han sido censuradas.

Fotografía Alasdair McLellan. Estilismo Benjamin Bruno.

Como prueba de hasta qué punto Riri es una "chica mala", hace poco la belleza de las Barbados subió una imagen de una editorial de la revista francesa Lui en la que aparecía recostada en una tumbona mostrando los pechos. Su cuenta fue eliminada, lo que hizo que Rihanna se enfadara, Navy se enfadara y los usuarios se enfadaran, hasta el punto de que se creó el hashtag #bringbackbadgalriri [devolvenos a la chica mala Riri]. ¡Que nadie se atreva a dejar a un lado los pezones de Rihanna -y menos todavía Instagram-!.

En lo que sería un paso más en la Gran Batalla de los Senos, Instagram eliminó temporalmente la cuenta de Grace Coddington el mes pasado, después de que la pelirroja favorita de la moda subiera un dibujo de sí misma recostada sobre una tumbona con las tetas fuera (¡Exacto, a lo Rihanna!). No importa si son blancos o negros, jóvenes o vetustos, reales o dibujados: en lo que concierne a redes sociales, los pechos no parecen ser una buena idea. A no ser, claro, que no tengan pezones. Pon una cabeza de bebe succionándolos, cubre tus pezones con un emoji (flores, signos de la paz, la cara de Mark Zuckerberg...), o elimínalos del todo: entonces todo irá bien.

De acuerdo con las reglas y normativas de Facebook, las imágenes de bebés tomando pecho están a salvo de censura. Sin embargo, si la boca del bebé no está directamente succionando el pecho de su madre -si no hay contacto entre el labio y el pezón- la imagen ofensiva será eliminada, y la cuenta del usuario suspendida hasta nuevo aviso. Algo cuando menos extraño teniendo en cuenta la cantidad de fotos con chicas sexys enseñando escote que aparecen en las actualizaciones de tus amigos -imágenes que por otra parte pegarían más en una sección de contactos que en Facebook-.

Fotografía David LaChapelle

Luego están las imágenes de mujeres que han sufrido una masectomía y que se publican para despertar la conciencia social en torno al cáncer de mama, así como para apoyar a sus víctimas. Estoy totalmente de acuerdo con esto, pero me parece extraño que se le dé visibilidad a todas estas fotos de pechos de mujeres mientras que los pechos que están "sin la marca del cáncer" y que "no han sido afectados por la cirugía" (parafraseando a Instagram en este caso) no puedan mostrarse. Hace un par de semanas le diagnosticaron este tipo de cáncer a alguien muy cercana a mí, lo que significa que algo potencialmente mortal está viviendo dentro de una de mis mejores amigas. El hecho de que tenga que esperar hasta que básicamente una parte de su cuerpo sea mutilado antes de poder mostrar sus pechos en Instagram o Facebook es una locura. A pesar de años y años avanzando en los derechos de la mujer, sus cuerpos siguen controlados y eventualmente adaptados a lo que la sociedad considera aceptable. Es hora de hacer algo al respecto.

Topless Pulp es un grupo de mujeres que se reúne regulamente en Nueva York para leer en el parque en topless. Es como un club de lectura, pero con pechos al aire. Si alguna vez vas a la ciudad búscalas. Otra idea sería que empezaras tu propio análogo del grupo. También existe la campaña Free The Nipple [Libera al pezón]: el domingo más de 20 hombres y mujeres en topless fueron al Washington Square Park a manifestarse en protesta por la censura al pezón el 37 de los estados de EEUU), un hashtag para Free The Nipple (del que Scout Willis, Rihanna, Caitlin Stacey y Miley Cirus son fans) y, pronto, (siempre y cuando Facebook deje de eliminarles el perfil) la película Free The Nipple. Dirigida por Lisa Esco, y basada en hechos reales, Free The Nipple sigue a un grupo de mujeres en topless por las calles de Nueva York, luchando por la no criminalización del pezón femenino. Métete en su web, firma la propuesta, difunde la causa y, si no es por ti, hazlo por tu madre, tus hermanas, hijas, nietas y amigas: ¡Hay que liberar el pezón de la mujer! La censura es algo demasiado antiguo en nuestros días.

Recomendados


Texto Tish Weinstock
Fotografía David Bailey