increíbles imágenes de la manifestación contra trump en nueva york

Jeremy Liebman ha retratado a los miles de manifestantes que salieron a la calle en Nueva York para protestar contra la nueva elección presidencial americana.

por Alice Newell-Hanson
|
11 Noviembre 2016, 11:15am

Michael Moore destacó entre la multitud de la plaza Union Square de Nueva York hace un par de noches. En parte porque llevaba pantalones cortos en pleno noviembre y sus luminosas pantorrillas relucían en medio de la lluvia y la oscuridad; y en parte, también, porque estaba muy por encima de la edad promedio de los miles de manifestantes que se habían reunido ahí para manifestarse frente a la Torre Trump. Además, Moore fue una de las pocas figuras públicas que predijo que esto sucedería.

"El Reino Unido tuvo su Brexit, y este es nuestro Brexit", le dijo a un grupo de espectadores amontonados a su alrededor que lo grababan con sus móviles. "Gran Bretaña escogió abandonar la Unión Europea; Estados Unidos ha escogido abandonar Estados Unidos". Luego levantó su propio teléfono para hacer una retransmisión en vivo a través de Facebook Live para mostrar la marea de manifestantes que se encontraba en Broadway. La gente levantaba letreros en los que se podía leer "Dump Trump" [Fuera Trump] o "Black Lives Matter" y caminaba cogiéndose del brazo o de la mano. Se oían gritos de "Pussy grabs back!" [El coño se rebela], "Hey, ho, Donald Trump has got to go!" [Donald Trump fuera de aquí] y "Not our President!" [No es nuestro presidente].

"Solo espero que la gente vea esto", me dijo Monica, una manifestante que estaba cerca de mí. "Espero que las cadenas de noticias por cable estén transmitiendo esto para que sepan que esto no es como en el 2004, no es como en el 2000, no lo vamos a olvidar así de fácil. Vamos a aprovechar esta indignación y el movimiento seguirá adelante". Su novio, Ben, añadió que estaba aquí para "hacer que la gente no sintiera que estaba loca por sentirse totalmente defraudada".

Al norte de Madison Square, la policía -con los cinturones llenos de esposas de plástico- intentaba desviar la manifestación, por lo que la multitud se movió a través de la calle 30th Street hacia Broadway. Mientras caminaba y casi gritando, Elizabeth, de 26 años -que llevaba un letrero neón de la tarjeta verde de residencia permanente y un arillo en la nariz- dijo: "No vamos a aceptar a un intolerante racista, homófobo, sexista, xenófobo en nuestra Casa Blanca, y el hecho de que haya ganado la presidencia no significa que no tomaremos las calles y que no lucharemos contra todo lo que él representa".

Como mucha gente, ella enfatizó que esta protesta era sólo el comienzo. "Estaremos activos desde hoy y hasta el día en que él abandone la Casa Blanca", dijo.

En Herald Square, la policía tenía contra el suelo a un joven. "¡No hay nada que ver aquí!", le gritaron a un grupo de protestantes que observaban la escena y la grababan con sus iPhones. Mientras tanto, una mujer de pelo plateado, con un peinado blowout y un impermeable con estampado de leopardo, estaba tratando de pedirle a un oficial instrucciones para llegar a la parada de autobús más cercana. Una pareja de ancianos envueltos en abrigos con cuello de pieles se abrió paso entre la multitud cuchicheando acerca de los "jóvenes" cual villanos de dibujos animados.

Hacia la parte comercial de la ciudad, donde los escaparates ya brillaban con la decoración navideña, Faith, de 20 años, trató de expresar su miedo: "Tengo una novia y tengo miedo de que no tengamos igualdad matrimonial en los próximos dos años. Esto es absolutamente aterrador. Tengo amigos inmigrantes, me temo que sus familias podrían ser expulsadas del país", dijo. "Todo lo que Trump representa es algo que la generación millenial no apoya. Somos los próximos líderes, no merecemos este tipo de futuro".

En 5th Avenue y 54th Street los manifestantes se detuvieron. La Torre Trump estaba rodeada por la policía; así que en lugar de seguir caminando la multitud se quedó ahí parada gritando y cantando. Una mujer en topless con una máscara negra de esquí había trepado hasta la mitad de una chimenea de la que emanaba vapor. Su pecho estaba manchado con pintura roja y levantó la mano, sosteniendo su palma roja en el aire mientras la multitud cantaba: "Hey ho, sexual violence has to go" [Ei, sí, la violencia sexual se tiene que ir]. Otras personas se colgaron de los andamios. Un grupo de mujeres, una de las cuales llevaba una letrero que decía "Queer as in fuck you" [Soy queer y te jodes], iba tocando un tambor y cantando una canción que prometía que no dejarían de luchar hasta que hubiera una "revolución real".

"Él no merece ser el líder de nuestro país, no representa a nuestro país. Es una mierda", dijo Alicia, quien dirigía los cantos con un megáfono. Sin embargo, añadió que quería fomentar un mensaje de "amor". "Estados Unidos es un país unido y Estados Unidos logrará superar este maldito tiempo de mierda y creceremos juntos", dijo. "No volveremos a ser 'una gran nación', pero seremos mejores el día de mañana".

Recomendados


Texto Alice Newell-Hanson
Fotografía Jeremy Liebman

Tagged:
Nueva York
blanco y negro
Elecciones 2016