steve lacy: niño prodigio de la música

Exclusiva: a poco de lanzar su prometedor álbum de debut, Steve Lacy se ha convertido en la voz de una generación. Encontramos un momento de paz en las colinas de Santa Mónica para hablar con él y repasar todos sus logros.

por Ryan White
|
03 Mayo 2019, 9:42am

La historia de Steve Lacy aparece originalmente en 'The Voice of a Generation Issue', de i-D, nº 356, verano de 2019. Reserva tu número aquí.

A unos 30 kilómetros al noroeste del centro de Los Ángeles, en algún lugar entre Malibú y Pacific Palisades, se encuentra el tranquilo y aislado Cañón de Topanga. Verde y exuberante, virgen y rodeado por el parque nacional más grande de la ciudad, Topanga ha sido un lugar para músicos que buscan refugiarse del caos de Los Ángeles y una gran fuente de inspiración para ellos durante décadas. La tranquilidad de sus colinas y caminos rocosos contribuyó a la creación del trabajo en solitario de Neil Young. Grabó gran parte de After the Gold Rush en su casa de Topanga; un estudio en el corazón de la escena musical de la zona en los años 60. Durante ese mismo período, se dijo que la inspiración del Roadhouse Blues de Jim Morrison fue The Topanga Corral, una autocaravana patrocinada por Janis Joplin, Canned Heat y Jimi Hendrix. Ahí mismo es donde se encuentra Steve Lacy cuando atiende nuestra llamada.

steve lacy compton tattoo
Camisa Burberry pre-fall '19. Vaqueros Levi's vintage de What Goes Around Comes Around. Joyas del modelo

Steve se está tomando un tiempo para relajarse y pensar en sus próximos pasos. "Estoy relajándome, eso es todo", dice. Está pasando por un momento de paz mental ahora mismo. "Todo está muy claro. No estoy preocupado. No tengo expectativas para nada".

Acaba de volver de una gira mundial con su banda The Internet, pronto lanzará su álbum debut y está a punto de cumplir 21 años; tiene muchas razones por las que estar emocionado. Sin embargo, lo único en que puede pensar en estos momentos es en la cama nueva que se acaba de comprar. "Solo la cama. No hay muchas cosas más por las que esté emocionado, ¿sabes?". Una inflexión que sigue a la mayoría de sus respuestas. "Me centro solo en una cosa. No pienso demasiado en adelante; lo proceso todo paso a paso. El futuro me da ansiedad, así que me quedo en el presente la mayor parte del tiempo".

Steve creció a unos pocos kilómetros al sur de Topanga, entre la autopista Pacific Highway y la autopista de Santa Monica, en Compton. Le crió su madre, tiene tres hermanas y un padre que estuvo ausente durante la mayor parte de su infancia. "Para él, era por orgullo", dice de su padre. "Él creía que tenía que conseguir algo para volver a acercarse a nosotros. Bueno, al menos eso es lo que me dicen. Solo volvía para las vacaciones y los cumpleaños, cuando tenía algo de dinero o algo que enseñar". A los diez años, su padre falleció, pero su muerte no causó una gran repercusión ni en él ni en su familia. Por entonces, su madre ya se había vuelto a casar y tenía otro hijo: su tercera hermana. "Éramos una familia normal de clase media, acomodada, acogedora. De esas que van a la Iglesia el domingo y cosas así".

tyler mitchell photographs a pink tree

La madre de Steve quería que Steve estuviese a salvo de los aspectos más infames de la vida en Compton. Fue a una escuela privada "agradable e íntima" desde la guardería hasta el sexto curso, y no se le permitió salir mucho a la calle durante su infancia y los primeros años de su adolescencia. "Para mí, [Compton] siempre fue un barrio malo, y fue mucho peor cuando crecí. Siempre estuve muy sobreprotegido porque mi madre temía que acabase metiéndome en movidas ilegales o acabase herido o algo así. Tanto es así que ni siquiera podía jugar en el jardín de la entrada. No pude hacer muchas cosas. No pude pasar el rato. Nunca tuve amigos en el vecindario, no podía ir a los parques a los que iban mis amigos; no fui libre. Es decir, me siento libre, pero no pude escoger un camino por mi cuenta. Estaba muy resguardado".

Steve también señala que la imagen estereotipada de Compton, de sus calles, sus vecindarios y sus comunidades, está completamente distorsionada, exagerada y es inexacta. "No es el Compton representado en Boyz n the Hood; eso era así hace años. La imagen pública de Compton es muy negativa. Uno de los puntos de referencia de Compton es su maldito Palacio de Justicia, que es jodidamente triste para mí". Tal es el orgullo y respeto que siente hacia su barrio, que Steve tiene la palabra 'Compton' tatuada en su pecho.

A los siete años, Steve empezó a tocar la guitarra. "En el momento en que la tuve en mis manos, me enamoré de ella. Fue genial. En esa época jugaba mucho al Guitar Hero, así que pensé: 'Vale, quiero la versión real'". En secundaria, se apuntó a la banda de la escuela y conoció a Jameel Bruner, el teclista de The Internet, y lo que sigue es nada menos que historia de la música. Steve no tardó en ponerse a trabajar con The Internet en su tercer álbum, Ego Death. Liderado por Syd tha Kyd, el álbum ganó el reconocimiento de la crítica y una nominación al Grammy por su agudo lirismo, así como por su inteligente producción, en la que Steve tuvo mucho que ver. Pitchfork lo describió como "una descendencia de pilares del neo-soul más temprano, como Groove Theory y Urban Hang Suite de Maxwell; lujoso pero también exuberante y progresivo". Rolling Stone comentaba que "las mejores canciones se desvanecen en instrumentales que desafían la gravedad y que hacen que el dolor de Syd parezca increíblemente sereno". Steve no pudo ir de gira con el resto del grupo; estaba en el instituto todavía.

steve lacy photographed by tyler mitchell and carlos nazario in los angeles
Chaleco y pantalón Louis Vuitton otoño/invierno '19. Zapatos del modelo

Una de las cualidades más notables del talento de Steve, muy comentada entre los periodistas musicales y proyectada a través de titulares hiperbólicos, es el hecho de que es "un productor de iPhone", ya que ha llegado a producir música con poco más que un iPod Touch. Como explicó en TEDxTeens, en 2017, cada Navidad le pedía a sus padres que le regalasen un Macbook, pero nunca se lo dieron. En su lugar, creó ritmos usando aplicaciones como iMPC, BeatMaker 2 y GarageBand en el iPod. Con su guitarra, su bajo y estas aplicaciones, Steve tenía todo lo que necesitaba para crear algo totalmente único. Los elogios no tardaron en llegar, al igual que las llamadas de Kendrick Lamar, J. Cole y Denzel Curry para trabajar en la producción de sus álbumes. "Todos ellos son gente agradable, equilibrada, inteligente y talentosa", dice acerca de lo que aprendió trabajando con nombres tan ilustres. "Se esforzaron mucho para que yo me sintiese parte de ellos. Esa es probablemente la lección más grande que he aprendido, que soy uno de ellos. No me sentía diferente ni inferior ni intimidado cuando estaba con ellos, ¿sabes? Estábamos muy bien. Son humanos".

Luego vino la 'mixtape', Steve Lacy's Demos: su primer proyecto en solitario, también producido en gran parte con un iPhone. Steve grabó las voces directamente en el micrófono del móvil. "Dark Red", el primer sencillo de la 'mixtape', cuenta con 27 millones de reproducciones en Spotify y, desde entonces, ha aparecido en temas de Tyler, the Creator, Frank Ocean y Blood Orange. Recientemente, Steve apareció en un single de Vampire Weekend, el primer artista que invita la banda en una canción y, además, aparece en los créditos del nuevo álbum de Solange, When I Get Home, uno de los proyectos musicales más interesantes del momento.

Trabajar con Solange fue "genial", dice Steve. "Estaba abierta a probar todas mis ideas. Recuerdo que hubo una vez en la que estábamos trabajando en una progresión de acordes muy tediosa. Estaba muy nervioso porque era la primera vez que estaba a su lado, así que no paraba de pensar en que la estaba cagando. Pero ella me dijo que no me preocupase en absoluto, me giró la cabeza, puso el micrófono frente a mi cara y me transmitió tanta calma que acabé sacando los acordes. No grabamos la canción, pero fue un momento divertido". Cuando le preguntamos por qué cree que un chico de 20 años ha llamado la atención de artistas tan importantes, Steve se arriesga a suponer que "se me da algo bien la música", y que "estoy haciéndolo... guay".

steve lacy photographed by tyler mitchell and carlos nazario in los angeles
Top Ludovic De Saint Sernin otoño/invierno '19

Todo empezó con su debut como solista hace unos dos años. "Mi hermanita se fue a la universidad y me dejó su habitación para hacer lo que quisiese, así que instalé un estudio allí y, ya sabes, me puse a hacer música. Tenía un descanso de las giras de un mes y medio, y me puse a grabar sin parar". Teniendo en cuenta el trabajo que ha realizado para otros artistas, Steve no ha tratado de definir completamente su propio sonido en ningún momento. "La música que hago con otra persona tiene una energía diferente. Nunca va a ser lo mismo". Su método es adaptarse al máximo posible. "Me gusta ser un camaleón; mezclarme con cualquier situación que se me dé, ya sea musical o de la vida. Es genial; me gusta leerlos [a los artistas] antes, descubrir su personalidad y escuchar cómo presentan una idea... ¿Sabes?". Lo único que realmente ha cambiado en los últimos cinco años es el equipo que posee. "Ya no estoy tan limitado por recursos. He ganado un poco de dinero, así que ahora tengo un ordenador portátil y algunos instrumentos. Creo que el proceso sigue siendo el mismo, solo que tengo un equipo mejor que antes".

El álbum pasa por diferentes emociones, estilos y detalles de la personalidad de Steve. Su primer sencillo, N Side, establece el tono para el álbum y las letras flotantes de Steve a través de un ritmo relajado. Pero es la segunda pista, de nueve minutos de duración y dividida en tres segmentos separados, la que sin duda causa la mayor conmoción. En cuanto al sonido, es increíble. "Fue como hacerle una peineta a todos aquellos que me decían que no podía hacer una canción de más de tres minutos. Yo pensé: 'Bien, te daré nueve minutos, ¿qué te parece?'". Pero entre toda esa grandiosidad, hay mucho intimismo en sus temas. "Es mi viaje básicamente, mi sexualidad. Pero de una manera muy divertida e ingeniosa; no es ni muy intensa ni muy triste. Creo que es mi viaje, es una expresión de cómo me siento en este momento".

steve lacy photographed by tyler mitchell and carlos nazario in los angeles
Top Ludovic De Saint Sernin otoño/invierno'19. Vaqueros Levi’s. Zapatos del modelo

La bisexualidad de Steve ha sido un tema muy recurrente en la mayoría de sus entrevistas. Como era de esperar, es algo que no quiere definir en su carrera como solista, aunque está de acuerdo en que es un momento histórico en una industria que aún no está familiarizada con estos debates. "Eso no me molesta, honestamente. No me gusta verlo como un problema. Y creo que a nadie debería importarle con quién follamos. Es una tontería para mí, pero soy consciente de que hablo desde mi burbuja en Los Ángeles; tengo que tener cuidado con eso. No me gusta que resulte un gran inconveniente. No quiero que la gente me mire... ¿Sabes? No sé, no sé".

La burbuja que ocupa Steve no es solo la de Los Ángeles, sino que es una burbuja en la que habitan algunos de los mejores artistas del mundo. "No creo que haya cambiado nada", asegura. Ha desfilado para Louis Vuitton y ha sido uno de los protagonistas de su última campaña, y tiene [bueno, tenía] un Instagram lleno de 'selfies' que llegan a los 100.000 "me gusta" por foto; así que, para algunos, su rápido ascenso de productor y guitarrista en la sombra a estrella mundial le ha cambiado bastante. "Creo que, en cuanto te conviertes en una persona famosa, el aspecto humano desaparece; la gente te ve como 'ese ser'. Así que estoy tratando de equilibrar esas dos cosas. Hay cosas que me entran por un oído y me salen por el otro. Supongo que eso es genial, sí. No lo sé... No me veo como nada. Pero esto es para la portada de una revista, así que tal vez debería decir algo como... —se detiene unos segundos— Mola".

steve lacy photographed by tyler mitchell and carlos nazario in los angeles
Chaqueta y pantalón Loewe otoño/invierno '19
steve lacy photographed by tyler mitchell and carlos nazario in los angeles
Chaqueta y pantalón Loewe otoño/invierno '19
steve lacy photographed by tyler mitchell and carlos nazario in los angeles
'Total look' Prada otoño/invierno '19
steve lacy photographed by tyler mitchell and carlos nazario in los angeles
'Total look' Celine by Hedi Slimane otoño/invierno '19
steve lacy photographed by tyler mitchell and carlos nazario in los angeles
Chaleco Louis Vuitton otoño/invierno'19. Joyas del modelo

Créditos


Fotografía Tyler Mitchell
Estilismo Carlos Nazario

Peluquería Ronnie McCoy III. Maquillaje Sarah Uslan. Set Mila Taylor Young de Dandy Management. Asistente de fotografía Zack Forsyth y Daniel Marty. Asistente de estilismo Christine Nicholson, Ramond Gee, Jose Cordero y Elyse Lightner. Sastrería Susan Korinian. Producción Connect the Dots. Impresión analógica Natalie Hail.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.