por qué tienes que ver 'perfect blue', el anime de culto de los 90 que inspiró a darren aronofsky

Desde crisis de identidad y fans obsesivos a blogs fraudulentos e idolatradas estrellas femeninas del pop, el film es oscuro, perturbador e increíblemente bello.

por Oliver Lunn; traducido por Eva Cañada
|
nov. 3 2017, 10:02am

Este artículo fue publicado originalmente en i-D UK.

Pafekuto Buru (Perfect Blue) cumple 20 años este mes de octubre. Si ya la conocías, es momento de volver a verla. Y si no la conoces, bueno...

Este anime de culto es un thriller psicológico extremadamente inteligente sobre una idolatrada estrella del pop que trata de labrarse una carrera en el mundo del cine pero sufre una crisis de identidad cuando debe enfrentarse a un fan obsesivo. Es un film oscuro, perturbador e increíblemente bello, con ese brillo desteñido del anime de los 90. Basado en la novela Perfect Blue: Complete Metamorphosis, de Yoshikazu Takeuchi, supuso el debut como director de Satoshi Kon. Kon inició su carrera como pintor, cosa nada sorprendente dada la facilidad con que traduce al mundo visual las ideas extremadamente complejas. Y tampoco es ninguna sorpresa que algunos le hayan bautizado como el Stanley Kubrick del anime.

Aparte de ser un regalo para la vista, aquí te explicamos por qué debes poner en pausa tu programación de Netflix para redescubrir Perfect Blue 20 años más tarde.

Básicamente predijo el fenómeno actual del acoso online
Cuando la antigua ídolo del pop Mima Kirigoe descubre un blog sobre ella, escrito en primera persona pero sin ser ella su autora, rompe a reír, ignorando despreocupadamente lo jodido que es eso. Pero más tarde se da cuenta: "¿Cómo puede alguien saber tanto de mí?". Un fan trastornado afirma ser ella, publicando información falsa y detallando cada aspecto de su vida. Ella no tiene control sobre lo que se publica.

Recuerda: esto fue una década antes de que " catfish" se convirtiera en un término ampliamente empleado para describir a alguien que adopta una personalidad falsa online. Cualquiera puede publicar cualquier cosa sobre cualquier persona. Cualquiera puede ser cualquier persona. "¡Esto es falso! ¡Yo no estoy escribiendo nada de esto!", grita contra su pantalla.

Destapa completamente los rincones más inquietantes de la fama y el mundo del fandom
Perfect Blue arroja una mirada crítica sobre la industria japonesa de los ídolos, la cultura de las celebridades y los problemas inherentes a la fama y el fandom. Y sigue estando de actualidad al cien por cien. El ya mencionado acosador aparece, cámara en mano, mientras Mima canta sobre el escenario. Él es el tío inquietante en medio del mar de fans, con los ojos destellantes tras un grasiento flequillo, como el fan-acosador de Whitney Houston en El guardaespaldas.

La película de Kon muestra cómo el acoso alimenta la paranoia, la vulnerabilidad en medio de las muchedumbres y cómo puede llevar a una persona incluso a cuestionarse su propia identidad. No hay ningún espacio privado. Los fans piensan que conocen a la estrella y tienen cierto derecho de propiedad sobre ella. "¡Canta para nosotros para siempre!", escribe un fan a Mima. "Lo cierto es que no puedo hacer eso", responde ella.

Te hará sentir nostalgia por los primeros tiempos de los blogs de internet
Aunque la película muestra los rincones más inquietantes del mundo online, como un cuento con moraleja sobre la era digital, no está completamente exenta de partes divertidas. Tomemos por ejemplo el momento en que Mima descubre qué es una página de inicio. " UNA PÁGINA DE INICIO EN INTERNET: ¡Tú también puedes hacer una!", dice un cartel. Entonces, en un voluminoso ordenador, su asistente le muestra un blog que incluye gráficos horteras y jpegs pixelados. Es una tortura verla escribir " h-t-t-p-/-/-w-w-w…", una tecla tras otra. Pero te hace sentir nostalgia. Ay, cómo echo de menos los días de los jugadores personalizados de Winamp y aquellas eternas descargas de Napster.

Muestra una industria cinematográfica dominada por los hombres en su faceta más tóxica
Cuando Mima inicia su carrera como actriz, se encuentra con todos los sospechosos habituales. Primero, el productor pervertido. Quiere que ruede una escena de violación muy explícita que consiste en una violación en grupo al estilo de Última salida Brooklyn, que por supuesto no estaba en el guion original. "No es que me vayan a violar de verdad", explica a su asistente. Después está el sórdido fotógrafo que insiste en que se quite la ropa. "¡Sé más atrevida! ¡Más apasionada!", le espeta. A cada paso que da es explotada por su cuerpo y eso claramente la traumatiza. En 2017 conocemos esta historia demasiado bien.

Fue la película que inspiró a Darren Aronofsky
Sin Perfect Blue, Cisne negro de Aronofsky tendría un aspecto totalmente diferente. Es posible que ni siquiera se hubiera creado. El parecido es realmente llamativo. Desde las similitudes visuales de mostrar a una chica vestida de bailarina frente a los focos, con su identidad fracturada mostrándose literalmente en un espejo fragmentado, hasta la idea de una historia psicológica centrada en una chica con un doppelgänger malvado, o el hecho de que los sueños se conviertan en pesadillas... Todo está ahí, en la pantalla. La chica anime de aspecto dulce incluso se parece a Natalie Portman. Pero no lo digo yo, mira el clip de arriba y lo verás. (El film anterior de Aronofsky, Réquiem por un sueño, también bebe directamente de las fuentes de Perfect Blue).

Su banda sonora te pondrá los pelos de punta (y te provocará pesadillas)
La oscuramente bella banda sonora de Masahiro Ikumi suena como mil fantasmas anime hacinados en una cueva ―o pantalla― tratando de escapar. Con eso quiero decir que es fantasmagórica y ambiental. Después, el trip hop corta la atmósfera en dos y más tarde hace su aparición el drum 'n' bass. Es muy ciberpunk de los 90, muy Hackers, muy Matrix. La mezcla perfecta de dungeon techno y voces etéreas. Cuando la escuchas sin imágenes es como revivir la pesadilla. Sabrás a qué me refiero si compraste la también inquietante banda sonora de Réquiem por un sueño después de ver la película. Las primeras notas hacen que un escalofrío te recorra la espina dorsal.

Desdibuja la línea entre lo real y lo virtual de forma que no descubres cuál es cuál hasta el final.

Perfect Blue se proyectará en cines el 31 de octubre a través de Anime Ltd y National Amusements