Imagen cortesía de Mark Steinmetz.

La magia de la adolescencia en imágenes de un campamento de verano en los 90

Las románticas fotos de Mark Steinmetz capturan la desordenada transición de la infancia a la adolescencia.

por Sarah Gooding
|
08 Mayo 2020, 4:05pm

Imagen cortesía de Mark Steinmetz.

Desde finales de los 80 hasta finales de los 90, Mark Steinmetz fotografió a chicos en campamentos de verano estadounidenses. Sus fotos soñadoras, divertidas y conmovedoras capturan el momento crucial cuando la infancia inocente se transforma en una adolescencia confusa.

Las fotos aparecen en su libro Summer Camp, que está preparando una segunda edición después de venderse casi de inmediato durante su lanzamiento inicial. Los chicos de las fotos de Steinmetz se enfrentan a desafíos físicos como la natación y la escalada, al mismo tiempo que experimentan la agitación emocional de sus cuerpos cambiantes y sus vidas sociales alocadas. Los extraños se acaban haciendo amigos, el aislamiento lleva a la introspección y están lejos de sus madres y sus televisores por primera vez.

Estas fotos abarcan dos décadas, pero fluyen juntas para contar la misma historia: cómo es trascender la simplicidad de la infancia, en el turbulento tiempo de la adolescencia.

¡Hola, Mark! ¿Cuánto tiempo llevas trabajando en esta colección?
La comencé en 1986 y la terminé en 1997. Esto fue antes de que todos tuvieran una cámara digital en su teléfono, entonces me dedicaba a hacer fotografías en los campamentos para que los que quisieran pudieran usarlos como publicidad.

¡Supongo que si intentaras hacerlo ahora, sería totalmente diferente! ¿Dónde y cómo empezaste esta serie?
¡Si! El primer campamento fue en Cape Cod, en Massachusetts. Fui contratado para ser su fotógrafo, para hacer fotos para sus calendarios y folletos, pero también para enseñarles algo de fotografía. Había un cuarto oscuro en el campamento, y entramos e hicimos fotogramas con agujas de pino y conos y cosas así.

1580235719156-S-camp_006

Al comienzo de este libro, incluiste una carta que escribiste a tus padres desde el campamento cuando tenías ocho años. ¿Tu experiencia como niño en el campamento tuvo un impacto en tu deseo de seguir este proyecto tantos años después?
¡Por supuesto! Por alguna razón, sabía que quería describir los campamentos: las cabañas, las puertas con mosquiteras, los comedores, las actividades junto al lago, las fogatas... Posiblemente porque estaba familiarizado con él. Tuve esos recuerdos.

Entiendo que tuviste tu primera cámara a los seis años. ¿Alguna vez tomaste fotos cuando eras niño en el campamento?
En realidad lo hice. Recuerdo que había una foto que hice en un campamento de verano de una nube que tenía un agujero, tenía forma de rosquilla. Pero perdí los negativos, así que es solo un recuerdo. Pero sí, creo que estaba en el campamento de tenis y tenían un cuarto oscuro allí, así que hice fotos desde el principio, alrededor de los 10 u 11 años.

En el pasado, describiste la fotografía como "esta constante observación de sí mismo, una navegación por tus sentimientos". Eso se respira en este trabajo, son imágenes muy introspectivos.
Sí, eso creo. Me identifico con los niños. En mis proyectos, los niños fueron siempre mis protagonistas. Hice un libro llamado The Players, sobre niños jugando al béisbol, y luego Summer Camp, y también saqué un libro recientemente llamado Carnival. Eso es mayor que solo niños, hay muchos adolescentes, pero es más o menos el mismo período de tiempo.

1580224914993-S-camp_003-Edit

Los años previos a la adolescencia están llenos de desafíos. Una vez dijiste: "Se está desarrollando una especie de madurez alrededor de los 11 años", y en muchas de estas fotos los niños se muestran realmente serios. ¿Tuviste la sensación, mientras los estabas fotografiando, de que estaban pensando en algo profundo? ¿O crees que solo estaban pensando en el almuerzo?
(Risas) No, quiero decir, ¡creo que los niños tienen una vida interior! Son seres humanos de pleno derecho. Pero también están aprendiendo, se están abriendo. Están en un mundo de reglas para adultos, y solo están tratando de navegar por él. Creo que están en una situación difícil.

Seguro. Los colocan en estos campamentos, y les guste o no, se quedan atrapados allí, por lo que es como un momento impuesto de reflexión.
Sí, creo que es difícil para ellos estar lejos de sus familias y de la comodidad de sus hogares. Pero también creo que es genial que estén teniendo una experiencia mucho más profunda a la que están acostumbrados: ir a la escuela, luego ir a casa y mirar la televisión y beber refrescos de la nevera. Aquí, están fuera por la noche, están junto a una fogata, ven las estrellas y tienen una experiencia. Incluso cuando estás en una cabaña, son casi todas puertas con mosquiteras. Así que realmente estás al aire libre. Creo que es muy saludable para la forma en que se desarrollan los seres humanos, estar en la naturaleza de esa manera. Incluso si son miserables y se quejan el uno del otro en todo momento, al final del campamento todos lloran porque se van a separar. Ellos dicen: "¡Dios mío, esto está terminando, eres mi mejor amigo, y esto ha sido lo más intenso que he hecho en mi vida!"

1580224757156-S-camp_004

¡Eso es hermoso! También has dicho que "hay mucho crecimiento y aprendizaje en la fotografía", y creo que eso también se refleja en estas fotos. Es como si estuvieras creciendo junto a tus protagonistas. ¿Notó que tu trabajo cambiaba tanto como cambiaban sus temas, durante los 10 años que estuvo trabajando en este proyecto?
Sí, cambió, ciertamente había algunos equipos diferentes, estaba probando cosas diferentes, formatos diferentes. Al final estaba usando flash por la noche, y creo que cuando comencé era casi todo durante el día. También comencé a hacer más fotografías de formato medio los últimos años. Pero también estaba tratando de no cambiar demasiado estilísticamente, quería que el trabajo de una década coincidiera con el trabajo de otra década, quería uniformidad.

Todas las fotos fluyen juntas. Como dijiste, "No hay mucha diferencia entre los campamentos en 1990 o 1965". El estado de ánimo y la experiencia en gran medida se mantienen igual. ¿Alguna vez hablaste con alguno de los niños cuando los estabas fotografiando?
¡Oh claro, por supuesto! Quiero decir, no hay mucha conversación, pero ya sabes, solo estoy pasando el rato. Están aburridos, yo estoy aburrido y es una buena forma de hacer fotos.

No eras uno de ellos, pero tampoco eras uno de los monitores, ¿de alguna manera eras como un amigo?
No, yo solo era otra persona que formaba parte del campamento. Todos están bastante concentrados en sus actividades, son bastante intensos, ya sea una ceremonia de encendido de velas, o simplemente cuando están esperando su comida y tienen hambre. Así que digo hola y charlamos, pero trato de no interponerme y dejar que hagan lo que quieran.

1580224935752-S-camp_001

Eso tiene sentido y explica por qué las fotos son tan naturales. También han sido descritas como nostálgicas, ¿qué piensas sobre eso? ¿Describirías tu trabajo como nostálgico?
No lo haría, aunque creo que funciona con las expectativas o recuerdos de las personas sobre cómo es el campamento de verano. Pero no estoy tan interesado en la nostalgia, generalmente se mezcla con el sentimentalismo. Creo que el significado original de la palabra nostalgia es como "el dolor de la memoria" o algo así. Y creo que el verdadero significado de la palabra no tiene nada que ver con la forma en que la gente lo usa, por lo que es una palabra difícil de definir o hablar. Pero en general no estoy interesado en el sentimentalismo, así que no estoy interesado en la nostalgia como la gente suele pensar en ella. Creo que algunas de las imágenes son divertidas y conmovedoras de diferentes maneras. Pero creo que eso es diferente a la nostalgia.

Estoy de acuerdo. ¿Tienes una foto favorita en la serie?
Hay una foto de una niña cruzando un puente en la niebla, y hay telarañas, y ella lleva un saco de dormir. Y hay otra foto de cuatro chicas y cubiertas de crema de afeitar... Creo que hay algunas que se destacan un poco, pero en términos de mis propios afectos, me gusta una imagen simple donde no suceda nada en especial. Realmente no tengo palabras para decir qué es "bueno" al respecto, pero creo que es conmovedor.

Puedes hacerte con el libro 'Summer Camp' de Mark Steinmetz a través de Nazraeli Press.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
camp
summer
coming of age
photography book
campamento