Imagen víaInstagram

cómo 032c se ha convertido en la marca más codiciada por la generación post-vetements

Los fundadores de la revista, Joerg y Maria Koch, nos explican cómo convirtieron su publicación de culto en una línea de ropa que se presentará próximamente en Pitti.

por Anastasiia Fedorova; traducido por Eva Cañada
|
dic. 11 2017, 8:38am

Imagen víaInstagram

Este artículo fue publicado originalmente en i-D UK.

En los últimos años, la forma en que consumimos la moda ha cambiado completamente. Vivimos en un mundo de interminables lanzamientos de streetwear, complejos juegos referenciales y colaboraciones que acaparan nuestra atención. En este mundo nuevo, una de las principales funciones de la ropa, ya sea una camiseta de Supreme o una chaqueta de Palace, es convertirse en un símbolo, en una prueba de que participamos en "el juego". Y este nuevo juego tiene reglas nuevas, un paisaje de estilo que lo unifica todo, desde la más alta costura hasta el streetwear más igualitario, mezclándolo en un mismo espacio.

Una de las propuestas más interesantes del momento es la de 032c, una revista de culto con sede en Berlín que lleva más de una década marcando la agenda cultural. En los últimos dos años, su marca de ropa complementaria ha crecido y ha pasado de estar compuesta por unas pocas prendas de merchandising a convertirse en una línea de moda que se presentará en un palacio renacentista de Florencia en Pitti el próximo mes de enero. Dirigida por el matrimonio formado por Maria y Joerg Kock desde su sede central en la iglesia brutalista reconvertida de Santa Inés, en Berlín, la línea de moda 032c expone la naturaleza misma de la marca y sus valores dentro del sistema contemporáneo de la moda.

La revista fue fundada por Joerg Koch en 2001 en Berlín, una ciudad que en aquel momento todavía estaba emergiendo de su estupor posterior a la caída del muro. 032c fue pionera en cuanto al interés global por la cultura: incluía dosieres detallados sobre leyendas de la moda tales como Helmut Lang, Comme des Garçons y Raf Simons, junto con artículos en profundidad sobre la obra de Rem Koolhaas y la política de Angela Merkel, aportaciones fotográficas de personajes de la talla de Inez and Vinoodh o Willy Vanderperre y un elenco de megaestrellas tan punteras como Bella Hadid, Rihanna, FKA Twigs, Kim y Kanye.

Se trata de un enfoque que parece especialmente relevante en la actualidad, un momento que comprime la cultura de las celebridades, la filosofía crítica, la moda y la política y las reúne en los timelines de las redes sociales.

032c es una fuerza potente a la hora de descubrir nuevos talentos, un manifiesto poético de resistencia y un manual perfecto para sobrevivir en el desastre que supone el capitalismo tardío. La revista ya estaba dejando una impronta cultural, pero sus fundadores decidieron ampliarla lanzando una línea de ropa en 2015.

“Creo que este que vivimos es un momento muy interesante para la industria de la moda, porque se está viendo muy trastocada", explica Joerg. “En 032c, siempre nos ha interesado buscar el lugar de donde procede la energía y sentimos que a la gente realmente le importa la ropa y las ideas que expone, que realmente se identifica con ellas. Cuando informas sobre moda constantemente especulas sobre su futuro, juzgas y criticas las cosas. Pero una cosa es criticar y otra muy distinta plantear realmente una propuesta, ofrecer algo al público".

El motor principal tras la línea de moda de 032c es Maria, que anteriormente trabajó como diseñadora de ropa femenina para Jil Sander, Prada y Marios Schwab y que actualmente es consultora para Yeezy. Sin embargo, no hay separación: Joerg y Maria viven encima de su oficina y siempre han compartido las mismas ideas. Pero con Maria como diseñadora principal, la oficina de 032c funciona casi como un estudio de investigación, con un intercambio constante de ideas entre la línea de moda y la revista.

“Yo no nos definiría como una marca de moda, la idea gira más en torno al hecho de que existen innumerables formas de generar y ejecutar ideas, siempre y cuando se haga de forma profesional y la calidad esté en el nivel que debe estar. Si fuera una diseñadora de coches titulada, podríamos estar haciendo eso en lugar de lo que hacemos", explica Maria.

La línea de moda de 032c está formada por prendas aparentemente simples y llevables, pero también tiene mucho de libro de recortes del mundo de la cultura: desde referencias al motocross y el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes, hasta tributos a Rainer Werner Fassbinder, Sade y Aaliyah, pasando por colaboraciones con Stüssy, Alyx y Gosha. “El objetivo es siempre producir una prenda muy cool que todo el mundo desee llevar sin parar", continúa Maria. “Y el bagaje cultural que posee 032c implica que podemos equilibrar nuestro lado oscuro e intelectual con algo muy llamativo y brillante".

Las prendas se venden a través de la web de 032c y a través de una gama de destacados minoristas como Lane Crawford, Selfridges, The Webster y Ssense. Dentro del acelerado ciclo de la industria, el objetivo de 032c es mantener su línea lo más directa posible, lanzando prendas nuevas cada seis semanas en lugar de ceñirse al antiguo modelo por temporadas. “Yo no diría que estemos intentando hacerlo más sencillo, lo que intentamos es hacerlo más hardcore", explica María. "Eso significa que nosotros hacemos nuestro trabajo y después va directamente al cliente”.

Esta conexión directa sin duda desempeña un papel importante tanto en el rápido crecimiento de la línea de moda como en el éxito continuado de la revista. “Estamos muy felices con el contacto que tiene la gente con 032c. Un coleccionista de arte de 60 años pude tener una revista en la mesita del café como símbolo de estatus y también puede resultar atractiva para un adolescente de 15 años que se compra las camisetas con su paga semanal y no sabe que hay una revista detrás", afirma Joerg.

Stüssy x 032C. Fotografía Jonas Lindstroem. Estilismo Marc Goehring.

“Creo que la gente valora la imagen que tiene la revista como algo que está bajo el radar comercial, la idea de independencia que representa. Ahora la gente es capaz de mostrar que en cierto modo es consciente de ello", indica Maria. “Pero sí, hay un montón de críos que no saben que la marca o estas prendas tienen una larga historia detrás, creen que se trata simplemente de una marca de streetwear. Y eso mola bastante”.

032c es un ejemplo perfecto de lo que debería ser una marca en el mundo post-Vetements. En este universo no jerárquico e impulsado por lo digital, no hay motivo para tratar de controlar el modo en que un producto creativo adquiere vida propia. Los fundadores de 032c están bastante familiarizados con la subversión lúdica: no solo han producido camisetas pirata para conciertos de Sade y Aaliyah en Berlín que nunca se han producido, sino que también han lanzado kits DIY de la marca y una máquina de transferencia de calor, que permite convertir cualquier artículo en una prenda de 032c.

“Actualmente la gente está obsesionada con el copyright. Las prendas de imitación han sido tradicionalmente un bien cultural, todas las civilizaciones se basan en la imitación, la copia, la reproducción y la reinterpretación de las cosas. Cuando escuché que en Corea del Sur hay toneladas de imitaciones de 032c, me sentí extremadamente emocionado y me lo tomé como un gran cumplido", afirma Joerg. "Cuando lanzamos nuestras prendas pirata la gente siempre me preguntaba, '¿Cómo te sentirías si alguien te hiciera eso a ti?'. Y mi respuesta era, 'Joder, sí. ¡Me encantaría!'".