Vetements / Gucci / Prada

esto es todo lo que vas a llevar esta temporada

Una guía práctica con las tendencias que van a definir esta nueva temporada.

|
sep. 10 2018, 8:16am

Vetements / Gucci / Prada

Prada / Beyoncé

Amarillo y colores neón
Los dos bandos que luchan por la supremacía en la Guerra Mundial del Color de 2018 y, de paso, suplantar al 'millennial pink' como el pantone favorito de toda una generación. El amarillo es el predilecto de la unión Beyoncé-Rihanna, pero los neón están siendo defendidos por la inesperada alianza que forman Kim Kardashian, SZA y Prada.

El amarillo es peligro y advertencias, reflejando así el agitado e incendiario contexto sociopolítico en el que nos encontramos; los neón son nostalgia y futurismo a partes iguales, escogiendo así mirar al pasado y al futuro en lugar de quedarse en este ahora tan deprimente. El amarillo se ha ganado a la generación Z y se ha adherido a todo aquel nacido después de mediados de los 90; al neón todavía le queda conquistar algún que otro joven corazón. ¿En qué bando estás tú?

A Cold Wall / Alyx

'Warcore' (o uniforme de guerra)
Hablando de guerras... Sí, el uniforme de guerra también es una de las tendencias predominantes este año, solo que esta vez va de vestirse de forma fabulosa para luchar contra el declive de la sociedad. El 'warcore' es, básicamente, la reinterpretación por parte de la industria de la moda de los pasamontañas y las chaquetas antibalas. Sin embargo, lo más probable es que esta tendencia no llegue más allá de los comandos fashionistas profesionales, porque la mayoría de la gente no quieren llevar pasamontañas o chalecos antibalas. Lo más probable es que el 'warcore' ya esté pasado de moda nada más entrada la Navidad, hazme caso. Vogue opinó sobre esta tendencia con un artículo que decía algo así: "La ropa no nos protegerá ni a nosotros ni a nuestras libertades, pero las personas que la llevan sí podrían". ¡A las barricadas, Bella Hadid! Es hora de unirse a #LaResistencia. ¡Estos 'influencers' matan fascistas!

Maison Margiela / Balenciaga

Abrigos, enormes
Y luego, mucho menos polémica, está la tendencia de los superabrigos. A la moda le encanta una buena declaración de intenciones, y el abrigo suele ser un buen formato para hacerlo. Esta temporada vuelven más grandes y con más discurso que nunca. En Balenciaga, vienen con millones de capas ondulantes; en Calvin Klein, con un corte imponentemente grande en los hombros o bien tipo "bombero" en naranja y con paneles reflectantes; en Margiela, llegan en forma de saco de dormir para las mangas y son mutantes y mágicos; en Prada, igual de grandes y con sombras de neón brillante. ¡¿Que significa todo esto?! ¡A quién le importa! ¡Gástate el sueldo de un mes en un abrigo!

Richard Quinn / Gucci

Pañuelos (pero en la cabeza)
Calvin Klein inició esta tendencia con una serie de pasamontañas de lana monísimos, mucho más tirando a prácticos que a "ladrón-chic". Sin embargo, a medida que ha avanzado la temporada, la moda se ha radicalizado preocupantemente. Richard Quinn nos mostró en la pasarela a una mujer cubierta de pies a cabeza con pañuelos de seda; Gucci celebró la belleza y la diversidad de la identidad en su colección, que presentaba muchas y variadas formas de cubrirse de la cabeza —que se consideraron un poco problemáticas, ya que incluyó hiyabs de seda y encaje—. ¡Una modelo llevaba una pagoda en la cabeza! ¡Había turbantes! ¡Sombreros de madera! ¡Pasamontañas de lana con pedrería!

Vetements / Balenciaga

Souvenirs
La moda, a día de hoy, es un negocio global. Ya no es un simple pasatiempo para superricos, supereuropeos, norteamericanos horteras o esposas aburridas. A medida que la moda se adentra cada vez más en una irónica era repleta de 'memes', las marcas han llegado a límites insospechados en lo que respecta a lanzar 'merch' inspirado en los souvenirs que encontramos en las grandes capitales del mundo. Sí, hablamos de toda esa mierda que puedes encontrar en Las Ramblas, los Campos Elíseos, en Oxford Street y en el Duomo de Milán. Colores chillones, tipografías feas y 'skylines' estilizados, todo ello representado en materiales de lujo. Sin embargo, también se ha apostado por destinos oscuros. En Balenciaga nos han llevado hasta París, pero también hemos hecho un pequeño "eurotrip" por otros territorios vecinos del viejo continente: Zúrich, Osnabrück, Ucrania... Cuanto más nicho, mejor. 'Kitsch City Merch' es la respuesta divertida al 'normcore': una reductio ad absurdum de la veneración de la moda por todo lo común.

This article originally appeared on i-D UK.