Kevin Laminto vía Unsplash

¿puede realmente un producto de belleza disminuir tu estrés?

Ahora se ofrecen bálsamos y cremas hidratantes que prometen calmarte.

por Elizabeth Bennett
|
22 Marzo 2019, 6:53pm

Kevin Laminto vía Unsplash

Cuando alguien pregunta '¿Cómo estás?' tu respuesta es más probable que sea un seco 'Bien', o un directo 'Estresado'. Debido a las crecientes presiones en todos los aspectos de nuestras vidas, una mentalidad constantemente incentivada por las redes sociales, el caos político y el inminente desastre ambiental que acecha nuestras preocupaciones, estamos en medio de una epidemia de estrés.

Las estadísticas hablan por sí solas. La Fundación de Salud Mental informa que el 74% de los adultos del Reino Unido estuvieron tan estresados en algún momento del año pasado que se sintieron abrumados o incapaces de lidiar con la vida cotidiana, mientras que CNN en Español reporta que la Generación Z es la víctima número uno del estrés. La raíz del problema puede ser discutida: se han señalado como posibles culpables a las redes sociales, a la recesión económica y al cambiante mundo laboral, pero una cosa es cierta: la industria del bienestar se ha expandido en conjunto, ofreciendo producto tras producto, remedio tras remedio, que promete frenar nuestra ansiedad. Según Statistica, el mercado de bienestar del Reino Unido se valoró en casi 20.000 millones de libras el año pasado, y ha crecido en casi 3.000 millones de libras desde 2015.

A medida que la línea entre el bienestar y la industria de la belleza se vuelve cada vez más borrosa, se abre el camino para un montón de nuevos productos de belleza que se promocionan como capaces de cambiar nuestro estado de ánimo. No se trata solo de un aceite de baño aromático que promete suavizarte. Hoy en día, las barras de labios, los perfumes, los humectantes y los jabones para la cara "garantizan" eliminar el estrés.

Esta nueva categoría de belleza se aprovecha de los aceites esenciales y los adaptógenos (hierbas que se cree regulan la liberación de hormonas del estrés) para prometer estos beneficios holísticos. Toma como ejemplo la colección de bálsamos labiales de Oh Yeahh!; aparentemente, están enriquecidos con un 'Complejo de Estimulación de la Felicidad' derivado de los ingredientes naturales ricos en triptófano que, según se afirma, aumentan los niveles de serotonina por 2.8 en solo media hora. Cómo lo logra exactamente no está aún claro.

La Fragancia Funcional de The Nue Co juega con la capacidad del olfato para desencadenar respuestas emocionales, empleando aromas que han demostrado crear reacciones neurológicas positivas, como el cardamomo verde calmante, el palo santo y el cilantro. El bálsamo limpiador de Neom se inspira en el mundo de la aromaterapia y contiene una mezcla de 14 aceites esenciales para ayudarte a entrar en un estado de sueño incluso antes de que te acerques a la almohada. Y eso es solo para empezar. Los ingredientes a menudo naturales utilizados en este tipo de productos, por supuesto, se han utilizado durante siglos en todas las culturas como formas alternativas de curación como la aromaterapia y el ayurveda, y hay algunas investigaciones científicas sobre ciertos ingredientes. El aceite de lavanda, por ejemplo, ha demostrado tener propiedades calmantes y que es benéfico para tratar los trastornos de ansiedad. Sin embargo, entramos en un territorio impreciso cuando las marcas de belleza comienzan a prometer soluciones firmes a problemas como el estrés y la ansiedad.

La semana pasada, la marca hers con base en los Estados Unidos fue expuesta a través de la cuenta anónima Estee Laundry por promover la píldora de Propranolol (un betabloqueante, prescritos a menudo para los temblores del corazón y la hipertensión) como una solución para calmar “los nervios antes de una cita”, como si fuera cualquier multivitamínico. La marca, que también vende tabletas para el crecimiento del pelo, kits para el acné y control de la natalidad, fue criticada por menospreciar el problema de la ansiedad y entregar medicamentos serios "como caramelos" en envases instagrameables y a un costo elevado.

La marca no está disponible en el Reino Unido gracias a las regulaciones estrictas sobre el acceso a dichos medicamentos y al requisito de prescripciones firmadas por, bueno, no sé, ¡un profesional! Sin embargo, las regulaciones en torno a esta área de la belleza para aliviar el estrés son confusas en sí mismas. Mientras que los medicamentos están regulados por la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos de Salud (MHRA, por sus siglas en inglés), los ingredientes a base de hierbas se incluyen en los alimentos y están regulados a través de la Agencia de Normas de Alimentos.

“A pesar de las regulaciones de ASA (Advertising Standards Authority), las marcas de belleza pueden realizar investigaciones haciendo pruebas muy pequeños y presentar los datos fácilmente de forma sesgada. Mi preocupación es que a menudo las afirmaciones que hacen estos productos no son científicamente sólidas", destaca el profesor de psicología Craig Jackson.

La forma más fácil de evaluar las afirmaciones que hace un producto es hacerlo caso por caso. Sin embargo, los cínicos argumentarían que las marcas explotan el hecho de que los clientes no tienden a hacer su investigación. "El marketing aprovecha la idea de que no tenemos tiempo para pensar críticamente sobre muchas de nuestras opciones", agrega la psicóloga Dra. Audrey Tang. Además, no podemos ignorar el hecho de que estas marcas se dirigen a los consumidores que son más vulnerables, y les piden que compartan una cantidad significativa de dinero por un producto con dudosa eficacia. "El cuidado personal en sí mismo es importante, pero no es necesario usar un producto en particular o gastar dinero, lo que es importante es el acto de hacerlo", afirma Audrey.

Todos hemos sentido la emoción rápida de comprar un nuevo producto, y el psicoterapeuta Noel McDermott considera que el valor de incorporar rituales calmantes en tu día no debe pasarse por alto. "Cualquier cosa que te haga revisar y conectarte con tu cuerpo de una manera más consciente es beneficiosa". Si una rutina de cuidado de la piel de 12 pasos te hace sentir más zen, hazla, pero es probable que sea más por el momento que te estás dedicando a ti mismo que el producto en sí. “No subestimemos el poder del pensamiento positivo. Si alguien piensa que funcionará para ellos, a menudo sucederá", señala Audrey.

Sin embargo, Craig advierte que estos productos de belleza que "quitan el estrés" están fomentando una mentalidad de "solución rápida" potencialmente peligrosa. "Un ritual de belleza se clasifica como una 'mala estrategia de adaptación', una que solo ofrece una solución temporal, pero que para realmente enfrentar el estrés se necesita abordar los problemas subyacentes o alterar la situación estresante", dice.

El consenso básico: el cuidado de la piel 'que quita el estrés' merece que nos cuestionemos un poco su funcionamiento, y bueno, ciertamente no resolverá todos tus problemas. Además, con el aumento de la cultura de la exposición, cualquier marca que prometa lo contrario, debe andarse con mucho cuidado. Pero si quieres disfrutar de un lindo bálsamo para los labios o una crema para la cara, entonces sí, ve a por ello.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
wellbeing
Skincare
estrés
bienestar
holístico
aromaterapia
aceites esenciales
estee laundry