siempre viajando, siempre tomando fotografías

Deja todo lo que te ata y compra un vuelo de avión. Hablamos con el fotógrafo mexicano Alberto Luna Lara sobre su pasión por conocer el mundo y capturarlo en imágenes.

por Rodrigo de Noriega
|
23 Febrero 2016, 7:15pm

¿Cómo fue que viajar se volvió un modo de vida para ti?
Viajar me hace sentir, mueve cosas dentro de mí, es una sensación que no puedo explicar exactamente, me hace sentir nervioso, me emociona, es incertidumbre, adaptación y preparación. Es estar vivo. Aunque no sé cuándo se volvió un estilo de vida, solo sé que hasta hoy no puedo parar, quiero disfrutar ciudades, enamorarme, conocer y compartir lo más que pueda mientras este en este mundo.

¿Qué te hizo empezar a tomar fotos en tus viajes?
Ver las diferencias y similitudes que hay entre una cultura y otra, entre países, entre costumbres, principalmente retrato mujeres.

¿A qué lugares has ido? ¿De cuál tienes los mejores recuerdos?
La primera experiencia fue dentro de México (aunque siempre he dicho que estoy guardando todo México para cuando tenga familia). Conozco la mayor parte de Europa, ahora estoy viajando por Estados Unidos para después ir a Asia, pero los planes siempre cambian en el último momento dependiendo de cómo va girando la vida. De todos tengo recuerdos, aunque más que de el país, son las personas que me crucé en el camino mientras estaba ahí. En Francia conocí personas excelentes (claramente no podemos generalizar porque en todo el mundo existen seres buenos y malos), los franceses son personas que no tienen miedo a amar, lo hacen desmedidamente pero de igual manera lo dejan de hacer. Los alemanes aman inteligentemente y sinceramente, sin rodeos, todo es claro, como en sus ciudades, las reglas se hicieron para respetarse; sin contar Berlín que es el mejor lugar para salir de fiesta de todos los lugares en los que he estado (posiblemente por mi inclinación hacía el techno), pero no solo es la música, es la cultura de la fiesta y el baile. El este de Europa es más similar a México, las chicas tienen pensamientos similares, pero costumbres completamente diferentes, la manera en que toman alcohol me sorprendió y no por la cantidad sino por la forma en que lo hacen.

Si me preguntas por recuerdos en particular, serían los siguientes: la vez que un viejo en un camión de Venecia a Budapest intentó secuestrarme; la vez que los hombres más rudos que he visto se pararon detrás de mí intentando robarme y me salvó una vendedora de boletos de camiones; ser recogido en medio de la nada por una mexicana que me dejó quedarme en su casa por 5 días en un pequeño pueblo en Austria; salir de fiesta en la Bretaña francesa y ver a 3 viejitas completamente borrachas bailando, cayéndose y riendo; ver como una madre le explicaba a su hijo de escasos 5 años como era que una chica que viajaba en el bus seguía high por la fiesta de la noche anterior de manera tan normal; estar en un chalet en las montañas de Lyon teniendo de frente el Mont Blanc; la vez que en Lituania el hombre con las manos más grandes del mundo y un solo diente quería pelear conmigo sin ninguna razón; apostar todos los tragos de la noche con el dueño de un bar en Italia si me comía un chile sin que me picara; pasar tiempo con dos cubanos y los cito: "Ahora si vas a conocer lo que es la verdadera Cuba Betico"; ver una película de Diego Luna en búlgaro; ver como se esconden los pasajeros que no tienen boleto en los trenes y duermen donde pueden; ser bajado en medio de la nada teniendo los Alpes Suizos de frente y un policía registrando todas mis cosas y aventándolas mientras yo veía como me dejaba el camión; querer ser arrestado en Estados Unidos por no querer pagar unos tragos que no eran míos y que no me habían querido vender porque supuestamente mi ID era falso. Supongo debe haber más pero no las recuerdo ahora, doy gracias a todas las personas que se han cruzado en mi camino, para bien o para "mal".

Más i-D: Diario de un viaje a Monteauk

¿Cómo funcionan las relaciones con amigos o pareja si estas cambiando constantemente tu lugar de residencia?
Los amigos son los amigos, ellos siempre estarán ahí igual que la familia, ellos forman lo que me gusta llamar Ohana. Con las parejas siempre es complicado pero si algo aprendí es a amar y decir lo que siento cuando lo siento, por el momento que tenga que durar el amor yo entregaré lo que tenga que dar, seré lo más honesto que pueda y jamás tomaré posesión de un ser tan libre como yo.

¿Qué trabajos has hecho en los lugares a los que llegas?
He trabajado en hoteles, sido bartender y mesero, valet parking, creado grupos recreativos para estudiantes en Erasmus, creado estrategia para proyectos o pequeñas marcas locales, y obviamente fotos. 

¿En qué aspectos te fijas al momento de tomar fotografías?
Me gusta combinar el entorno con la persona, ser limpio en las líneas que interfieren directa e indirectamente dentro de la foto, me gusta generar sentimientos. Pero aún me falta mucho para llegar a ser tan bueno como quiero ser, creo que al igual que la vida, la fotografía evoluciona y cambia conforme vas adaptando tu ojo, tus intereses, tus gustos, tu ser.

Más i-D: Un viaje a Japón

¿Qué lugares quieres conocer?
Un viaje que llevo posponiendo es Indonesia, tengo muchas ganas de ir a conocer la cultura, los paisajes, la comida. También muero por ir a comer carne, tomar Fernet y ver a las guapas argentinas, ir a bailar zamba y surfear en Brasil, conocer la Polinesia francesa, Australia. La situación es que nunca tengo pensado un lugar, simplemente un día despierto, encuentro un boleto barato, lo tomo, busco dónde voy a llegar, escribo a un par de locales o viceversa. Primero escribo a personas que vivan en el país a donde voy y si hay alguien que pueda recibirme voy, si no sigo buscando, esto hace el viaje mucho más barato y enriquecedor, ahora estoy en Nueva York porque encontré un vuelo en 50 dólares y estaré aquí hasta que sea el momento de ir a otro lado.

Hace poco i-D publicó un artículo que habla sobre las ventajas de dejar todo y viajar. ¿Qué le recomendarías a alguien que está pensando en hacerlo?
Que no lo piensen dos veces, en este año ya se han muerto varios de sus ídolos y aún no termina el primer mes. No esperen a que sea muy tarde o a que sean ricos, el dinero es lo que menos importa, es el coraje y valor, estabilidad nunca la van a tener. Tú y la vida son tan cambiantes que no puedes determinar cuándo es el mejor momento para hacer algo. Hasta que llegue tu último día, solo ahí sabrás cual fue el mejor beso, la mejor comida, el mejor sexo, a quien amaste más, quien era tu mejor amigo, todo; sabrás todo.

Más i-D: Michael Bailey Gates y Thomas Whiteside y su increíble viaje a Islandia

¿En qué proyecto estás trabajando por el momento?
Creo que las mujeres representan la ciudad en la que viven, es por esto que ahora estoy buscando retratar la belleza de las ciudades a través de sus residentes. El proyecto busca retratar mujeres, hablar con ellas, saber cómo llegaron ahí, qué hacen, qué piensan de los turistas o extranjeros que viven en esa ciudad; primordialmente saber qué es lo que esa ciudad representa para ellas. El proyecto busca expandirse a algunas de las grandes ciudades del mundo, como Berlín, París y Tokio.

¿Cuánto tiempo has estado tomando fotos y cómo te involucraste en la fotografía por primera vez?
La primera vez que tomé una fotografía era pequeño, mi abuelo llegó y me dijo en el oído: "Aguanta la respiración, eso te va ayudar a ser más preciso". Ese fue mi primer contacto con una cámara, pero mi adorado padre tenía muchas cámaras aunque nunca se dedicó a eso. Yo las veía y me llamaban la atención, aunque no fue hasta la universidad que tuve mi primera cámara y desde ahí saco fotos de todo y nada. 

Más i-D: Random Trip, Magic Landscape

¿Crees que tu trabajo personal es un fiel reflejo de tu vida? ¿Quieres que lo sea?
Creo que sí es un reflejo de mi vida porque muestro lo que me gusta y lo que hago. Muestro lo que me parece interesante, quien soy, sin barreras, sin máscaras, sin necesidad de estar presente en la fotografía. Quiero que sea el reflejo de las personas que lo aprecian.

¿Qué es lo que estás tratando de hacer con tu trabajo?
Quiero inspirar, hacer sentir, generar mentes más conscientes. Me gustaría que la gente no se olvide de vivir, de disfrutar y que no tenga miedo.

@lunallara

Más i-D: La razón por la que debes renunciar a tu trabajo y viajar por el mundo

Credits


Entrevista Rodrigo de Noriega
Imágenes Alberto Luna Lara

Tagged:
mexico
Cultură
viajes
alberto luna lara