10 lecciones de vida según grace coddington

La mano derecha de Anna Wintour ya es una leyenda viva de la moda. Por eso, en i-D hemos seleccionado las lecciones de vida que los jóvenes talentos deberían saber para triunfar en la industria.

por i-D Staff
|
25 Junio 2015, 11:00am

fotografía arthur elgort

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Si no conoces a Grace Coddington, éste es el mejor momento para hacerlo y, si ya la conoces, sabes que nunca sobra un poco de la sabiduría de la pelirroja más icónica, irreverente, enigmática y carismática de la moda.

Grace Coddington comenzó como modelo en los años 50, pero cuando su carrera se empezó a consolidar tuvo un accidente de coche en el que se golpeó la cara contra el retrovisor. Tras dos años sometida a operaciones quirúrgicas, volvió a su vida rutinaria de socialité y le ofrecieron ser estilista en la edición británica de Vogue. 

Esto fue allá por el año 1969 y, lo que en un principio era algo (casi) temporal, terminó siendo su profesión. De estilista pasó a ser editora júnior y, poco a poco, llegó a ser la editora más importante de Reino Unido y la artífice de las mejores imágenes de las últimas décadas de la moda. Todo esto pasó en los 70, cuando sus compañeros de fiesta eran Karl Lagerfeld, Manolo Blahnik, Helmut Newton o Linda y Paul McCartney.

En 1987, abandonó la revista cuando Anna Wintour se convirtió en directora y se mudó a Nueva York para trabajar codo con codo junto a Calvin Klein (Coddington fue la que tuvo la idea de que Calvin Klein se pasara al minimalismo). Sin embargo -cansada de no estar en el mundo editorial-, años después  retomó el contacto con Wintour cuando ésta fue nombrada directora del Vogue americano y le ofreció a Grace la dirección creativa de la revista.

Así es como nació una de las alianzas más poderosas y fructíferas de las últimas décadas. Wintour y Coddington elevaron la moda a la categoría de arte y volvió a posicionar a Vogue como la revista más iconoclasta de los últimos tiempos. A pesar de la creatividad y genio de Coddington, la sociedad alejada de la industria de la moda no la conoció hasta 2009, año en el que vio la luz The September Issue, el documental en el que vemos el desarrollo, la creación y la materialización del número más importante del año.

En el film vemos cómo Wintour trabaja (y discute) con una pelirroja inteligente y soñadora que se mueve más por lo visual que por lo conceptual y la acogida del documental fue tan positiva que, en 2013, Coddington publicó sus memorias.

Hemos escogido los diez consejos más célebres de la artista para llegar a tener su visión del mundo. Porque la admiramos; porque su historia es una muestra de que el talento, la perseverancia y el carisma te pueden llevar dónde quieras y -¿por qué no decirlo?- porque queremos ser como ella: indomable, aventurera y una mujer que sigue sus propias reglas.

Sobre las bloggers.
"El nuevo escenario de la moda me resulta algo duro: yo soy de la vieja escuela. No entiendo a todos esos bloggers y tuiteros que por sentarse en el la primera fila con un teléfono móvil se creen autoridades en la materia… Pero ahora la gente quiere eso y no ancianas como yo".

Sobre lo digital.
"No me interesa nada lo digital. Creo que solo he conseguido acabar de escribir dos mails en mi vida y tecleando con un dedo".

Sobre la moda.
"La moda está en constante cambio: ésa es su naturaleza. Las nuevas tecnologías son parte del mundo, pero no de mi mundo".

Sobre el anonimato en el trabajo.
"Durante mis años en la edición inglesa de Vogue, las editoras de moda éramos anónimas. Beatrix Miller era nuestra directora por aquel entonces y estaba totalmente en contra de cualquier tipo de exposición pública".

Sobre el romanticismo en el trabajo.
"Uno de los aspectos de mi trabajo que más me interesan es darle a la gente algo con lo que soñar, igual que soñaba yo de pequeña mirando revistas. Todavía tengo sueños y busco el lado romántico de las cosas del mundo real, no del digital."

Sobre empezar en el mundo de la moda.
"Ten presente que va a ser muy duro. Va a ser muy, muy difícil y te llevará un tiempo encontrar tu lugar. No te creas que lo vas a conseguir en cinco minutos: ¡A mí me llevó 50 años!".

Sobre el diseño de la ropa.
"Me gustaría que los diseñadores pasara más tiempo haciendo la ropa, buscando los mejores materiales y generando sus propias ideas en lugar de apropiarse de las de los demás".

Sobre las tendencias.
"Las tendencias son aburridas: hay que buscar prendas bonitas".

Sobre el matrimonio.
"El matrimonio es aburrido: solo he estado casada dos veces y ninguno duró más de seis meses".

Sobre los desfiles.
"En los desfiles lo único que importa son las celebrities. Muchos se sientan en primera fila para exponerse; no van a ver la ropa y odio que la gente ya no tome notas. Así que, cuando empiezan las semanas de la moda, tengo que respirar hondo y tratar de ignorar toda la locura que te rodea. Yo solo quiero ver los diseños".

No te pierdas:
*El placer de ser Grace Coddington
*Los héroes de la clase obrera
*La imprescindible 'mano derecha' de los diseñadores

Recomendados


Texto Nadia Leal
Fotografía Arthur Elgort