Quantcast

¿es madrid la nueva capital española de los festivales?

La capital, que el año pasado acogió un buen número de festivales, suma a su lista cuatro grandes citas donde la música en directo es la protagonista.

Sara Peláez

Imagen vía @patrincumuse

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Para Madrid, 2016 parece haber comenzado con buen pie en lo que a nuevas oportunidades festivaleras se refiere. En los tan solo 3 meses que llevamos de año, al ya asentado Dcode se le han sumado cuatro nuevas citas con la música en directo, a saber: GetMAD!, Mad Cool Festival, Utopía y Happy Sundays. Cuatro tipologías muy diferentes de celebración que pretenden posicionar a Madrid, al menos, entre las principales capitales festivaleras de nuestro país. Pero, ¿lo conseguirán?

Pese a encontrarse en pleno centro geográfico, Madrid nunca ha albergado un encuentro musical de gran recorrido ni reconocimiento. ¿Los motivos? De primeras, uno de ellos parece claro: a los festivales siempre se los ha relacionado con el turismo, las vacaciones, la playa y con salir de la rutina en general, de ahí que la mayoría de las citas se concentren en las zonas costeras como el Levante o Cataluña.

*Lee: Sónar 2016 cierra su cartel con 38 nuevas confirmaciones
*Lee: Los Punsetes: "nos sentimos muy identificados con Madrid"

Imagen vía @dcodefest

Además, tampoco existe en la ciudad ningún recinto con capacidad suficiente para acoger un evento masivo de estas características -porque, aunque el campus de la Complutense tiene césped, precisamente grande no es-. Cuestión aparte son también las políticas y ayudas económicas destinadas a este tipo de encuentros, ya que, en ese sentido, todos sabemos que Madrid nunca lo ha tenido fácil.

Sin embargo, los hay optimistas que opinan que es posible hacer de Madrid un referente, y prueban fórmulas muy diversas para conseguir el peregrinaje masivo hasta la capital.

El Mad Cool Festival, que se celebrará del 16 al 18 de junio en la Caja Mágica, es el que tiene más papeletas para convertirse en digno competidor a largo plazo de festivales como el Low Festival o el SOS4.8 -y, además, de quitarle el puesto al Dcode como cita de referencia-. Esta propuesta cuenta con un cartel de primera edición que protagonizan algunos de los nombres más reseñables de la historia de la música del siglo XX: The Who, Neil Young, Jane's Addiction y The Prodigy, entre otros.

Imagen vía @getmadfestival

Más humilde, el GetMAD! apuesta por la originalidad de su oferta. El festival ha querido ofrecer algo más, organizando actividades y eventos paralelos a su gran cita del 27 y 28 de mayo durante todo el año. Desde pequeños conciertos en salas de punk, garage, psicodelia y rock cada pocas semanas hasta clases magistrales, un fanzine y demás.

Por su parte, y aprovechando la reciente y exitosa moda de los conciertos en horario matinal, el Happy Sundays -que se celebra el 22 y 29 de mayo y 5 y 12 de junio- reunirá en el Real Jardín Botánico Alfonso XIII de Ciudad Universitaria a varias de los grupos nacionales del momento. Músicos asiduos, año tras año, a la inmensa mayoría de los festivales de verano como Zahara, Miss Caffeina, Carlos Sadness, Los Punsetes...

Finalmente, el festival Utopía dejará a un lado la música de guitarras el 4 y 5 de junio para concentrarse en el dance, trayendo hasta su primera edición a tres de los imprescindibles de la escena internacional: Diplo, David Guetta y Alesso.

Imagen vía @diplo

Estas nuevas propuestas, más plurales, se unen al ya mencionado Dcode y a la ristra de festivales de pequeño y mediano tamaño que luchan por hacerse un hueco en la capital, como el Tomavistas Fest, Sound Isidro, Madrid PopFest, MulaFest y Villamanuela. Parece que la lista cada vez es más larga ya que, según lo publicado recientemente por el VII Anuario de la Música en Vivo de la Asociación de Promotores Musicales, en Madrid tuvieron lugar el año pasado alrededor de 110 festivales.

Festivales, muchos de ellos, que no serán capaces de sobrevivir al invierno y resultar rentables para asegurarse su continuidad en el tiempo. Un prueba-error, en última instancia, que no deja de hinchar aún más, si cabe, la burbuja festivalera de la que se viene hablando en los medios. Todo esto, en datos, se traduce y sustenta en la celebración de unos 855 festivales de todo tipo en España en 2015, frente a los 450 de 2014. Ahí es nada.

Calidad, originalidad, nuevos horarios y apuesta por otros estilos en lo que parece la "Edad de Oro" de los festivales en Madrid, y también una bomba que corre el peligro de explotar en cualquier momento, alimentada por unos carteles cada vez más repetitivos y poco arriesgados, la falta de apoyos económicos, la división del público y, cómo no, el IVA cultural. Sin embargo, y hasta que llegue ese momento, no queremos perdernos nada.

Recomendados


Texto Sara Peláez