nuestros momentos favoritos de las supermodelos españolas

Del regreso de Marina Pérez al momento más emotivo de Esther Cañadas en la pasarela, os presentamos algunos de los hitos —unos más antiguos y otros más recientes— más memorables de nuestras bellezas más internacionales.

por Raquel Zas
|
07 Abril 2017, 9:00am

Marina Pérez en Prada Dis-dressed epilogue. Fotografía Willy Vanderperre

Con la reciente nostalgia de los 90 que reina en nuestra cultura, no podemos evitar rememorar una de las épocas más emblemáticas de la industria de la moda: la era de las supermodelos. Hablamos de mujeres como Naomi, Linda, Cindy... Sin embargo, dejando a un lado a las leyendas, no podemos olvidarnos del gran talento que tuvimos y seguimos teniendo en España. Aquí han nacido verdaderas diosas de la pasarela que han desfilado para algunas las firmas más prestigiosas de la historia de la moda, protagonizando momentos inolvidables que han logrado dejar huella tanto en la industria como en nuestros corazones. A continuación, te presentamos los que más nos han emocionado en i-D.

Bimba Bosé en McQueen
Ella no podría faltar en esta lista. Porque es un ejemplo de personalidad, de fuerza y de actitud. Su seguridad, su androginia y su mirada fija atrajo la atención de fans y diseñadores de todo el mundo; algo que la llevó a desfilar para infinidad de firmas, como Gucci, Chloé, Prada o Fendi (entre muchas otras). Sin embargo, si tenemos que escoger un momento emblemático de su carrera, nos quedamos el desfile de Alexander McQueen de 2001 (uno de los años más prolíficos en su trayectoria), en el que apareció con un kimono que le cubría de pies a cabeza, desembocando en un majestuoso tocado del que incluso sobresalía vegetación.

La (deseada) vuelta de Marina Pérez
Ha sido imagen de firmas como Jimmy Choo, Armani o Prada y ha desfilado para YSL, Chanel o Dior. Marina Pérez es una de las modelos más enigmáticas de nuestro país. Por eso, nos sorprendió a todos cuando —exhausta por el ritmo de trabajo al que estaba sometida— decidió apartarse de la pasarela en su mejor momento para estudiar sastrería y patronaje. Tras tomar esa decisión, desapareció totalmente del ojo público. Hasta el año pasado, cuando presenciamos su regreso como top nada menos que de la mano de Prada, donde nos volvió a conquistar a todos con su impresionante mirada. En la presentación de las colecciones p/v'17 repitió: lo hizo con Proenza Schouler, Dries Van Noten y McQueen, e incluso ganó el Premio L'Oréal Paris a Mejor Modelo de la 65ª edición de Cibeles.

Fotografía Willy Vanderperre. Imagen vía

El sello de Mayka Merino, por Jonathan Anderson
A esto sí se le llama empezar con buen pie. Mayka despegó de Jerez de la Frontera a lo más alto de la moda en un visto y no visto y, como no podía ser de otra manera, su carrera se ha convertido en una de las más prolíficas del momento. En la primavera de 2016, debutó en exclusiva para J.W.Anderson y, poco después, protagonizó la campaña de esa misma temporada. Luego vino otro de sus grandes logros: abrir el desfile de Prada, causando una gran impresión en la influyente directora de casting Ashley Brokaw. Desde entonces, se ha mantenido muy ocupada, cumpliendo así alguno de sus sueños, como posar ante la cámara de Steven Meisel, Juergen Teller o Jamie Hawkesworth. 

Campaña J.W.Anderson primavera/verano'16

Esther Cañadas (y Naomi Campbell), lágrimas por Versace
Qué podemos decir de Esther Cañadas que no esté ya en el imaginario de la cultura española. Ella ha sido una de las divas de finales de los 90, tanto por su estilizada figura como por su imponente mirada. Ha protagonizado campañas de ensueño bajo los objetivos de Peter Lindberg, Steven Meisel o Helmut Newton, y se convirtió en la musa indiscutible de Donna Karan. Sin embargo, si nos tenemos que quedar con algo, lo hacemos con el momento que copó las páginas de todos los medios de comunicación en 1997. Hablamos del desfile homenaje a Versace tras el asesinato del diseñador.

Naomi Campbell bajaba con las piernas temblorosos la escalinata de la Plaza de España en Roma, cuando no pudo más y se echó a llorar emocionada. Esther, a su lado en el desfile, le tendió la mano para consolarla, aunque a ella también acabó derrumbándose. Ese momento nos ha dejado una imagen que pasó a la memoria de todos. 

Imagen vía @puticlubq

Laura Ponte frente al objetivo de Juergen Teller
Fue descubierta por un fotógrafo en un evento en Londres —al que acudió con su madre— y, poco después, con 19 años, ganó el concurso Look Of The Year de la agencia Elite. Ese fue el comienzo de la fructífera carrera de una modelo que siempre se mantuvo al margen de las tendencias, siempre fiel a su idiosincrasia. Trabajó para firmas como Valentino, Ralph Lauren o Christian Lacroix y colaboró con fotógrafos de la talla de Steven Meisel, Richard Avedon o Mario Testino. Elegimos como favorita esta campaña que protagonizó para Hugo Boss.

Campaña Hugo by Hugo Boss

Helena Barquilla, Steven Meisel y Prada
Con una belleza a lo Monica Belucci, fue descubierta con 17 años por el diseñador Manuel Piña y no tardó mucho en probar suerte en París. Allí, tras varios castings, la escogieron para varios desfiles, entre ellos uno de Dior. Después vino Nueva York y, nada más aterrizar, posó para Steven Meisel. Con el tiempo se convirtió en el primer ángel de Victoria's Secret, pero de entre las grandes hazañas de su carrera, nos quedamos con esta campaña de Prada de 1992: la primera protagonizada por una modelo española.

Fotografía Steven Meisel

Recomendados


Texto Raquel Zas 
Marina Pérez en Prada Dis-dressed epilogue. Fotografía Willy Vanderperre

Tagged:
modelos
Bimba Bosé
marina perez
mayka merino
esther cañadas
helena barquilla
laura ponte