¿sabes "hacer amigos" fuera de internet?

Ahora que empezamos a cansarnos de Facebook, examinamos cómo los 'millennials' y la generación Z están volviendo a disfrutar de sus relaciones con las personas en el mundo real.

por i-D Staff
|
01 Diciembre 2015, 8:45am

Photography Petra Collins for Me and You

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

No es ningún secreto que las redes sociales están sufriendo una enorme reacción negativa (a la vez que advertimos otra reacción negativa a dicha reacción negativa). El último capítulo de esta historia estuvo protagonizado por la campaña viral que lanzó la adolescente estrella de Instagram Essena O'Neill, denunciando el fraude de esta plataforma y aprovechando su influencia para crear un "foro de colaboración positiva para que las personas hablen de cosas del MUNDO REAL".

Tanto si te crees su movimiento a favor de la vida real como si lo ves como un mero truco publicitario, lo cierto es que la dirección que están tomando las nuevas amistades de los jóvenes adultos revelan que O'Neill, a pesar de la polémica, resulta coherente. Los millennials están abandonando el mundo online y volviendo a conectarse en la vida real.

*Lee: ¿Por qué los 'millenials' están borrando sus redes sociales?
*Lee: Los 'millennials', la generación de los idealistas

Imagen vía @frecklesnur

Durante los últimos diez años, muchas de nuestras interacciones han tenido lugar dentro de los silos de nuestras pantallas de ordenador y nuestros smartphones. Hemos 'tuiteado', enviado mensajes de texto instantáneos, escrito en blogs, subido fotos en Instagram, dado al 'me gusta', usado Snapchat y hecho 'match'.

Algunas carreras y personalidades nacieron (y murieron) sin ni siquiera poner un pie fuera. Ahora que nuestra capacidad de utilizar estas plataformas para elaborar falsas realidades ha quedado más que suficientemente probada, los jóvenes se mueren por algo más profundo y auténtico.

Fuera de Internet, la geografía ha hecho que la conexión en la vida real sea un reto. Vox informa que las principales ciudades de Estados Unidos están aparentemente diseñadas para mantener a la gente alejada, pues los jóvenes adultos no se pueden permitir vivir en los barrios más transitables. Se está eliminando así la oportunidad de crear una conexión espontánea y saludable.

Imagen vía @americanapparelusa

Además, el aumento de las pandillas de chicas de las famosas ha convertido la propia idea de amistad en un fetiche.

En The Female Friendship Myth, Phoebe Maltz Bovy argumenta que debido a nuestra obsesión con los grupos de amigas incondicionales de las celebrities, como Taylor Swift y su pandilla y las Jenner/Hadid, "carecer de una pandilla de amigas es un estigma que supera a la soltería". Si antes sentíamos celos por las chicas con novio, ahora nuestra envidia se dirige a las chicas con muchas amigas.

Cuando vemos imágenes de una unión fuerte entre chicas, nos da la sensación de que todo el mundo está pasando el rato sin nosotros. Afortunadamente, existe una aplicación para solucionar este problemón: Squad, que ya ha conseguido una financiación de más de 1,6 millones de euros, ayuda a hombres y mujeres a ampliar sus círculos sociales y a conseguir crear el grupito de sus sueños. La aplicación conecta grupos de amigos con otros grupos de amigos y aprovecha el fenómeno impulsado por Instagram para que selecciones cuidadosamente a tu pandilla.

Imagen vía @lilyrose_depp

En cierto sentido, es la respuesta a la envidia que causan estos grupos. El director ejecutivo Adam Liebman explica que la aplicación fue diseñada para imitar la forma en que nos encontramos con amigos en la vida real. "De forma deliberada, no diseñamos una modalidad de una sola persona porque queremos que la gente pase el rato con sus amigos, divirtiéndose y luego conociendo a gente nueva cuando ya se sientan cómodos y seguros", asegura.

Liebman dice que ya ha visto que Squad se utiliza para todo tipo de conexiones, desde aficionados al deporte en busca de nuevos compañeros con quienes ver un partido hasta grupos que se reúnen en un bar y siguen quedando después de ese primer encuentro.

"Hasta ahora, hemos visto un porcentaje muy alto de 'matches' en Squad que acaban conociéndose en la vida real", dice Liebman y añade: "Los seres humanos son criaturas sociales por naturaleza y Squad se aprovecha de eso".

Imagen vía @lexiboling

Según una reciente encuesta de Gallup, cada vez más jóvenes adultos (con edades de entre 18 y 29 años) permanecen solteros y viviendo solos, con un aumento significativo de este grupo que pasó del 52% en el 2004 al 64% en el 2014. Sin embargo, estamos hablando de un grupo muy sociable, criado con una comunicación constante, de ahí el apodo de "generación FOMO": término cuyas siglas en inglés alude al temor a perderse algo.

Si añadimos a la ecuación un mercado de alquileres caros y competitivos, vemos que ha llegado el momento de la vivienda compartida. Ahora tres o más personas no relacionadas viven juntas y unidas por objetivos e intereses comunes.

Hace poco, un artículo publicado en The Atlantic propuso esta forma de vida como "una posible solución para los millennials solitarios". La verdad es que estas especies de "residencias para adultos" llevan la idea de los espacios de co-working al siguiente nivel ofreciendo, por un precio asequible, pequeños apartamentos equipados con cocina, dormitorios y baños, además de áreas comunes para jugar, cocinar y demás actividades.

Commonspace, una nueva comunidad de vivienda compartida en Syracuse, afirma en su sitio web: "Somos criaturas sociales y las mejores versiones de nosotros mismos se expresan cuando lo hacemos en grupo".

Imagen vía @lazyoafs

Según su fundador, Troy Evans: "Los 'millennials' están buscando una mejor forma de conectar. Desde el enorme éxodo desde los centros de la ciudad a los suburbios, que podemos ver en la disminución de la zona urbana, hasta el aumento de la población de trabajadores independientes que trabajan principalmente en solitario, la agitada vida del mundo occidental pone menos énfasis en la creación de conexiones significativas y el auge de las redes sociales. Todo esto ha ido erosionando nuestra capacidad para tener conexiones cara a cara".

La visión de Evans a favor de una sociedad más íntimamente conectada no solo es atractiva, sino que es casi utópica en su misión por combinar diseño, tecnología y cultura de una forma que permita a las personas vivir en espacios pequeños, disfrutar de la ciudad e interactuar de forma natural.

No obstante, existen versiones de ello, como Krash en Boston, Nueva York y Washington DC (una startup que afirma que más de 200 empresas han nacido dentro de sus paredes); Podshare en Los Ángeles (donde algunos de sus miembros se han hecho incluso tatuajes tribales similares); Pure House en Williamsburg (que ha sido comparada con una "comuna de millennials") y el pionero en Berlín, el proyecto R50 Baugruppen (dirigido por arquitectos y financiado por la comunidad).

Imagen vía @walkerbunting

Cada comunidad tiene su propio estilo, pero todas ellas ofrecen accesibilidad y oportunidades para socializar en un mundo cada vez más aislado. Esta forma de vivienda compartida es una opción extrema, pero no siempre es la adecuada para todos.

La mayoría opta por cambios de comportamiento menos drásticos, como guardar el teléfono durante una cena para ponerse al día con amigos o llamar por teléfono en lugar de enviar un mensaje de texto poco personal. Allie, una directora de marketing que trabaja en Los Ángeles para una popular marca de calcetines, se está preparando para un viaje a Colombia con sus compañeros del trabajo.

Allí estarán acompañados por un fotógrafo personal proporcionado por El Camino Travel, cuya misión es ofrecer experiencias auténticas y libres de distracciones que permitan a los viajeros dejar sus teléfonos en casa y vivir el momento.

El fotógrafo residente les enviará más de 20 imágenes cada mañana, que los viajeros podrán luego compartir inmediatamente en sus redes sociales. "Con esto nos aseguramos de que pasaremos el tiempo sumergidos en la experiencia y no tratando de sacar la mejor foto para nuestro Instagram", dice Allie.

Con todo esto no pretendemos descalificar el valioso papel de las redes sociales en el nuevo clima social, sino hacernos ver que quizás solo alcanzan todo su potencial cuando se utilizan en conjunto y como catalizadoras de una interacción humana real de carne y hueso, y no como un sustituto de esta.

Recomendados


Texto Jane Helpern

Tagged:
Tinder
Facebook
Internet
Squad
Grinder