Los mejores momentos del cine de Wim Wenders

Desde el emblemático suéter de color rosa de 'París, Texas' hasta el documental sobre Yohji Yamamoto, el director alemán ha sabido aplicar en sus trabajos una visión de la moda genuina y repleta de matices. En i-D analizamos algunas de las piezas más...

por i-D Team
|
03 Marzo 2015, 12:25pm

Las películas de Wim Wenders pueden estar compuestas por muchas cosas: música, paisajes insólitos, diálogos extraordinarios… Pero la moda parece no tener cabida en sus trabajos. En la introducción de Notebook on Cities and Clothes, su documental sobre el diseñador japonés Yohji Yamamoto, el director reflexiona sobre la industria: "Me interesa ell mundo de la moda, ¡pero no la moda en sí misma!". Sin embargo, algunos trabajos contradicen su aparente desinterés por esta disciplina. ¿Por qué no echarle un vistazo sin prejuicios?

En todos sus films, Wenders se apropia de la moda y la utiliza para transmitir carácter, visiones oníricas y movimiento. Es algo natural en él. En honor a la retrospectiva sobre Wim Wenders que se acaba de inaugurar en el MoMA, presentamos cinco de los momentos más emblemáticos del universo del director alemán en donde la moda juega un papel protagonista.

Alice en las ciudades (1974): Las gafas de Philip
En la temprana Alice in the Cities, Philip (Rudiger Vogler) lleva un par de gafas de sol redondeadas que transmiten la despreocupación del personaje, reforzando la oscura atmósfera propia del cine de Wenders. La historia es un road trip centrado en Philip, un periodista alienado que debe cuidar de Alice, una niña que ha sido abandonada por su madre. Ambos viajan por toda Europa en busca de su casa; durante todo el trayecto Philip usa gafas de sol oscuras, que apoyan su imagen de chico cool al que parece no importarle nada.

París, Texas (1984): El jersey rosa de angora de Jane.
París, Texas es una película sobre personajes extraños. En una escena memorable, Jane (Nastassja Kinski) habla a través de un espejo unidireccional a su ex marido mientras lleva un suéter de angora con cuello barco, que parece recordar al mismísimo Cupido. La trama sigue a Travis (Harry Dean Stanton), que después de cuatro años desaparecido, emerge del desierto de Texas y trata de retomar la relación con su familia. La imagen de Jane con el suéter rosa se ha convertido en un clásico del cine, y protagoniza una de las escenas más importantes de la película, en la que Travis finalmente localiza a Jane en el club de striptease donde su ex mujer trabaja. 

El cielo sobre Berlín (1987): el traje de lentejuelas de Marion
En El cielo sobre Berlín dos ángeles vagan por las calles de Berlín, invisibles e inaudibles para los ciudadanos de a pie. Observan lo oscuro y lo ordinario, hasta que uno de los ángeles, Damiel (Bruno Ganz), se enamora perdidamente de la solitaria Marion (Solveig Dommartin). Marion es una trapecista ultra terrenal con un uniforme extraordinario: traje de lentejuelas, tiara, guantes hasta el codo y alas de ángel. Mediante el uso del vestuario, Wenders traza aquí una inolvidable alegoría en la que el vestido angelical intenta acercar a su protagonista al cielo, el hábitat natural de Daniel.

Notebooks on Cities and Clothes (1989): el uniforme de Yohji Yamamoto
En Notebook on cities and clothes, Wenders explora la relación entre la moda y la identidad. El director habla con Yamamoto sobre su proceso de creación, sus referencias y su identidad como diseñador. En la introducción explica que su inspiración para hacer el documental fue una prenda que compró diseñada por el japonés: "Compré una camisa y una chaqueta. A pesar de que eran nuevas, al ponérmelas tuve la sensación de que ya habían sido usadas durante años". Pero la mejor parte de la obra podría ser el uniforme diario de Yamamoto: un traje negro de la cabeza a los pies. 

Pina (2011): El vestido negro
La carta de amor de Wenders al de la danza contemporánea Pina Bausch es un homenaje a la vida y la expresión a través del movimiento. Y el tipo de movimiento mostrado en Pina no sería tan dramático si no fuese por la ropa de los bailarines. Wenders inyecta planos amplios de la campiña alemana durante todo el film, mientras los bailarines saltan, giran y caen con trajes y vestidos de seda. El más memorable es el vestido negro desgastado en la representación de Vollmond (luna llena), hacia el final de la película. Durante esta escena los bailarines dan patadas al aire y realizan grandes giros mientras se tiran cubos de agua entre ellos. El vestido hilado refleja las salpicaduras de agua y se vuelve tan esencial como la propia coreografía. 

La retrospectiva de Wim Wenders podrá visitarse del 2 al 17 de marzo en el MoMA.

moma.org

No te pierdas:

* Investigamos la relación entre la moda y la gran pantalla
* Los fashion films que tienes que ver
* Xavier Dolan y el arte del videoclip

Recomendados


Texto Kristen Bateman
Fotograma de la película Paris, Texas

Tagged:
Wim Wenders
Μόδα