Publicidad

las subculturas toman las riendas de la moda

Los códigos de la moda están cambiando y la subcultura se abre paso en la industria gracias a los fans de diseñadores como Nasir Mazhar, Hedi Slimane y Hood by Air.

por Greg French
|
28 Enero 2015, 10:25am

Nasir Mazhar spring/summer 15

A lo largo de la historia, nuestro "look" ha jugado un papel importante en nuestro lenguaje. La moda es un componente clave de la identidad de una persona: "decorar" el cuerpo de una manera o de otra nos proporciona la oportunidad de mostrar nuestra yo invisible. Nuestra imagen se puede asociar a distintas tribus urbanas: rockabillies, mods, grungers… Todas las subculturas son fáciles de distinguir por la ropa que llevan, pero a partir del nuevo siglo parece que estas categorías tan obvias se han desvirtuado. Analizar una tribu urbana ya no es tan fácil como fijarse en un par de Dr. Martens o en unos pantalones anchos y caídos. Parece que el resurgimiento de la moda masculina viene acompañada de un peculiar nuevo punto de vista.

El escritor Grant McCracken decía en su libro Plentitude: "En los años 50 o eras normal y corriente o eras James Dean. Tenías que escoger entre uno de esos dos grupos, pero esto ya no pasa. Con el tiempo, las opciones se han multiplicado y ahora puedes ser quien quieras porque vivimos en un mundo caleidoscópico. ¿Quiénes son nuestros héroes culturales a día de hoy? ¿los artistas? ¿los músicos? ¿los diseñadores? Puede que esos sean los ídolos del pasado porque los nuevos lo son todo a la vez.

Saint Laurent Paris otoño/invierno 15

Una subcultura se forma cuando las personas que la integran sienten que no hay un lugar para ellas en la sociedad y necesitan relacionarse con gente similar. Es absurdo obviar que hay minorías que tienen necesidad que la gran masa no puede satisfacer. Sin embargo, la diversidad se ha vuelto una característica inherente a nuestra sociedad y, por tanto, se ha vuelto parte de nuestra identidad cultural. La gente ya no siente que forma parte de un grupo, sino que se consideran individuos con voluntad propia.

Si el mundo se harta de los hipsters, la sociedad vuelve a afeitarse, a ponerse calcetines y a dejar de hacer fiestas en casa para volver a bailar en las discotecas. El individualismo puede llegar a ser muy aburrido, pero la subcultura está resurgiendo tras más de una década ignorándola. Pero esta antigua ola vuelve junto a nuevas formas de pensamiento. Nuestra vestimenta es cada vez más callejera y las firmas de lujo lo han asimilado tan bien que ya no solo quieren generar capital, sino que también quieren construir los pilares de las nuevas generaciones.

Uno de los ejemplos más claros se refleja en el trabajo de Hedi Slimane para Saint Laurent, la firma que más se nutre de la subcultura. Slimane ha rescatado al rock, al goth, al punk y al ska del subsuelo para ponerlos a desfilar encima de las pasarelas de París. Cremalleras, pantalones -que son segundas pieles- y corbatas estrechas son algunas de esas señas de identidad. Los artistas, los músicos y los diseñadores unen sus fuerzas junto a Slimane para presentar una tribu de outsiders a los grandes magnates de la moda. Esa es la razón por la que los básicos de Saint Laurent tienen unos precios tan desorbitados.

Gosha Rubchinskiy otoño/invierno 15

Puede que no todo el mundo esté de acuerdo con el discurso de Saint Laurent, pero está claro que los armarios de medio mundo están rejuveneciéndose gracias a la influencia de marcas como Hood By Air, Gosha Rubchinskiy y Nasir Mazhar. En España lo podemos ver reflejado en las propuestas de firmas como Maria Ke Fisherman, Krizia Robustella, Roberto Piqueras, Abrahamsson o Shallowww, que le han dado un nuevo significado a la ropa deportiva hasta elevarla a un estatus de culto. La nueva ola de la moda fusiona la calle y el lujo de las pasarelas y la ropa cada vez trata aspectos culturales más diversos. La industria es cada vez más auténtica y esa es la razón por la que se los nuevos fans de la moda son capaces de vestirse de pies a cabeza con una sola marca.

Hood by Air -la marca de Shayne Oliver- ha crecido exponencialmente desde su creación en 2006. Tanto que hasta ha tenido su espacio en Pitti Uomo, la semana de la moda masculina de Florencia. Lo que Oliver y su equipo han creado es auténtico y contemporáneo; la forma en la que HBA trata el género, la marginalidad de los skaters rusos de Gosha Rubchinskiy y la filosofía del chándal de Nasir Mazhar demuestran que se está produciendo un cambio radical de mentalidad y por eso no es justo catalogar estas marcas como simple streetwear.

¿Y por qué ahora? ¿Por qué estas marcas están sentando las bases de nuestra generación tras un vacío subcultural de tantos años? Porque no vivimos en los 50 y ya no vale ser un rebelde o ser uno más. La tecnología, el low-cost y la diversidad cultural son los nuevos factores que determinan los grupos sociales. Lo que importa es cuán auténtico seas -seas como seas-, porque ese es el pilar fundamentar de cualquier subcultura.

Hood by Air otoño/invierno 15

Recomendados


Texto Greg French
Fotografía Piczo
Fotografía de pasarela Mitchell Sams

Tagged:
Hedi Slimane
Saint Laurent
Hood By Air
Nasir Mazhar
deportes
María ke Fisherman
Gosha Rubchinskiy
Gosha
Krizia Robustella
Shallowww
abrahamsson