david bowie es...

Para celebrar la llegada del nuevo documental sobre David Bowie, titulado 'David Bowie Is', basado en la exitosa exposición que se presentó el año pasado en el museo londinense V&A, i-D busca entre sus archivos para rescatar esta genial entrevista que...

|
22 diciembre 2014, 1:08pm

"Fue la primera entrevista que hice..." explica Tricia Jones, "Y fue por puro accidente. Yo andaba ayudando en la revista y habían decidido empezar a sacar a estrellas más establecidas en la portada, en lugar de gente que solo estuviera al inicio de su carrera, como Madonna (de la que nadie había oído hablar hasta entonces). Me ofrecí a ayudar a concertar algunas entrevistas y Bowie fue uno de los nombres que sugirieron para empezar. Me llevó siglos llegar a un acuerdo con su representante de relaciones públicas, porque a pesar de que era majo, parecía que en este asunto había un montón de papeleo de por medio. Al final, después de dos o tres meses, recibí una llamada diciéndome que la entrevista había sido aprobada y preguntándome si podía ir a Ámsterdam la semana siguiente. Entonces le dije al tipo que había habido un error: no era yo la que tenía que ir, sino Dylan [Jones], que era el editor en aquel momento. El mensaje fue claro: 'Lo siento, te han autorizado a ti, o la haces tú o la revista se queda sin entrevista'.

En verdad, ni siquiera era tan fan de Bowie en aquel momento, y por supuesto Dylan no me creyó ni una palabra ¡y pensó que me las había arreglado para organizarlo todo! Fue muy vergonzoso y os aseguro que Dylan tardó años en creer mi absurda aunque absolutamente verdadera historia. A decir verdad, estaba horrorizada, acepté hacerlo, pero cuando me senté sola en el avión me sentí como si estuviera en el dentista. Como podéis ver en la entrevista, Bowie fue encantador. Las preguntas de los dos primeros tercios de la entrevista son obviamente mías y las últimas, centradas más en la música, son de Dylan. Bowie pidió varias veces a su representante de relaciones públicas que saliera de la sala para que pudiéramos seguir hablando y yo salí de allí con un pequeño flechazo ¡por un hombre lleno de carisma!".

¿Crees que podrías haberte convertido en David Bowie, la famosa estrella del rock, sin ayuda de los diferentes personajes o eras demasiado tímido?
No, en aquel momento no creo que hubiera tenido el ánimo para salir y cantar mis canciones directamente sin más. Para mí, siempre se ha tratado de desarrollar un personaje interesante. Aunque ahora ya no es así exactamente.

¿Eres una persona que necesita tener a otra gente a su alrededor o prefieres disfrutar de espacio y tiempo para ti mismo?
No más que cualquier otro. Me gusta tener vecinos y amigos. Soy bastante independiente cuando quiero serlo. A veces me gusta escapar de todo, pero me gusta la vida social y estoy contento con la que tengo; la echaría de menos si no la tuviera. La gente con la que suelo quedar no suelen ser personas involucradas en mi carrera. Normalmente no se trata de músicos, hay algunos compañeros de carrera de los que sí soy amigo, como Iggy [Pop], naturalmente, y Mick Jagger, pero el resto es gente con la que no paso del saludo. A veces me encuentro con algunos de los más novatos, conocí a Nick Rhodes y Simon Le Bon de Duran porque coincidimos en la misma parte de EE UU al principio de este año, y me cayeron muy bien, son buenos tipos.

¿Todavía disfrutas de la fama o crees que el precio es a veces demasiado caro?
¡Oh, Dios! Depende de cómo lo lleves, supongo, toco madera, yo lo llevo de forma que me estrese lo menos posible. No me expongo a situaciones que podrían dejarme hecho polvo. Me refiero a que no vivo en Hollywood, sino que vivo en el país más tranquilo del mundo. Todavía tengo amigos de toda la vida en Londres a los que puedo incordiar de vez en cuando. Estoy en Londres mucho más de lo que la gente imagina, porque es fácil para mí entrar y salir con frecuencia. Siempre he pensado que si quieres ser famoso y quieres ser visto, no tienes más que salir a una discoteca con un pájaro sobre el hombro para que la gente saque la cámara y consigas atraer su atención. Lo máximo que me pasa cuando salgo es que me venga alguien y me diga: 'Oh, hola David, no esperaba verte por aquí', así que es a ese nivel. Creo que se convierte en un problema cuando vives el tipo de experiencias que vive Michael Jackson, supongo -no tengo ni idea-, pero da la impresión de que Jackson se encuentra increíblemente aislado de las cosas. Yo caí en algo similar en los 70 y sé cómo es, es un horror, algo por lo que no me gustaría pasar otra vez. Tengo demasiada experiencia ahora para dejar que me pase otra vez.

¿Cuál es la compensación de hacerse viejo?
¡Que puedo decir lo que me salga de las narices! [risas] Cuando eres joven crees que todo lo que haces y dices en tu día a día es sagrado e importante, y cuando creces te das cuenta de que las acciones de uno pasan prácticamente desapercibidas dentro de un contexto más amplio. En mi caso, por suerte, creo hay un cierto sentimiento de tomarme en serio a mí mismo que se va evaporando con el tiempo y me vuelve a poner en perspectiva, lo cual es mucho más fácil y menos estresante.

¿Tienes todo el control sobre la máquina de David Bowie?
Oh, no hay máquina, solo soy yo.

¿Alguna vez sientes que tienes que hacer cosas porque otra gente quiere que las hagas?
Alguna vez he hecho cosas por motivos equivocados, pero nunca culparía a nadie de haberme manipulado. Nunca diría: 'Me han estado manipulando durante los últimos diez años'. He cometido algunos errores importantes, pero por suerte están todos bajo mi responsabilidad, así que no tengo a nadie a quién culpar aparte de a mí mismo. Dejé de tener managers y agencia de management y todas esas cosas hacia 1977.

¿Estaría fuera de lugar preguntarte cuáles fueron tus grandes errores?
Un par de cosas. Creo que hacer el tipo de películas equivocado, aunque tampoco las veo como un gran problema, solo que creo que son malas películas... y apresurarme para acabar un disco o dos que en realidad nunca tendría que haber hecho. La discográfica me presionó, pero no me manipuló.

¿De qué discos te arrepientes?
De Tonight en concreto, solo porque las canciones por separado son buenas pero no forman un disco coherente. Fue culpa mía porque no lo pensé antes de entrar en el estudio.

¿Y las películas?
Just a Gigolo... Creo que hay que recordarla con un toque de ironía. Lo pasé genial haciendo esa película porque a la segunda semana todos miramos a nuestro alrededor y dijimos: 'Esto es un montón de mierda, ¡así que vamos a divertirnos!' Y nos lo pasamos bien... pero es una película espantosa; aunque no fue más que eso, quiero decir, que no es el fin del mundo ni nada parecido. Cuando uno empieza su carrera con Laughing Gnome es muy fácil contentarse con tan solo vivir la experiencia.

¿Quiénes son tus héroes?
No tengo ninguno. No se me ocurre ningún ser humano a quien podría describir como héroe. Hay gente a la que admiro. Ahora mismo, la persona a la que admiro de forma ambivalente es Gorbachov. Creo que podría ser una posible nominación para "hombre del año" por lo que está intentando hacer y, si pudiera ser menos cínico sobre sus segundas intenciones, pensaría que es un hombre que está intentando luchar contra la provocación inadmisible de una catástrofe nuclear porque no quiere que ocurra. Creo sinceramente que él no quiere que pase y uno tiene que creer que es eso lo que siente, porque si no lo ves así, entonces te encuentras con que hay dos de ellos ahí fuera jugando a ese juego, lo cual creo que es realmente espantoso. Pero da la sensación de que es parte de un nuevo régimen en Rusia, de un tipo que nunca antes se había visto y creo que si logra sobrevivir traerá cambios muy interesantes al país.

¿Cómo sería un día de vacaciones perfecto?
¿Un día de vacaciones? ¡Depende de la época del año!

¡¿Esquiar?!
¡Sí, eso! Si es entre febrero y abril eso es exactamente lo que haría. En otras épocas del año, si te digo la verdad, estoy trabajando. Creo que no pasaría un solo día sin escribir unas notas, aunque sea una sola frase. Si paso una semana sin haber escrito un buen párrafo o un par de ideas siento que he estado holgazaneando.

¿Guardas tus cuadernos de notas?
Sí. Pero luego no entiendo ni una palabra. Escribo en clave, lo cual funciona durante una semana o dos, pero luego olvido lo que significa, ¡se vuelve completamente indescifrable!

¿Cómo cambió tu actitud ante la vida al tener un hijo?
Inmensamente, pero fue cambiando poco a poco. Al principio pensaba 'qué graciosa criaturita tengo por aquí rondando', pero no fue hasta que empezó a dar los primeros pasos que me di cuenta del rayo de sol que había entrado en mi vida. Hay que tener en cuenta que solo viví con mi ex-mujer durante dos años, aunque habíamos estado casados durante mucho tiempo. Un día, de repente supe que tenía que hacer algo por la vida de Joe, porque no le estaban cuidando de la forma correcta. Decidí tomar las riendas, luché por su custodia y la gané. Como seguramente sabrás, es muy raro que un padre gane la custodia de su hijo, sobre todo en Suiza, lo cual, sin tener que añadir mucho más, dice mucho de cómo era su cuidado materno. Fue algo dramático, así que tomé el control y desde entonces tuve que crecer con él, lo cual ha sido encantador y una fuente de disciplina y energía.

¿Cuál sería tu mensaje más importante para Joe (aka Zowie) y otros niños de su edad?
Que nunca se les pase siguiera por la cabeza meterse en drogas. Es algo cuya importancia nunca podría subestimar. Es muy trágico lo que pueden hacerte, te pueden dejar hecho un asco. Ese sería el consejo más importante que podría darles de forma general. Sí, [risas] ¡y las drogas incluyen también el alcohol, amigos! Y el tabaco...

Si tuvieras que volver a vivir tu vida, ¿qué dejarías fuera?
No soy capaz de pensar así. He cometido un montón de errores, y también he hecho algunas cosas buenas, pero no se me ocurre pensar qué cambiaría. Se trata solo de una serie de cosas que hice y que son parte de mí. Eso es lo que he hecho, todas las estupideces junto con las partes buenas. Supongo que, para mi propia absolución, borraría el momento en que empecé a tomar drogas, vuelvo a ese tema porque pasaron muchas cosas malas a causa de eso. Si hubiera podido dejar fuera ese periodo, una gran parte de mi vida habría sido completamente diferente, y los siguientes seis años intentando recuperarme también habrían cambiado. Esa es otra de las cosas que la gente pasa por alto, es muy difícil dejarlas sin más.

Cuando lo estás dejando, pasas por un montón de cosas horribles, un montón de depresión, un montón de cambios de adicciones. En mi caso, me pasé al alcohol y luego me llevó un tiempo horrible salir de eso. La tortura sigue y sigue, y es muy duro porque tu metabolismo cambia y se está comprobado que si eres adicto a una cosa pasarte a otra es bastante fácil. No tiene sentido intentar que una persona pase de la heroína a un tratamiento de metadona, porque la metadona es tan adictiva como la heroína. Mi problema era la cocaína y luego me pasé de la cocaína al alcohol, que suele ser la progresión normal en estos casos. Tienes que tener mucha suerte para tener amigos a tu alrededor que quieran que lo superes, pero también es necesario que tú mismo lo quieras dejar, tienes que tener muy claro en tu mente que no quieres seguir así. Eso es lo peor. Si puedes superar eso, vas por buen camino, porque una vez que eres adicto, lo eres para toda la vida, tu metabolismo ha cambiado como el de un alcohólico que toma una copa y vuelve a caer en el exceso, durante el resto de la semana, adiós Bert, y luego llega al lunes lleno de remordimientos y sentimientos de culpa y todo eso. Es un asco. No puedes permitirte tomar ni una sola copa.

¿Eres una persona materialista?
Nunca lo fui, las ideas siempre significaron mucho más para mí. Nunca compré un coche caro, la compañía me compró uno para que me moviera por ahí. En 1973 y 74 tuve una limosina, pero no va conmigo, y los coches deportivos tampoco son lo mío. No es ese el tipo de cosas por las que trabajo, ¡ni las recibo como recompensa! Encontrarme con gente es genial, que aparezca una persona inesperada, alguien de la nada con el que me llevaba muy bien y que había dado por desaparecido de la faz de la tierra. Cuando te encuentras con ese tipo de personas y cosas y ves que siguen siendo como antes te das cuenta de que es genial que pase eso.

¿Alguna vez te has avergonzado de cosas que hiciste en el pasado?
En realidad, no. Solo las drogas, creo que eso es lo peor; algo en lo que estuve metido y no es tanto que ahora me avergüence de ello, sino que me preocupa que ello pueda influir sobre otra gente.

¿Te afectó mucho el rechazo de tu nuevo LP por parte de la crítica?
Hubo algunas bastante malvadas.  En absoluto. Recibí mi primer ataque verbal por Aladdin Sane en 1973 y desde entonces han seguido llegando, así que no es algo que me pille por sorpresa. Estoy encantado con que tan solo alguien diga algo bueno de mi trabajo.

Este nuevo LP es el más normal que has publicado hasta la fecha, ¿por qué razón?
Tenía claro que quería hacer algo con lo que pudiera irme de gira a niveles básicos, que pudiera funcionar con una banda pequeña, así que por logística tenía que ser música para un grupo de cinco miembros. Compuse para un formato pequeño pero con mucha energía.

Hubo un tiempo en el que evitabas lo mainstream, pero ahora pareces acercarte a él.
En realidad, no creo que me haya desviado hacia el mainstream, lo que creo es que ahora mi música "es" lo mainstream, se ha hecho mainstream. Me gusta verlo de ese modo. Lo que estoy haciendo en el nuevo álbum no es muy diferente de Aladdin Sane en la melodía o en la música, ni se separa tanto de las partes más roqueras de Heroes o Scary Monsters. Creo que Let's Dance era probablemente el más comercial, pero no creo que el propósito de éste fuera ser comercial; de ser así habría hecho otro Let's Dance.

Aparte del single Absolute Beginners no has tenido ningún otro superéxito en los últimos tres años, ¿es algo que te preocupa?
En realidad, no. Porque tampoco he sacado ningún single en el Reino Unido aparte de Day In Day Out. Los éxitos tampoco es una cosa que vaya buscando. Dylan, los Rolling Stones, yo mismo, John Lennon, ninguno de nosotros hemos vendido muchos discos, muchos menos de los que la gente imagina. Las grandes ventas se las llevan siempre grupos como Foreigner, Heart, ese tipo de grupos a los que no puedes poner cara, siempre venden a las masas. Hay muchos de nosotros que quizás fuéramos importantes por nuestra música, pero nunca vendimos enorme cantidades de discos.  Siempre estuve contento con la cantidad de mis ventas hasta que saqué Let's Dance, y cuando pasó lo de Let's Dance quedé mucho más que encantado. Ese fue el punto de inflexión. Tengo algo importante que decir musicalmente y melodramáticamente, y mientras continúe haciendo eso estoy satisfecho.

¿Cuánto controlas lo que pasa en el mundo de la moda?
Nada en absoluto. No tengo ni idea, no sé nada de moda.

¿Cuántas de las prendas que llevas sobre el escenario y en sesiones de fotos son de tu propiedad? ¿Utilizas a un estilista?
Yo las escojo. Escucho los consejos de otra gente, pero entonces me presentan una avalancha de ideas y me arrastran a un montón de tiendas, normalmente y con un poco de suerte, acompañado de alguien que sabe de lo que habla. Pero siempre acabo yo escogiendo lo que voy a llevar. Aunque cuando compro para mí solo compro basura. [Risas] Se me da fatal ir de compras.

¿Con qué tipo de ropa te sientes más feliz?
Con pantalones de pana negros y camisas tejanas.

¿Es tu aspecto tan importante para ti como lo era hace quince años?
Depende de lo que esté haciendo. Si es para un personaje, entonces es muy importante, y si estoy sobre el escenario obviamente tiene que ir con el ambiente del concierto. Es extremadamente importante, tan importante como todo lo demás que hago. Pero cuando no estoy trabajando voy hecho un trapo. La gente no se para a mirarme, gracias a Dios, lo cual es un alivio para mi vida cotidiana.

¿Es importante intentar vivir la juventud eterna o es mejor envejecer con gracia?
Oooohhh... Creo que lo más importante es intentar envejecer... de forma significativa [Risas].

¿Cómo querrías ser recordado?
Me importa una mierda, de verdad. Ni si quiera me lo pregunto... Me contento con haber pasado por lo que he pasado.

Recomendados


Texto Tricia Jones 
Fotografía Denis O'Regan/Idols