Publicidad

Llegan los vestidos para los hombres, la tendencia más radical de Nueva York

El muslo del hombre es la nueva zona erógena favorita para el otoño/invierno'15.

por Jeremy Lewis
|
19 Febrero 2015, 1:00pm

Hood By Air fall/winter 15

En la pasarela, un vestido tejido de punto cae sobre las voluptuosas curvas del cuerpo, adaptándose cuidadosamente a cada paso. La piel es revelada: una mirada al muslo superior desnudo al público. Es el look de sexo no adulterado que, por una vez, no pertenece a una mujer sino a un hombre.

Durante la NYFW algunos de los diseñadores más transgresores de la ciudad han propuesto vestidos diseñados para hombres. Más que hacer una declaración acerca de la neutralidad de género, como ya se ha hecho en otras ocasiones, estos explotan la figura masculina al máximo. Es el cuerpo del hombre visto como objeto, donde se juega con el deseo y la lujuria intencionadamente. Y el resultado fue bastante convincente.

El domingo en Hood by Air, este outfit se componía de un jersey negro con una abertura hasta la cintura. Ceñido en la parte de arriba, holgado por abajo, la tela negra hacía que la atención se centrara en la pierna desnuda y en el musculoso muslo del modelo. Fue de lo más erótico. Ese mismo día, Telfar presentó jerséis usados como mini-vestidos con calentadores a juego. Aunque con un sentido más casual, el muslo está gloriosamente expuesto de nuevo con un potente sex appeal. También hubo vestidos tejidos la noche del martes con Gypsy Sport. Estos tenían un aire más juvenil, algo que hizo que resultasen más sensuales. Entre los tres aseguraron una tendencia: el muslo es la nueva zona erógena del hombre. 

Hood By Air otoño/invierno'15

Aunque el cuerpo masculino estaba orgullosamente exhibido en la época clásica, en nuestra cultura contemporánea muchas veces es descartado, mientras que el de las mujeres es expuesto y explotado hasta la saciedad. El feminismo en la moda ve a las mujeres adoptar la vestimenta masculina, pero casi nunca sucede al revés. Clemens, Uribe, y Shane Oliver de HBA han jugado con los elementos femeninos y los han adaptado a los hombres. Pero en una temporada donde el juego del género se ha convertido en un tema clave, sus propuestas se perciben de otra forma. Más que eliminar el género, lo que están haciendo es amplificarlo. "Una mujer quiere ver las piernas de un hombre y los hombres no lo quieren hacer," afirma Oliver. Clemens, mientras trabajaba junto a la estilista Avena Gallagher en su colección, se dio cuenta que las piezas tejidas lucían mejor en un hombre musculado. De esa manera, el look se mantiene masculino aun tratándose de un vestido.

A pesar de los armónicos tonos de las prendas, hay una aplicación práctica, e incluso política. "Los vestidos forman parte de un concepto más amplio y abstracto para la marca, que siempre trata la multifuncionalidad y las aplicaciones unisex," explicó Telfar Clemens, dándonos una idea de su apelativo utópico. "Los hombres y las mujeres deberían poder prestarse ropa unos a otros", dijo Rio Uribe de Gypsy Sport. "Los tejidos de punto me parecen una increíble manera de lograr eso". Si el feminismo se basa en la defensa de que los hombres y las mujeres son iguales, entonces estos vestidos, además de propiciar deseo sexual, son de lo más acertados para apoyar esta teoría.

Telfar otoño/invierno'15

Estamos hablando de una propuesta de estilo genuina y de la que seguro muchos no estarán demasiado seguros. Yo mismo he estado considerando subirme al carro, pero creo que tendría que ir al gimnasio antes. Y mis piernas pasarían frío. Cuando le pedí consejo a Clemens sobre cómo vestir sus prendas me dijo: "Con tan poca ropa como sea posible." ¿Y dónde podría usarlas? "En cualquier lugar", respondió. 

Recomendados


Texto Jeremy Lewis
Fotografía Mitchell Sams