yohji yamamoto ha elevado la moda deportiva a otro nivel con y-3

Después de acercar el ámbito del deporte a la industria de la moda con Y-3 en 2002, Yohji Yamamoto y Adidas han acabado de desarrollar su colaboración con el aclamado lanzamiento de Y-3 SPORT: la primera colección de la marca dedicada a deportistas.

por Holly Shackleton
|
01 Junio 2016, 1:10pm

Con su atuendo negro de pies a cabeza, es más fácil tomar a Yohji Yamamoto por una estrella del rock que por un diseñador de moda. Nos reunimos con él en su estudio Shinagawa-ku, un amplio edificio industrial al lado del canal Keihin en el este de Tokio. Yohji fuma cigarrillos y toma té japonés mientras paseamos. Su akita japonesa, Lin, se pega protectora a sus pies: "Es la última novia de mi vida", bromea. En el exterior, chicos y chicas jóvenes se reúnen para fumar bajo el sol de la primavera, mientras por las ventanas abiertas del estudio de Yohji se escucha el cálido bullir de creatividad.

Con su traje y camiseta negros y su característico pelo gris por debajo de su sombrero de fieltro, Yohji tiene una fuerte presencia. A sus 70 años, una calmada conciencia precede cada uno de sus movimientos, inspirando a la prensa a referirse a él constantemente como un "sabio" o "maestro". "Por favor, por favor, nunca 'maestro'", exclama Yohji. "Si piensas que eres el maestro de algo estas acabado. Siempre estoy luchando contra algo, luchando contra el poder, el dinero, el sentido de mediocridad, el sentido común..."

Esta primavera Yohji Yamamoto y adidas juntaron fuerzas para el lanzamiento de Y-3 SPORT, la primera colección de Y-3 dedicada completamente a la ropa de deportes. Elegante, negro y ergonómico, tiene todo lo que la ropa de deportes moderna ha de tener. No hay paletas de colores chillones o logos llamativos; son prendas serias para atletas serios, con una paleta de color refinada en negro y gris marengo.

"Cuando paseo por grandes ciudades como París, Nueva York, Pekín o Shanghái, veo que la gente lleva ropa de deporte realmente fea", dice Yohji al hablar de cuál fue la inspiración para la colección. "Están echando a perder la ropa, utilizando nuevos tejidos baratos y mezclas de colores horrorosas. Me duele verlo, ¡yo necesito dinamita! Mi deseo para Y-3 SPORT es crear ropa de deportes elegante y chic".

Yohji trabajó con el director de diseño senior de Y-3, Lawrence Midwood, para dar vida a su visión. "Yohji bajó al tercer piso del estudio de diseño y dijo 'Es hora de avanzar, Y-3 necesita avanzar'", recuerda Lawrence. "Habíamos trabajado antes en pequeños proyectos de deporte, como para el Real Madrid, y a menudo hablábamos de cómo Y-3 podría crear algún día ropa de deporte de verdad. Pero fueron esas palabras de Yohji lo que realmente dieron a la colección una razón de ser".

La colección cápsula que vino a continuación es un festín de ingeniería y diseño innovadores. Las prendas son más suaves, ligeras y resistentes que nunca antes. Los diseños sin costuras con construcciones que van pegadas permiten una mayor libertad de movimiento, mientras que la tecnología transpirable avanzada de la ropa para correr, como mallas, chaquetas, chalecos, camisetas, jerséis y camisetas, permite que el tejido respire sobre el cuerpo como si fuera una segunda piel, es perfecto para entrenamientos intensos.

"Teníamos muy claro que no queríamos que nuestro cliente tuviera que prescindir del estilo, independientemente del deporte que practique", dice Lawrence. En cuanto al calzado… Las deportivas de moda son un pilar de la marca Y-3 y con Y-3 SPORT va a pasar lo mismo. Con un aspecto más similar al calzado espacial que al deportivo, la edición limitada de deportivas de caña alta Approach Primeknit cuentan con diminutas cápsulas de energía que descargan energía cada vez que el pie toca el suelo, mientras que la plantilla Primeknit te permite acariciar la carretera o la pista al tiempo que protege tu pie como nunca antes.

La protección es clave para la estética Yohji como diseñador. Suele describir la ropa que diseña como una "armadura" -a menudo negra, en ocasiones difícil, pero siempre atractiva- que ofrece seguridad en nuestro mundo impredecible y muchas veces desafiante. El deseo sincero y profundamente arraigado de Yohji de salvaguardar y arropar a aquellos a los que viste le hierve desde dentro desde su infancia.

"Es algo que ha estado en mi currículum desde los inicios de mi carrera", dice, mientras da un sorbo a su té japonés. "Soy hijo de una viuda de la Segunda Guerra Mundial. Hace 35 años, en la ciudad, las mujeres vestían como si llevaran trajes muy atractivos para los hombres y no para ellas. A mí me parecía que eso no estaba bien, tenían que ser más independientes, y todavía sigo pensando lo mismo ahora".

Nacido en Shinjuku, Tokio en 1943, Yohji tenía tan solo dos años cuando perdió a su padre en la Segunda Guerra Mundial. Su madre, que era costurera, trabajó duro para criar a su único hijo, y observar su voluntad de hierro le ayudó en muchos aspectos a Yohji a dar forma a su vida. "Siempre he sentido un fuego en mi estómago", dice. "Es duro, pero ese peso me forzó a nunca caer en la mediocridad".

Yohji estudió derecho durante un breve periodo para convertirse en abogado, antes de decidir seguir su pasión y estudiar moda, y lanzó la marca con su propio nombre en 1972. Y-3 arrancó treinta años después, cuando el diseñador -preocupado por estar perdiendo el contacto con su base de clientes- se puso en contacto con adidas para ver si podían prestarle algunas zapatillas para su desfile otoño/invierno 2000. "La moda se había vuelto muy aburrida", recuerda Yohji. 

"Sentí que me había alejado demasiado de la calle. Había dejado de encontrarme con gente que llevara mi ropa y me sentí muy solo. En ese momento, los empresarios de Nueva York estaban empezando a ir trabajar con traje y deportivas y me pareció una mezcla increíblemente atractiva, un híbrido fascinante que me inspiró completamente". La colaboración resultante -la primera entre un diseñador de moda y un gigante internacional de la ropa de deportes- aprovechó perfectamente el momento para crear algo moderno e innovador. "Creamos algo que no existía antes con una completa proyección hacia el futuro", dice Yohji, y así nació Y-3.

A pesar de llevar 45 años en la industria de la moda -y de tener su nombre asociado a un sinfín de premios, elogios, exposiciones y libros- a Yohji Yamamoto no le gusta que le llamen diseñador de moda. "Odio la moda", exclama. "Odio el vocabulario de la moda e incluso la palabra 'moda', en ingés suena como un estornudo - '¡fash-ún!'. No soy un diseñador de moda, soy un simple I am a simple creador de ropa, un creador de prendas y nada más". El enfoque contestatario de Yohji hacia la industria, y su forma independiente de trabajar ha sido clave para la vitalidad de su éxito. 

Nunca ha seguido modas ni ha buscado la atención de los medios o la acumulación de likes en las redes sociales. En unos tiempos obsesionados con la búsqueda constante de lo nuevo, trabaja con una sinceridad e integridad que resulta felizmente refrescante. "Todos estos años he estado caminando por la acera de la moda principal", explica, "el lado oscuro de la carretera. Sigo gritando 'antimoda', 'ten una visión', 'sé tú mismo', 'encuentra tu vida'. Gritaba eso entonces y lo sigo gritando ahora. La nueva generación no tiene tiempo para respirar, deberían parar de observar sus pantallas. Piensan en el mundo a través de sus ordenadores, pero no se dan cuenta".

En un mundo plagado de imágenes, y de lo que les gusta, no les gusta y opinan los demás, Yohji está más determinado que nunca a seguir su propio curso y a buscar su inspiración desde dentro. "Nunca acudo a ningún lugar en busca de inspiración", dice. "Nuca voy a ver una película o a un museo. Saldo g pasear a mi perra cada mañana por el jardín del cementerio de Tokio, llueva o nieve, y converso con los muertos. Me siento sobre una tumba y fumo. A veces me siento feliz porque el aire es muy refrescante y hay muchos árboles. Ese es el momento más feliz para mí. Otras veces me siento muy aislado. En ocasiones las ideas me vienen mientras conduzco. No sé por qué, pero durante el movimiento las ideas fluyen…".

Como si fuera un gran director, Yohji trabaja con el equipo de Y-3 en Tokio y en Herzogenaurach, Alemania, para dar vida a sus ideas. "La moda está muy cerca del cine", dice. "Es un trabajo de grupo. Yo soy el director y cuento con asistentes con mucha experiencia en el tejido, corte, cosido, accesorios... Estoy rodeado de profesionales. Simplemente hablo sobre la imagen de la próxima temporada y entonces ellos empiezan. Me enseñan los nuevos cortes, al nueva silueta y eso me encanta. Me encanta el momento de las pruebas, solo entonces es cuando siento la verdadera felicidad".

Para la próxima temporada, Y-3 SPORT se adentrará "todavía más en el deporte", centrándose en las carreras, la lucha y, por supuesto, el fútbol. "Estoy pensando en deportes sobre tierra", dice Yohji, "en lo rápido que puedes ir, lo rápido que puedes correr, lo alto que puedes saltar". Si lo permiten las rigurosas pruebas, en 2018/2019 se lanzará también Virgin Galactic, la esperadísima operación de vuelo espacial comercial de Richard Branson, para la que Yohji, Lawrence y el equipo de Y-3 tuvieron el gran honor de diseñar la ropa espacial que la acompaña: una exploración innovadora de los límites de la ropa de rendimiento, si es que alguna vez los hubo. Así que, si se presentara la oportunidad, ¿viajaría el propio Yohji al espacio? "No, no lo haría. ¿Por qué razón? ¡Porque no podría fumar!", bromea.

Para Yohji, Y-3 es una inspiración personal que mantiene cerca de su corazón. "Enriquece mi vida creativa", dice. "Pongo toda mi emoción e inquietud en las prendas. Pongo todo mis mensajes ahí, así que por favor, siéntelas". El año que viene, Yohji celebrará el 45th aniversario de su propia marca. Se trata de un increíble hito para cualquier diseñador, pero Yohji se toma a tomárselo demasiado en serio. 

"Odio mirar atrás", dice. "Solo miro hacia delante, de lo contrario me canso". Pero, ¿cuáles son sus mayores logros como diseñador? "No tengo la sensación de haber logrado algo", concluye. "Sé que me hice famoso, pero eso no es culpa mía, es culpa suya. Necesito innovar. Ese ritmo, ese ímpetu, eso es lo que me mantiene en marcha. Nunca estoy satisfecho. La búsqueda de algo mejor es lo que me mueve. Siempre estoy buscando un rival". ¿Y lo ha encontrado? "Todavía no...". El desafío está en marcha.

Recomendados


Texto Holly Shackleton
Fotografía Nathalie Canguilhelm
Director de moda Alastair McKimm
Peluquería Cim Mahony de Lalaland Artists
Maquillaje Francelle
Asistente de estilismo Lauren Davis, Sydney Rose Thomas
Asistente de peluquería Shelby Samaria, Brian Casey
Asistente de maquillaje Takahiro Okada, Kuma
Casting Angus Munro de AM Casting (Streeters NY)
Asistente de casting Liz Goldson de AM Casting (Streeters NY)
Modelos Sora Choi de Wilhemina. Lily Stewart y Londone Myers de The Lions. Christian Dion de D1. Noah Metzdorf de Ford
Toda la ropa Y-3 SPORT

Tagged:
Adidas
Entrevistas
sportswear
Yohji Yamamoto
Y-3
entrevistas de moda