de nirvana a no doubt: la realidad tras los mejores videoclips de los 90

Hablamos con la diseñadora de vestuario Nancy Steiner, la mujer que marcó el estilo de toda una generación.

|
dic. 14 2016, 9:20am

Después de treinta años como diseñadora de vestuario, el conjunto de la obra de la adorada Nancy Steiner ha alcanzado un considerable valor. La visionaria artista lleva a sus espaldas un buen puñado de triunfos cinematográficos -como el maillot de concurso que llevaba Abigail Breslin en Pequeña Miss Sunshine, los etéreos vestidos de las hermanas Lisbon en Las vírgenes suicidas y la inolvidable peluca rosa en Lost in Translation- Steiner se curtió durante la época dorada de los vídeos musicales, trabajando con casi todos los artistas cuyo póster estuvo alguna vez colgado en nuestro dormitorio. Desde Sheryl Crow hasta Smashing Pumpkins, pasando por Nirvana y No Doubt, Steiner definió la estética de toda una generación, aportando demasiados looks como para contarlos todos. Nos reunimos con la reina indie del vestuario en su casa-estudio de Silverlake para emprender un viaje entre bastidores a través de sus vídeos musicales más memorables.

The Smashing Pumpkins, Tonight Tonight (1995)
Este es uno de mis vídeos preferidos de todos los tiempos. Fue una obra de época, empleamos un look victoriano inspirado en Méliès, el cineasta de las décadas de 1910 y 1920. También pude trabajar con mis queridos amigos Jonathan Dayton y Valerie Faris, los directores que hicieron Pequeña Miss Sunshine. Conocí a John y a Val cuando tenía diecisiete años, antes de que nos iniciáramos en este negocio, y luego empecé a hacer vídeos con ellos en el año 1989. Hemos trabajado toda la vida juntos, haciendo vídeos, anuncios y películas, así que son como familia para mí. Estaba en Londres cuando me llamaron para hacer el vídeo, "¿Volverás a tiempo para hacerlo?". Y yo contesté "¡Sí! Vuelvo ahora mismo porque me parece increíble". Fue súper divertido interpretar a la banda de esa manera y pintar aquellos trajes para los protagonistas fue súper creativo y divertido.

No Doubt, Don't Speak (1995)
Así es como yo me vestía en aquella época. A Gwen le encantaba, pero ella por aquel entonces nunca llevaba vestidos, llevaba aquellos vaqueros anchos de cintura baja y tops cortitos. Sophie Muller ―la directora y además muy buena amiga de Gwen, que hizo varios vídeos con ellos― y yo acordamos que para aquella canción y aquella letra queríamos que la atmósfera fuera más suave y femenina. Así que la convencimos para que llevara el vestido y a la gente le encantó. Como he dicho, aquel vestido podría haber salido de mi propio armario y de hecho puede ser, porque en aquella época yo tenía varios vestidos de lunares.

Nirvana, In Bloom (1992)
Tuve muchísima suerte de encontrar tres trajes de rayas a juego para los tres hombres de la banda, que llevaban tallas completamente diferentes. Chris era muy alto, Kurt era pequeñito y Dave estaba entre medio de los dos. Los conseguí en Western Costume, que es un sitio de puta madre que me fascina y que está en el norte de Hollywood. Recurro a ellos constantemente, dependiendo del proyecto.

Smashing Pumpkins, 33 (1995)
Este vídeo fue dirigido por Billy Corgan y la que por entonces era su novia, Yelena Yemchuk, una fotógrafa realmente buena. Cada verso de la canción requería un escenario diferente, una pequeña viñeta distinta. Recuerdo que tenía como 25 versos y cada uno tenía una escena diferente. Algunas de las viñetas estaban basadas en la letra de la canción, por ejemplo, "Graceful swans..." (gráciles cisnes) en el caso de la mujer con alas. Todo lo demás estaba basado simplemente en imágenes que nos gustaban o que nos inventábamos. Aquello fue increíble, muy teatral y divertido.

Björk, Bachelorette (1997)
Fue increíble trabajar con Björk y Michel Gondry. Él tiene un talento asombroso y es imposible entrar en su cabeza, aunque he trabajado con él durante años y le quiero con locura. También trabajé en su primera película, Human Nature. Había varias opciones con respecto a lo que llevaría Björk y escogimos aquel look sobre todo por el color, para que ella pudiera destacar en las escenas.

Recomendados


Texto Jane Helpern
Polaroids cortesía y copyright Nancy Steiner