Publicidad

la cantante connie constance nos habla sobre 'girl power' e identidad racial

Conoce a esta joven londinense de voz aterciopelada que ha conseguido cautivarnos con su talento de la mano de Clarks Originals.

por Francesca Dunn
|
09 Agosto 2016, 1:00pm

"La gente espera mucho de ti si te llamas Constance Power", bromea Connie Constance, la joven de 21 años que acaba de lanzar Lose My Mind, un tema que hará perder la cabeza. Nació en 1995 y le pusieron un nombre digno de una superheroína. Constance se hace llamar Connie estos días y, aunque su voz entrañe una especie de magia musical, es tan sincera como lo son sus canciones. Connie habla de forma abierta y honesta con ese acento londinense que le da un toque áspero a sus canciones de amor, autorreflexión y evasión.

Esta belleza de origen nigeriano-británico creció en Watford junto a su madre; la mujer más importante en su vida y la que le enseñó valores como la independencia, a tener grandes sueños y a luchar siempre por lo que quiere. Después de haber dado clases de baile de pequeña, siguió persiguiendo su primer gran sueño y consiguió una plaza en la prestigiosa Urdang Academy. 

Connie estudió allí durante un año antes de abandonar los estudios para centrarse en la música, tras darse cuenta de que cantar era lo que verdaderamente le gustaba. En el vídeo de su debut, Stars —producido por Blue Daisy—, podemos ver su habilidad para el baile. Fue también esta habilidad lo que llamó la atención de Clarks Originals. Un día, Connie publicó un vídeo en Instagram en el que aparecía brincando por la calle con sus amigas con un par de zapatos de la firma. Eso dio pie a una colaboración con Clarks Originals para la realización vídeo de baile done ella se encargó de la coreografía y la música, además de lanzar un mensaje para su nueva campaña. Connie quería que el proyecto reflejara su proceso creativo, así que creó la música a partir de sus apuntes en libretas: "Garabateando ideas, arrancando páginas y convirtiéndolas en ritmos. Mola porque su ética se adapta a la mía", explica.

Connie escribe un diario donde recoge los pensamientos que rondan habitualmente por su cabeza y utiliza la composición de sus canciones para escapar de las calles ajetreadas, contaminadas y cargadas de ambiente político de la ciudad. Pasa las hojas descubriendo bocetos, listas, garabatos hechos sin pensar y alguna marca de una quemadura que no logra recordar por qué la hizo. 

"Si te soy sincera, mi música es egoísta", dice reflexionando y añade: "Escribo cuando estoy agobiada o algo no va bien. También escribo mucho sobre amor, por eso es bastante complicado para mis relaciones, porque si alguien me agobia voy a escribir sobre esa persona". El estilo de Connie es muy coloquial y sus letras a menudo salen directamente de lo que escribe en su diario. Admira el trabajo de King Krule, Gil Scott-Heron y Mike Skinner por la forma en la que logran transmitir sus pensamientos. "No se me dan muy bien las historias; soy mucho más descarada con lo que tengo que decir. Es la única forma que sé de escribir".

"Cuando estaba grabando 'Lose My Mind', me vinieron a la mente las Spice Girls. Pensé: 'Sí, ¡esto es el 'girl power' ahora!. Aquí estamos todas, tenemos el control de lo que hacemos y vamos a bordarlo en este vídeo'

El nuevo 'single' de Connie, Lose My Mind, es una maravillosa canción a capela llena de sentimiento y harmonías, donde se notan influencias de los grandes del jazz a pesar de tratarse de un producto completamente actual. Este tema libre de adornos reflexiona sobre lo cariñosos y comprensivos que pueden ser los hombres; un tema que cree que se suele ignorar en la música moderna que tiende más a centrase en los chicos malos, los engaños y la misoginia. 

En el vídeo que acompaña la canción, la vemos sumergida en una bañera de cobre mientras su pareja le lava tiernamente el pelo. El concepto para el vídeo fue idea de Connie y fue filmado por un equipo formado solo por mujeres. "Cuando eché un vistazo a la habitación pensé por un momento en las Spice Girls. Me dije: 'Aquí estamos todas, tenemos el control de lo que hacemos y vamos a bordarlo en este vídeo'".

Para Connie, las Spice Girls fueron más que un éxito musical. "Es duro crecer siendo una niña de varias razas dentro de una familia donde todos son blancos", explica. "No conocía a muchas 'celebrities' con mi tipo de pelo, así que cuando vi a Mel B por primera vez me encantó ver que había una Spice que podría ser yo", dice con una gran sonrisa. "En todas las fotos aparecía con enormes gafas de sol y luciendo con orgullo su pelo afro. Creo que se nota lo bien que me hizo sentir cuando era pequeña". 

Hoy Connie se inspira en Beyoncé, Solange, Billie Holiday, Nina Simone y todas las cantantes de jazz femeninas, porque, según dice, "ese fue el género donde realmente triunfaron las mujeres como vocalistas". "¡Somos las mejores en ese género!", asegura. También siente un gran respeto por sus contemporáneas Jorja Smith y Little Simz, y sobre todo valora a "las chicas que se mantienen de forma económica, controlan su vida y hacen literalmente lo que quieren. Eso mola mucho".

Recomendados


Texto Francesca Dunn
Fotografía Olivia Rose
Peluquería Jose Quijano de The Wall Group con productos Revlon Professional
Maquillaje Kaz Fernando
Asistente de fotografía Alia Wilhelm
Asistente de estilismo Ryan Peterson
Connie lleva top 'vintage' de Rokit. Vestido Zimmerman. Zapatillas Clarks Originals

Tagged:
Connie Constance
Londres
Clarks Originals