algo pasa con molly

Ser quien eres es más importante que ser quien los demás esperan que seas. Conoce a Molly Bair, la modelo con más actitud de la industria.

por Matthew Whitehouse
|
15 Abril 2016, 7:45am

Aunque no lo parezca, hay muchas formas de caminar por la pasarela, y Molly Bair con tan solo 18 años tiene una de las más distintivas del mundo de la moda. La modelo desfila con mucho carácter, agresiva y firme, parece como si estuviese en una misión secreta hacia un lugar mucho más interesante que el backstage de la pasarela.

Sus largas extremidades están ahora mismo de camino a su primera sesión de fotos para i-D y sus 1´85 m de altitud se encorvan para entrar en un Uber mientras le pregunto si puedo encender la grabadora. "No diría nada diferente si estuviese apagada", responde Molly con su tono monótono e inexpresivo. 

Lee: Fiestas, masajes y comida basura: diario de una supermodelo
Lee: Descubre Arizona con Natalie Westling y Molly Bair

Top Chloé.

Nacida en Filadelfia en 1997, Molly Bair ha marcado la diferencia en el mundo de las modelos. Le gustaba estudiar ("Siempre me ha gustado aprender, así que ponía atención en casi todas las clases"), pero siempre se sintió como una extraña por su altura, y acabó acercándose a los deportes: "Practiqué varios deportes. Tuve bastantes amigos, y también muchos enemigos. Pero ¿a caso no los tenemos todos?"

Molly no pasó ni un segundo de su vida pensando en la moda hasta que alguien de The Society Managementla división de la agencia Elite en Nueva York— se le acercó en un mercado de segunda mano de Nueva York y le preguntó si había considerado ser modelo. Por supuesto, no lo había hecho.

Abrigo DKNY. Jeans Red Valentino.

El rostro de Molly -atípico, expresivo y con mucha personalidad- la ha colocado en el podium de las modelos con más carácter del panorama actual. En un mismo desfile puede hacer el papel de chica desafiante, etérea, aburrida o terriblemente furiosa, y emana personalidad por cada poro de su piel. "Creo que estoy aceptando esa etiqueta de alien-rata-demonio-duende-gremlin", declaró el año pasado en una entrevista a la CNN

Mientras esa belleza rara que le caracteriza es precisamente su ventaja, ¿no es un poco feo tener que hablar constantemente de lo "interesante" que eres? "Sí", confiesa Molly: "Llega a un punto, cuando la gente te sigue diciendo eso, que se vuelve un poco mierda. Lo entiendo, ¿sabes?. No tengo nada más que decir al respecto. Así es como yo me veo, ¿OK?"

Blazer Christopher Kane. Jersey cuello cisne John Smedley.

Clasificar a la antigua campeona de tenis del instituto como una especie de "anti-modelo" sería perjudicarla —y también a aquellos que la seleccionaron. Pero no podemos negar que Molly Bair amplía el espectro de lo que estamos acostumbrados a ver y cambia de forma radical los cánones de belleza clásicos, y eso es todo lo que una modelo debería ofrecer en 2016.

Además —al igual que Cara, Edie o Binx— sabe lidiar con su profesión a la perfección: "Nunca me lo tomo demasiado en serio. Al fin y al cabo, solo es ropa, la ropa no define quién eres". 

Proenza Schouler, Alexander Wang y Marc Jacobs son los diseñadores con los que más le gusta trabajar, y cita a Julia Nobis y Saskia de Brauw como ejemplos a seguir: "Respeto mucho a Julia y a Saskia por la calidad de sus campañas y editoriales y por la virtud de, a pesar de ello, no ser nada arrogantes", declara la modelo.

Chaqueta vintage Sir Jac de Rokit. Camiseta y falda AG Jeans. Medias Emilio Cavallini.

Aunque es relativamente nueva en la industria, Molly está muy al tanto de los cambios que están sucediendo: "Todo está cambiando. Todos los estilistas, diseñadores y directores de casting están evolucionando, y por ello la identidad de cada marca está dando un giro de 180 grados". Y eso también se aplica a la percepción de la belleza: "Lo bello es quererse a uno mismo y tener confianza en quién eres y cómo te ves. Nuestra sociedad tiende a conformarse con un solo estándar de mujer, pero la clave está en no esconder lo que te hace especial. ¡Que se enteren todos de quién eres!". 

Cuando le preguntamos qué estaría haciendo si no estuviese sobre las pasarelas, lo tiene claro: en la escuela. "No lo sé... siento que eso es lo que debería estar haciendo de todos modos. Es extraño, no es como tenía planeada mi vida". Por otra parte, Molly quiere dedicarse al activismo ambiental y está llevando a cabo cursos online para evitar que su cerebro se convierta en puré. "Siempre me ha interesado mucho la política, voy a poder votar este año por primera vez y estoy muy emocionada". 

Blazer Christopher Kane. Jersey cuello alto John Smedley. Leggings Roberto Cavalli. Calcetines The Sock Shop.

Con inteligencia y belleza a partes iguales, se pasó gran parte de la entrevista discutiendo sobre las complejidades del sistema político estadounidense (se está inclinando hacia Bernie, por cierto). Y si pudiera utilizar su reciente fama para cambiar el mundo, "lucharía por proteger el medio ambiente, imponiendo leyes más estrictas sobre la contaminación y las emisiones de gases".  

Descarta rotundamente considerar su carrera como modelo como una mera etapa y aprecia la cantidad de oportunidades que la industria de la moda le ha abierto. "Por supuesto que seguiré trabajando duro, pero al final del día, si mi carrera se va a la mierda no estaré tan triste", concluye de manera contundente, "solo regresaré a la escuela y comenzaré mi vida normal de nuevo". Sea cual sea el camino que escoja, da la impresión que para Molly Bair la vida será de todo menos normal. 

VÓTANOS en la categoría a la 'Mejor página web de moda y belleza' de los Webby Awards 2016

Recomendados


Fotografía Letty Schmiterlow 
Estilismo Max Clark 
Texto Matthew Whitehouse
Peinado Kiyoko Odo usando Bumble and bumble
Maquillaje Ciara O'Shea de LGA Management usando YSL Beauté 
Producción Julie Velut de Artistry London 
Asistente de Fotografía Yi Chen, Scott Gallagher
Asistente de Estilismo Bojana Kozarevic, Louis Prier-Tisdall
Modelo Molly Bair @ Elite London
Impreso por Luke de Touch