Fotografía Alasdair McLellan

la historia de kim jones para dior homme

Alasdair McLellan retrata la colección debut del diseñador más adorado del momento en una de las casas más emblemáticas del mundo.

|
07 Noviembre 2018, 3:31pm

Fotografía Alasdair McLellan

Este artículo apareció originalmente en The Superstar Issue, de i-D, no. 354, invierno 2018.

Kim Jones está desempaquetando cajas en su nueva oficina como director creativo de la división masculina de Dior al final de la calle Harley en Londres. Anteriormente, el espacio albergaba a Phoebe Philo en Céline y, en su ausencia, Kim ha tomado su lugar en la ciudad que él llama su hogar. “Londres es la capital para encontrar inspiración masculina. Aquí es de donde soy, aquí es donde vivo", dice. "Necesito ser feliz para poder hacer mi trabajo". El espacio permanece relativamente en blanco. El único guiño a su nuevo propietario es el archivo de la colección de zapatos de Vivienne Westwood ubicado a lo largo de una pared repleta de estantes y, a la izquierda, el lugar donde se ubicará su escritorio. Conversando y riendo, Kim toma un sorbo de una Coca-Cola light mientras le envía un mensaje a su asistente para organizar la siguiente serie de reuniones, deadlines y entrevistas. Lleva el pelo limpio y recortado, y se le ve delgado y sano. Las pulseras de diamantes de Cartier y los collares de platino complementan su look formado por un jersey de Balenciaga y unas Nikes. A pesar de la presión con la que tiene que lidiar actualmente al frente de una de las marcas de lujo más grandes del mundo, parece relajado y feliz.

dior-alasdair-mclellan

Kim se encuentra a la sombra de su colección debut en la casa Dior, que recibió una gran ovación por parte de la industria. Desde los bolsos con la piel cortada a láser que formaban el patrón del icónico Lady Dior como si de mimbre se tratase, hasta los trajes estampados con los patrones de Toile de Jouy en tonos rosados, la inauguración de Jones fue un homenaje directo al legado personal del propio Sr. Dior. Empezando con las chaquetas plastificadas y los pijamas estilo 'shirting' hasta llegar a los estampados florales, de abejorros y plumas: todo daba sensación de ligereza, pero también de algo muy democrático.

Deportivo, elegante, sofisticado y funcional; fue Kim en su máxima expresión, y seguramente será adoptado por todos los influencers. De hecho, dos días antes de la hora de la presentación, le mostró la colección a Bella Hadid y Kim Kardashian, entre otros. "El taller no tenía idea de lo que estaba pasando", revela Jones, "pero es muy importante divertirse y crear un mundo y una comunidad en torno a todo lo que hago. Cuando nos estábamos preparando para el desfile, mucha gente pasó antes por el 'showroom'. Kate Moss, Naomi Campbell y Skepta estaban allí, fue muy divertido y creó un gran ambiente". Jones está estableciendo nuevas reglas en Dior, que incluyen interactuar mucho más con las celebrities y los personajes de Internet, una herramienta que ha utilizado a lo largo de su ilustre carrera. "Hace años, cuando diseñaba mi propia marca, siempre estaba en el top 40 de MySpace", bromea.

dior-alasdair-mclellan

Nacido en Londres el 11 de septiembre de 1972, el pasaporte de Kim Jones es tan bueno como el de David Attenborough, que viajó de Ecuador, a África y al Caribe durante su juventud gracias al trabajo de su padre como hidrogeólogo. Él continúa recurriendo a estas experiencias globales del pasado para encontrar inspiración. "Miro alrededor del mundo en busca de inspiración y de personas y lugares en lugar de libros", explica. "Siempre puedes encontrar cosas nuevas y geniales para inspirarte, pero estoy más interesado en la experiencia personal".

Tras el divorcio de sus padres, Kim se mudó con su hermana mayor en Brighton, que lo presentó en revistas de moda independientes e influyentes, como i-D, y a Lily Allen, su mejor amiga hasta la actualidad. Estudió las páginas de revistas y se sumergió en los créditos de moda, aprendiendo los nombres de los mejores estilistas, diseñadores y fotógrafos. Leigh Bowery, Rachel Auburn, Christopher Nemeth, Bodymap y Judy Blame colaboraron con i-D, y su resonancia con Kim fue sísmica. Estos estetas progresivos desafiaron cada noción preconcebida del imaginario de la moda y siguen siendo pilares de la escena hasta el día de hoy.

dior alasdair mclellan

Durante su época en Brighton, Kim se juntó con un grupo de hardcores y punks straight edge de la escena skate de la ciudad y acabó adoptando su estilo. Vestía Levi's, Undercover, Supreme, A Bathing Ape, Neighborhood y Good Enough. Escuchaba música house, acid, techno y gabber, y coleccionó juguetes de Planet of the Apes y Star Wars, zapatillas Nike y las clásicas Vans. Gravitó en torno a la oscura cultura queer y se obsesionó con Amanda Lear, la cultura drag y con el documental Paris Is Burning. Su conocimiento de la moda le llegó a través del streetwear, su perspectiva social y cultural era infinita y su apetito por coleccionar prendas icónicas del arte y la moda era insaciable ya desde una edad temprana. "En cuanto al arte, tengo mucho trabajo de The Bloomsbury Group, y acabo de comprar un fragmento de uno de los Papas que gritan de Francis Bacon", revela. "Esa es probablemente el artículo más increíble que he comprado".

dior alasdair mclellan

El archivo de ropa de Kim es una leyenda que incluye desde piezas de Azzedine Alaïa hasta obras de Leigh Bowery. "Quiero fotografiar todo lo que tengo y hacer una exposición cuando el momento me parezca oportuno", comparte. “Algunas de las piezas de Leigh Bowery que tengo son increíbles; la máscara facial y las polainas de lentejuelas, la camiseta "Venus" de Jordan, la camisa con esvástica de Rachel Auburn. Un sinfín de momentos increíbles que cada vez son más difíciles de encontrar”. Su colección, digna de un museo, cumple con los estándares más exigentes gracias en gran parte a su amistad duradera con la tienda de Steven Phillip de West London, Rellik. Kim conoce a Steven desde que tenía 16 años cuando se conocieron en un "bar de comida" del Soho. "Lo llamo cariñosamente 'madre'", dice. "Es probablemente la persona más divertida que he conocido. Lo amo, es muy gracioso. Siempre me está mostrando cosas que nunca he visto antes, siempre. Es increíble para la investigación. Conoce mis gustos y siempre logra sorprenderme”.

dior alasdair mclellan

Mientras crecía y vivía entre Londres y Brighton, Kim se sumergió en la cultura club, bailando hasta el amanecer en Kinky Gerlinky, Popstarz y Trade antes de inscribirse en el Camberwell College of Arts, donde estudió fotografía y gráficos. A menudo salía con sus compañeros de Central Saint Martins y no tardó en llamar la atención de Fabio Piras, el actual Director de Curso de Moda de MA. Fabio estaba fascinado con Kim y lo invitó a entrevistarse para el curso de moda masculina MA. Sin experiencia previa en diseño o conocimiento de corte de patrones, creó un portfolio, sorprendió a todos y cambió su carrera a diseño de moda. Bajo la tutela de la fallecida y legendaria Louise Wilson, Kim Jones revolucionó la escena de la moda de Londres en 2002. Los desfiles de graduados de CSM son a menudo espectáculos fantásticos, por lo que cuando Kim se graduó con una colección de ropa cotidiana, parecía que los modelos habían caminado directamente desde Southbank. La mayor parte de los allí presentes se quedó un poco aturdido, mientras que la otra parte se obsesionó con él. "Recuerdo que alguien le dijo a Louise: 'No entiendo a Kim Jones, lo que hace es tan simple'". A lo que Louise respondió: "Si es tan simple, entonces ¡joder, hazlo!"

dior-alasdair-mclellan

La colección de Kim era una declaración masculina audaz, exigente, pura y segura que celebraba el punk a través de la música house y presentaba el par perfecto de jeans, chaquetas de color rosa claro y camisetas con el sello "Edge of the Looking Glass" - un guiño al club gay de Chicago, donde Ron Hardy hizo de DJ. Aderezados con bandanas y Vans, en la superficie la colección era fácil, accesible, atractiva y sencilla, pero no tenía nada que ver con el conocimiento enciclopédico de las subculturas. Desde su inicio, esto estableció la clave para lo que se convertiría en la obra de su vida.

Una obra que es comercial, pero también fresca, creativa y siempre coleccionable. "Para mi trabajo en la universidad, yo mismo hice muchas telas, trabajé mucho en cada pieza, aunque parecía bastante simple". John Galliano compró la mayor parte de la colección, incluida la chaqueta favorita de Kim, la única pieza que quería guardar para llevarla él mismo. "Estaba un poco destrozado por eso", admite.

dior-alasdair-mclellan

Por aquella época, Kim estaba trabajando en Old Street, diseñando ropa para Gimme 5 bajo la mano de Michael Kopelman, el pionero del 'streetwear' e inspiración de marcas como Stüssy, A Bathing Ape, Neighborhood, Visvim, WTaps y Supreme. Michael es un visionario, un dios del comercio minorista que tenía buen ojo para el arte y el comercio en los tiempos previos a Internet, las redes sociales y el mercado de Dover Street. Michael reconoció en Kim un talento del diseño y lo cuidó. Su relación no puede ser subestimada. "Michael fue una influencia muy importante para mí. Él no es diseñador, pero Michael definitivamente ha influido en mi proceso de diseño", dice Kim. “A través de él conocí a Hiroshi Fujiwara, Jun Takahashi y Nigo cuando era muy joven. Estaban haciendo ropa que nadie más estaba haciendo y de una manera muy informal. El proceso de pensamiento, el hardware, los detalles técnicos, todo lo que fue, y sigue siendo, realmente importante para mí”. Otra figura imprescindible en la historia de Kim Jones es Lee Alexander McQueen, a quien Kim conoció en la universidad. "Estaba usando el The Sun para hacer el patrón de papel porque tenía el grueso necesario y no podía pagar uno de verdad, y si llevaba el tubo a la universidad, el periódico era una lectura tan larga como el viaje". Lee pensó que era gracioso. Trabajé para él un tiempo. Fue increíble y vi muchas cosas diferentes con Lee. Su sentido del espectáculo y de hacer algo realmente hermoso, siempre estará ahí. Lee era alguien muy cercano y me enseñó mucho. Pasamos horas charlando sobre cosas. Lee amaba a los animales también. Lo logramos, compartimos un sentido del humor similar".

En los primeros días de la travesía, Londres giraba en torno a Hoxton Square, donde McQueen tenía su estudio y donde también se encontraba la base de Mandi Lennard. The Face, Dazed, Sleazenation y i-D fueron los epicentros editoriales que documentaron los talentos de la época y Kim apareció rápidamente en el número 20 de la lista de The Face sobre las 100 personas más importantes de la moda. Gracias a Louise y Mandi, entre otros, Kim recibió el respeto de la industria y ganó confianza para explorar su línea homónima. Lulu Kennedy había lanzado recientemente Fashion East como una plataforma para diseñadores incipientes y eligió a Kim como uno de los talentos para bautizar a su equivalente en ropa masculina, MAN. Uno de los primeros diseñadores en adoptar la tecnología, Kim lanzó un cortometraje de 10 minutos para contar el siguiente capítulo de su historia. Estaba creando un mundo nuevo y los editores tomaron nota, con editoriales de Kim para publicaciones como Arena Homme o i-D, la mayoría de ellas fotografiadas por Alasdair McLellan. “Me encanta hacer cosas para revistas y publicar libros. Me gustan las cosas que se convierten en documentos históricos”.

Kim trabajó como freelance para muchas marcas, se ganó un lugar en la marca deportiva Umbro y luego como director creativo de la marca británica de artículos de lujo Alfred Dunhill antes de mudarse a LVMH, donde dirigió con éxito la icónica división de ropa masculina Louis Vuitton como Director de Estilo. Su permanencia en Vuitton fue un sueño para Jones, pues pudo colaborar con Jake y Dinos Chapman o Christopher Nemeth, entre otros, antes de romper el récord de una colección conjunta con James Jebbia en Supreme. Este lanzamiento sigue siendo una de las colaboraciones de moda más importantes de todos los tiempos en cuanto a productos, publicidad y ventas globales. Kim, literalmente, había explotado las barreras de lo que podía significar el lujo en la era moderna y al hacerlo se convirtió en un conducto para que brillaran diseñadores como Shayne Oliver, Kanye West y Virgil Abloh.

Bajo su dirección, se rumorea que la división de ropa masculina en LV se ha cuadruplicado en ganancias, pero después de siete años al frente de Vuitton, Jones sintió que debía cerrar una etapa. Varias firmas se acercaron antes de firmar con Christian Dior, propiedad de LVMH. "Todo lo que miro es del archivo de Dior, pero tienes que saber qué puede ser relevante ahora". En lugar de mirar a sus predecesores en Dior Homme, decidió profundizar más y romper los códigos de la casa de Christian Dior. "Christian Dior, Yves Saint Laurent y John Galliano, esos son los diseñadores que más me impresionaron", explica. “Con todo respeto hacia Hedi Slimane y Kris Van Assche, quería volver al principio, mirar la casa en lugar de la interpretación de otra persona, de lo contrario, el resultado puede ser muy confuso. Tienes que pensar en lo que falta en el mercado". A mediados de la temporada, tuvo que confiar en su instinto para tomar decisiones, por necesidad y nada más. "Tuvimos que lanzar diseños desde el día tres para asegurarnos de que estuvieran listos a tiempo para el defile. No había una historia de artículos de cuero con dentro de la línea masculina de Dior, así que miré cosas de diferentes épocas que me gustaban, las reinterpreté y las puse juntas. Me gustó la idea de la riñonera como bandolera. Adoro este producto y la gente siempre lo comenta. Estoy emocionado de ver cómo se vende".

dior alasdair mclellan

Como lo atestigua el excelente documental Dior and I, el taller de Dior es insuperable. Literalmente no hay nada que estas costureras no puedan lograr con una aguja y un hilo. "Trabajan mucho y tienen mucha experiencia", confirma Kim. "Es una interacción constante, un diálogo constante, la forma en que ven las cosas es un sueño. No tienen miedo de intentar nada y siempre encuentran soluciones a cualquier problema. Como diseñador es la forma más emocionante de trabajar. Dior es como una familia y hablo con Maria Grazia Chiuri (Directora Creativa de Ropa de Mujer) y Victoire de Castellane (Directora Creativa de Joyería) todo el tiempo. Realmente me gusta compartir ideas y discutir cosas. Dior es Dior, es el pináculo de una casa de moda".

Para su debut en el desfile, Kim quiso rendirle homenaje a Dior en el escenario del desfile, y quería hacerlo con flores. A principios de este año, el artista Kaws realizó su primera exposición en el Museo del Reino Unido en el Yorkshire Sculpture Park, donde esculturas de 30 pies de altura cobraron vida en la ondulante campiña inglesa. "He conocido el trabajo de Kaws durante toda mi vida adulta", dice Kim. "Él es alguien a quien realmente admiro, así que le pregunté si le gustaría colaborar con nosotros". Junto con la escultura de la pasarela, la colaboración de Kaws se desarrolla en accesorios, denim, prendas de punto y osos de peluche de edición limitada. "Estoy obsesionada con Baby Dior, así que pensé que los ositos de peluche eran algo divertido y una manera de combinar nuestra historia".

Todos esos nombres que Kim estudió como tarea de las páginas de i-D ahora son amigos cercanos y están aquí para mostrar su apoyo. Leyendas como Michael Costiff, Honey Dijon y Andre Walker comparten un banco junto a nuevos conocidos, entre ellos, A$AP Rocky, Luca Guadagnino, Joe Jonas, y Victoria y Brooklyn Beckham. "Mi primera fila son mis amigos y los amo", dice Kim. Las multitudes se callan mientras Diplo se acerca a las cubiertas. Under Slippy, de Underworld, explota a través de los altavoces mientras el príncipe Nikolai de Dinamarca se dirige a la pista para tomar la salida uno. “Que el Príncipe de Dinamarca abriera el espectáculo fue un sueño. Soy medio danés, por eso me llamo Kim", se ríe. Kim recorre el espacio circular agarrando la mano de Yoon of Ambush, su amigo, aliado y diseñador de joyas en Dior antes de lanzarse al backstage. Amigos, familiares, editores y celebridades se apresuran hacia el diseñador para ofrecer felicitaciones por un trabajo muy bien hecho. Robert Pattinson, The xx, Takashi Murakami y Detox de RuPaul´s Drag Race también asisten al desfile con ropa de Dior. Esperamos en fila y nos damos un abrazo y un beso. "Sabes, nunca en mi vida pensé que haría lo que hago", dice. "A veces me encuentro en situaciones y me pregunto: '¿Qué estoy haciendo aquí?' Estoy a la cabeza de una de las casas más grandes del mundo. Es increíble".

Créditos


Fotografía Alasdair McLellan
Estilismo Ben Reardon

Grooming Mike Harding de D&V con productos R + CO. Ayudante de fotografía Simon Mackinlay y Peter Smith. Modelos Finley Richards y Rafferty Richards. Agradecimiento especial a Adrián, Jodie y Ava Richards.

Los modelos llevan ropa y accesorios Dior primavera/verano'19.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.