Fotografía Bec Martin

jóvenes, libres e indiferentes: cómo aprender a ser adulto

Bec Martin explora en esta serie de retratos a qué tipo de reflexiones te enfrentas cuando te estás convirtiendo en un adulto.

|
19 Septiembre 2018, 10:59am

Fotografía Bec Martin

Después de pasar un período de tiempo entre artistas jóvenes en Nueva York, la fotógrafa australiana Bec Martin fijó su objetivo en Melbourne y, en particular, en su juventud. Su trabajo más reciente, que todavía sigue en curso, es una serie de retratos de sus amigos, jóvenes que saborean los primeros años de la edad adulta y en lugar de rechazarla. Gracias a la diversidad y honestidad de sus protagonistas, los retratos de Bec logran desmantelar las nociones modernas de los roles de género y la sexualidad.

Lo que comenzó como un proyecto universitario pronto se convirtió en una documentación inquebrantable de las pruebas y tribulaciones que enfrentan los adultos jóvenes de hoy. Si bien la mayoría de las imágenes ilustran momentos fugaces de indiferencia, Bec y sus sujetos, la mayoría amigos íntimos, hacen preguntas a los que los contemplan sobre las percepciones sociales sobre el género y la sexualidad, y lo hacen con dulzura y despreocupación. Nos sentamos con Bec para conversar sobre las personas que la inspiran, sus propias ideas sobre los roles de género y cómo están encarnados en su trabajo.

¿De qué trata el proyecto?
Estaba estudiando cómo se explora el género, particularmente a una edad en la que muchas personas aceptan su identidad sexual. Para mí, a esa edad también, fue una experiencia realmente agradable hablar con mi amigo Nick sobre lo que eso significaba para los dos, y tratar de descubrir cómo reflejarlo a través de fotografías. Fue así como comencé a jugar con cámaras analógicas y ahora las fotos son una forma de aprender nuevos procesos y simplemente disparar a mis amigos por el gusto de hacerlo.

Estabas viviendo en Nueva York, pero ahora estás en Melbourne, ¿por qué la mudanza?
Me mudé a Melbourne después de pasar un tiempo en Nueva York en 2016. Trabajé y conocí a algunos artistas allí y decidí que era lo que quería hacer. Me di cuenta de que la mayoría de mis fotógrafos favoritos también habían estudiado arte y se habían mudado a Melbourne para estudiar. Es mucho más divertido.

¿Puedes contarnos sobre las personas que sueles fotografiar y lo que principalmente te atrajo de ellas?
La mayoría de ellos son amigos que he hecho a través de la universidad y que comparten un interés similar por la fotografía, el arte y la moda. Solía fotografiar a muchos extraños, pero es mucho más satisfactorio capturar a personas que ya conozco y con las que me siento cómoda. No estoy seguro de qué es exactamente lo que me atrae de alguien; en general, existe un interés mutuo en hacer algo juntos.

La serie parece desafiar los roles de género, especialmente al mirar la masculinidad moderna: ¿era esa tu intención?
Me interesan las diferentes expresiones de masculinidad y feminidad, y cómo eso funciona para personas individuales, ya sean más tradicionales o ambiguos. He tenido un momento interesante cuestionando mi propia feminidad, así que disfruto al tener esas discusiones con la gente. Es una manera constructiva de abarcar el tema y siento que es importante reconocer mi privilegio, que a menudo no existe como un lujo para todas las personas que exploran su identidad, así como para alentar a las personas a seguir escuchando y defendiendo la intersección. Recomiendo seguir a June Canedo.

En tu trabajo, exploras el uso del analógico y varias técnicas de impresión. ¿Puedes decirme cómo funciona esto en tu trabajo personal?
Siempre he estado obsesionada con la fotografía, pero siempre había hecho digital hasta hace unos dos años. Pensé que no siempre obtendría el aspecto que quería con una cámara digital, y quería aprender todo lo posible sobre el proceso en diferentes cámaras, tipos de película e impresión y cómo eso afecta el color y a la sensación de una foto. No siempre es práctico disparar en analógico para trabajos comerciales, así que experimento con ellas cada vez que estoy trabajando en algo que no está destinado a un cliente.

¿Trabajar en analógico afecta a cómo enfocas una imagen?
Disparar en película definitivamente cambia la forma en que hago fotos. Obviamente tienes que ser más selectivo con lo que fotografías, por lo que a veces extrañas cosas, pero generalmente te esfuerzas más para que el disparo obtenga un buen resultado. La tecnología digital solo se ve bien con buena luz, pero creo que la película puede ser más indulgente.

Las imágenes nos transportan a un mundo infantil donde los adultos no están permitidos. ¿Puedes hablarme de tus influencias?
Para mí, se trata más de explorar la edad adulta que de rechazarla. Hay un elemento de incertidumbre allí y estoy seguro de que eso también cambiará a medida que envejezca. Definitivamente no tengo nada en contra de los adultos y diría que la mayoría de las personas a las que fotografío son adultos jóvenes. Principalmente porque están más cerca de mi edad y fluye de una forma más natural. Me encantaría fotografiar, con el tiempo, a personas mayores. Me encanta el libro de David Armstrong 615 Jefferson Avenue, y los retratos de Collier Schorr y Wolfgang Tillmans fueron una fuerte influencia para este trabajo.

¿Tienes planes para exponer la serie?
No sé si exhibiría mis retratos, hay muchas fotos de amigos y solo las mostraría si pensara que estaban haciendo algo diferente o interesante. Por ahora, es divertido practicar y tomar influencia del trabajo de los fotógrafos que admiro. Instagram es una plataforma lo suficientemente buena por el momento.

Este artículo apareció originalmente en i-D AU.