Fotografía Mitchell Sams. 

calvin klein recrea nuestra peor pesadilla para su desfile primavera/verano'19

Raf Simons se inspira en 'Tiburón' y reflexiona sobre el momento que vive Estados Unidos.

|
12 septiembre 2018, 11:23pm

Fotografía Mitchell Sams. 

El clásico de Steven Spielberg de 1975 sirvió de inspiración para el nuevo desfile de Calvin Klein, tan surrealista como estimulante, que rodeó a los invitados de paredes de agua, esperando el fatídico destino de Chrissie Watkins en Tiburón. Las películas de monstruos vuelven a estar de moda, y parecía apropiado que Simons eligiera una película que también funciona como una alegoría del escándalo de Watergate de 1972, la última vez que Estados Unidos se enfrentó a una crisis presidencial. "Un viaje por Estados Unidos te lleva, inevitablemente, al borde del paisaje: la playa", dijo Simons. "En la playa existe esta increíble idea de belleza, pero también una tensión entre la tierra y el océano, una sensación de unión de dos mundos colisionados. Hay un sentido de lo inesperado, y siempre, una tentación. Para mí, Tiburón ejemplifica perfectamente estas nociones".

¿Y qué mejor para la playa (y enfrentar el colapso social) que un traje de neopreno? Simons, consciente de los cambios en el nivel del mar, lanzó una serie de prendas de este material, enrollando la parte de arriba para revelar un delicado interior floral. El segundo look emparejó el traje con un jersey de punto y un birrete, otro homenaje a un clásico de la época, El graduado. Mientras que el menswear estaba a la orilla del mar, las modelos estaban en la universidad y con ropa definitivamente mucho más oscura. Simons puso a las modelos con el pelo empapado, con blazers enormes sobre tops sin mangas impresas con el póster de Tiburón en ellas y faldas acondicionadas con la parte superior de los trajes de neopreno. También tuvo varios momentos muy de la Sra. Robinson, con vestidos de cóctel arrugados, como de origami, usados por Julia Nobis y Yasmin Le Bon, un look perfecto una vez que hayas colgado la tabla de surf.

Con la pasarela color rojo sangre y el fondo azul profundo, quedó claro que Simons está lejos de haber terminado con su investigación del género de terror estadounidenses. Lo sorprendente es que el resultado puede ser muy hermoso. La audiencia, que incluía a Gwendoline Christie y Selah Marley, pareció estar de acuerdo: la visión de Simons de lo estadounidense es una que a todos nos gustaría vivir. Por supuesto, Simons lo expresó de manera más poética al hablar de su amor por El graduado. "Al igual que la película", dijo, "esta colección explora los tabúes y las tentaciones, los cambios en la cultura y la comunidad, pero en última instancia, el tema principal es el amor".

Este artículo apareció originalmente en i-D US.