la joyería facial es la última tendencia noventera en instagram

¡Échale brillo!

por Naomi Attwood
|
18 Septiembre 2019, 9:22am

Imagen vía Instagram

Muchas de las tendencias de belleza más populares de Instagram tienen mejor pinta cuando se quedan donde deben estar: en Internet. Lo mismo pasa con algunas de los 'hashtags' nostálgicos que más obsesionan a los usuarios de la aplicación y que no dejan de resurgir (nadie necesita ya pantalones JNCO, por ejemplo). Sin embargo, existe una tendencia de belleza que se ha apoderado de Instagram y que está consiguiendo dar el salto de la red al mundo físico. En 2019, el resurgimiento de las gemas, las calcomanías y las joyas pegadas en la cara está consiguiendo que tus selfies tengan más "me gusta", pero también se está posicionando como principal tendencia de belleza del momento.

Los brillantes faciales aparecieron por primera vez en los 90 de la mano de iconos pop como Gwen Stefani o Björk en la portada de su álbum de 1993, Debut, proporcionando grandes cantidades de material gráfico que ahora forman parte de Pinterest. Ahora, de la misma forma que los labios 'nude' con delineador marrón y el 'baby hair', han vuelto. Que los 'influencers' de belleza de Instagram tomen prestadas imágenes sacados de 'moodboards' retro no es nada nuevo, pero los maquilladores que han adoptado la tendencia —como Helen Marie (o @honeydont)— están llevando las cosas a otro nivel. "El maquillaje puede llegar a limitar un poco, pero hay otros medios que pueden agregar cosas, como textura, brillo y 'holografía', a las que el maquillaje no llega", nos cuenta vía email desde Columbus, Ohio. "Los brillantes de Swarovski son mis favoritos, así como la purpurina, las pegatinas y los tatuajes temporales. Adornar la cara es un acto que se ha mantenido durante generaciones a través de las joyas, los piercings, los tatuajes y la escarificación. Y ahora no tiene por qué se tan permanente porque tenemos pegamento".

Aunque las joyas faciales en sí mismas no son nada nuevo, la forma en la que se disponen en 2019 sí que proporcionan una estética muy fresca. En Internet, los maquilladores las utilizan para crear labios de cristal, cejas doradas o un delineador de ojos a base de tachuelas. En la pasarela, Pyer Moss las ha utilizado para que combinen con una sombra de ojos rojo rubí. Esto ha llegado hasta Hollywood. La estrella de Euphoria, Hunter Schafer, apareció recientemente en una alfombra roja con un delicado y minimalista look de belleza repleto de perlas con sus manos a juego.

Bea Sweet, una maquilladora asentada en Londres responsable de muchos momentazos 'online' además de varios deslumbrantes looks de FKA twigs, Adwoa Aboah y Dua Lipa, dice que su principal inspiración a la hora de utilizar joyas faciales en su trabajo proviene de la legendaria maquilladora de los 80 Phyllis Cohen. Bea, que está considerada una pionera moderna de la tendencia, ha trabajado con materiales poco habituales como recortes de vinilo holográficos hechos a medida, piezas de silicona protésica, flores secas y pequeñas piezas de oro.

Los elementos adhesivos han abierto un mundo de posibilidades 'online', donde la presión para evolucionar e innovar con nuevos looks está muy latente, dado que dichos looks tienen que funcionar muy bien en imágenes muy detalladas. Por tanto, lo que podría resultar un diseño realmente incómodo en nuestro mundo físico, como una franja compuesta por pequeños cristales que cuelgan de un ojo, en Internet no solo es factible sino que también genera deseo.

Sin embargo, Helen Marie no atribuye la tendencia a la sed de likes: "Yo simplemente disfruto mejorando mi arte. Si hablamos de Instagram, si yo quisiese ser famosa, bajaría un poco el tono y haría cosas más 'monas', pero ¡no es eso lo que me interesa! Crear arte elaborado es muy divertido".

Bea Sweet también cree que es importante ofrecer una alternativa al 'status quo' de las caras perfectamente modificadas. "A la gente le gusta que mi identidad sea tan fuerte. Me han llegado a decir que ven que es mi trabajo antes de saberlo. No hago mezclas de ahumados y nunca relleno las cejas; me gusta que haya un desorden deliberado y un pigmento bien compactado. Mis publicaciones más populares son a menudo los looks de neón más locos". Aunque muchas personas asocian la "cara de Instagram" a la perfección tipo Kardashian, el underground de la red social se aleja mucho de ese ideal. Está repleto de creativos que prueban ideas innovadoras, como si se tratase casi de una subcultura en la que los maquilladores profesionales suben sus locuras a Internet por la noche y cogen algunos elementos para introducirlos en el look de una estrella del pop o de un editorial de moda durante el día. Un mundo donde lo importante es arriesgarse y divertirse con los looks, discutiendo luego en los comentarios el triunfo del experimento.

Aunque las joyas para la cara y el cuerpo están disponibles en muchos comercios habituales, los artistas también obtienen materiales de otras fuentes. En lugar de ello, prefieren recurrir a tiendas de artesanía o mercados 'online' como Etsy.

Además de en el mundo digital o la desvirtuada realidad del editorial de moda, las joyas y los abalorios faciales también funcionan bien en las calles. Taiba Taiba es la fundadora de Keash, una 'pop-up store' de Londres que ofrece trenzas y abalorios capilares para gente que busca un look hecho a medida para asistir a fiestas y eventos. La temporada de festivales y el Carnaval son sus épocas con más trabajo: "Las fiestas de día, cuando las joyas brillan al sol; son tan bonitas...", asegura. Taiba nos cuenta que sus clientes buscan "la autoexpresión a través de la belleza". Afortunadamente, eso es algo que se ve mucho más ahora", asegura. "A la gente cada vez le preocupa menos encubrir sus 'defectos' o ajustarse a las normas de belleza de la sociedad. La idea es abrazar la versión más loca de ti mismo y eso es lo que te permitimos que hagas".

Las joyas faciales se presentan como un divertido 'throwback' de Instagram, pero son mucho más que eso. Esta tendencia difumina los límites que separan el maquillaje, la ropa y los accesorios, y nos permite reutilizarlo todo en el proceso, como una herramienta para la autoexpresión. No importa si son cadenas o anillos en el pelo, pegatinas por el cuerpo o tachuelas y cuentas en la cara; la idea es hacerlo tuyo, sea en Internet o en la calle.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Glitter
maquillaje
Bea Sweet
Swarovski
hunter schafer
Phyllis Cohen
joyas faciales