sasha trautvein es un 'influencer' diferente

Así es como este joven modelo abandonó la naturaleza siberiana para adentrarse en el corazón de la industria de la moda global.

|
03 Enero 2019, 8:09am

Es artículo apareció originalmente en 'The Superstar Issue', de i-D, nº 354, invierno de 2018

Sasha Trautvein, de 20 años, no se hace llamar modelo. “Me veo más como un 'influencer'“, dice, con la cabeza ligeramente echada hacia atrás, tendido en una silla en una esquina de un estudio al este de Londres. Alto, flaco, apático, con las palabras "wake up" tatuadas debajo de su ojo derecho... Sasha posee todas las cualidades que se pueden esperar de cualquier chaval que ha probado la fama del 'street-style' en Instagram con medio millón de seguidores y una línea de 'merchandising' propio. “Si estuviésemos diez años atrás, yo no le importaría una mierda a nadie“, dice. “Los modelos eran muy guapos, cincelados, todos eran iguales. Tengo la sensación de que ahora es más individual, la belleza ha cambiado“.

El contexto social de Sasha no es el del clásico "influencer", pero el mundo de la moda —siempre en la búsqueda de un nuevo joven disruptor, que rompa las reglas— ha caído rendido a sus pies. Sasha no se pasó la infancia frecuentando fiestas privadas en Calabasas ni codeándose con estrellas de la televisión. En lugar de eso, nació y se crió en Siberia, y sufrió tanto sus largos y duros inviernos como el impacto económico causado por el colapso de la Unión Soviética en su pequeña localidad. “Vivíamos en apartamentos de madera, así que cuando la temperatura era de -40 grados, tenías que coger madera y quemarla en el horno. Había alrededor de cinco fábricas en las que trabajaba todo el mundo. Después de que la URSS se disolviese y se convirtiese en la Federación de Rusia, todas las fábricas cerraron. Siberia estaba muy destrozada. Ahora la cosa es un poco distinta; todo es más cómodo, aunque todavía está mal. Mi padrastro es carpintero y mi madre trabaja en una tienda de muebles“.

“La semana de la moda es para gente pija”

Abandonó la escuela y se fue de casa a los 17 años y, en los últimos tres años, Sasha ha hecho de San Petersburgo su hogar. ”Es agradable, pero todavía tengo la sensación de que es un lugar peligroso para mí; especialmente durante el día, ya que está lleno de locos que si quieren pelearse contigo, lo harán. Hay muchos chicos de las afueras de la ciudad que vienen al centro solo para causar problemas. Tienen esa mentalidad anticuada de la URSS”.

Dado que no está completamente encandilado con el mundo de la moda, Sasha ve su trabajo como modelo como poco más que un medio para obtener ingresos. En San Petersburgo, “la semana de la moda es para los pijos”, no para los chavales. Con el objetivo en mente de convertirse en actor en el futuro, lo que por ahora quiere Sasha es mejorar su inglés, seguir desfilando por Europa para pagar las facturas y continuar rompiendo corazones en Instagram. ”Me mandan un montón de propuestas de matrimonio”.

sasha-trautvein-claire-shilland
Sasha lleva chaqueta AG Jeans. Joyas del modelo
sasha-trautvein-claire-shilland
'Total look' Edwin
sasha-trautvein-claire-shilland
Jersey American Vintage. Vaqueros Edwin
sasha-trautvein-claire-shilland
Chaqueta Edwin. Sudadera American Vintage. Vaqueros Levi’s

Créditos


Fotografía Clare Shilland
Estilismo Rúben Moreira

Grooming Michael Harding de D+V Management con productos Davines. Asistente de estilismo Hugh Stewart