guía práctica para irte de casa de tus padres

Entendemos que no puedas más y, por eso, te proponemos diez opciones para que emprendas por fin tu propio camino.

por Aida Belmonte
|
19 Enero 2016, 9:25am

Fotograma de 'The Smell Of Us'

Síguenos en Facebook para estar al día de todas las noticias de moda y cultura joven

Llevas toda tu vida estudiando, preparándote para la etapa adulta, esperando que llegue el momento de echar a volar y salir del nido. Estás soñando con todo lo que harás cuando acabe este prólogo (llámale universidad, por ejemplo) y, cuando parece que ya acaricias la libertad, de repente y como un puñetazo, te encuentras con la realidad cara a cara.

Acabas los estudios y, en lugar de encontrar el trabajo soñado y empezar tu vida adulta tal y como te habían prometido, te das cuenta de que has estado esperando algo que no acaba de llegar.

Nunca nos dijeron que la vida empieza cuando nosotros decidimos y, francamente, tomar decisiones drásticas es algo complicado y aterrador. Si estás convencido de que no quieres seguir viviendo en casa de tus padres, pero tampoco estás dispuesto a dejarte la espalda en un trabajo que no te aporta nada, aquí van unas ideas. La solución casi siempre pasa por dejar de esperar y ponerse a actuar.

De la mano de estas grandes canciones, te proponemos diez planes alternativos que deberías contemplar antes de que tu vida se convierta en trabajar para pagar el alquiler.

1. My House, de Lou Reed

Vivir en una ciudad no es una necesidad. Es cierto que, si tu casa está perdida por el bosque, no vas a tener todo lo que quieras todo el tiempo, pero vas a acostumbrarte a vivir con lo que hay y a apreciar cada pequeño detalle. Además, nadie va a aprovecharse económicamente de un joven que ha decidido llevar una vida de ermitaño. 

Hasta a un icono urbano como Lou Reed le sienta bien un poco de calma, contacto con las raíces y vida sana. Eso sí, habría que aprender a llevar una vida con un ritmo muy lento y no todas las personas son capaces de soportar la soledad.

2. She's Leaving Home, de The Beatles

Sólo apto para mayores de edad y avisando previamente. La historia que cuenta la canción es de una chica que se convierte en fugitiva, pero si lo adaptamos a una versión menos radical y más contemporánea, marcharse de casa sin más puede ser una opción. Implica una renuncia en toda regla: a la comodidad y a la estabilidad de un hogar.

Sin embargo, el resultado no tiene por qué ser tan grave. Si no quieres que nadie te dé nada por tu cara bonita y a cambio te diga lo que tienes que hacer, y si lo que va contigo es rechazar el sistema siempre puedes coger la carretera e ir buscándote la vida allá donde vayas. Es cierto que quizá llega un momento en el que quieres dejar de marcharte de los sitios y sentar la cabeza.

Pero hasta que no llegue ese día, hay muchos lugares a los que ir. Trabajar un tiempo en el campo, otro tiempo en un desguace de coches, luego ponerte de camarero en un sitio de la playa. Ir ahorrando y gastando. Y, por qué no, escribir un libro sobre todo ello. Al fin y al cabo, eso es lo que hizo Kerouac.

3. Free Money, de Patti Smith

Puedes agarrarte fuerte a la fe y comprar lotería día sí, día también. Las posibilidades que te toque son escasas, pero nunca se sabe. Tendrías dinero para hacer todo lo que quisieras y comprar a tus seres queridos cosas que nunca habían imaginado tener. Si no te sale bien, como en este sueño de Patti Smith, siempre estás a tiempo de atracar un banco.

4. My Humps, de The Black Eyed Peas

La opción para los que están dispuestos a todo a cambio de dinero. ¿Te suena el concepto de sugar daddy? Es una práctica que, lo creas o no, se practica con frecuencia. Se trata de encontrar y congeniar con una persona de un alto nivel adquisitivo —y normalmente mayor— que te mantenga.

Y tú, como persona joven, lo que tienes para ofrecer a cambio es precisamente eso: juventud. No es muy recomendable porque suele haber sexo de por medio pero, oye, vivimos en un mundo libre. Eso sí, tienes que aceptar ser tratado como una especie de propiedad. Se necesita una cabeza muy fría y de no saber qué significa el concepto de remordimiento de conciencia.

5. Space Oddity, de David Bowie

Nuestro querido Duque Blanco apuntaba muy alto en cuanto a los viajes. No hace falta que te vayas al espacio exterior, pero irte de viaje muy lejos y durante un tiempo considerable es una alternativa de la que nunca te arrepentirás.

Sólo hace falta ahorrar un poco para un billete de avión, llenar una mochila y coger energía para rodar por el mundo. Visita culturas y tierras exóticas, sumérgete en una vida radicalmente distinta a la que estás acostumbrado. Te hará crecer como persona y, bueno, cuando vuelvas, nada habrá cambiado mucho, excepto tu forma de ver el mundo.

6. No Cars Go, de Arcade Fire

Esta es una idea algo complicada de llevar a cabo. Hace falta poder de convocatoria y una buena organización. Se trata de reunir a tus amigos y, todos juntos, instalarse en un pueblo abandonado —o una isla desierta, por qué no—, donde no pasen coches. Sería el nacimiento de una nueva comunidad desde cero, donde cada uno podría aportar lo suyo y marcar unas normas de acuerdo con las necesidades de tu grupo reducido. Así como una sociedad self-made.

7. Anarchy in the UK, de Sex Pistols

Esta opción no es nada nueva. Sea cual sea el barrio en el que vives ahora, seguro que sabes de algún espacio okupa. Si no te importa vivir en una comunidad en la que todo es de todos y donde de vez en cuando se quedan sin luz, entonces te lo puedes plantear. Vivir en un territorio alegal y sin la obligación de pagar alquiler es algo que no suena del todo mal. Ahora bien, tendrás que acostumbrarte a las miradas furtivas de algunos vecinos del barrio que tienen una imagen preconcebida y probablemente no demasiado positiva de los okupas.

8. If I Was a Rich Girl, de Gwen Stefani

¿Cuántas veces has hecho planes de todo lo que harías si fueras rico? Igual que Gwen Stefani en este tema, puedes seguir soñando, que es gratis y muy divertido.

9. A Place Called Home, de PJ Harvey

Polly Jean no pierde la paciencia ni la esperanza. Si nos mantenemos firmes y vamos haciendo como las hormiguitas, algún día llegará nuestro hogar soñado. El cómo es un tema que cada uno debe solucionar a su manera.

10. You Can't Always Get What You Want, de The Rolling Stones

Pues eso… Y si los Stones dicen una cosa tan poco rock and roll, será por algo.

Recomendados


Texto Aida Belmonte
Fotograma de The Smell Of Us