¡sorprenden a gigi hadid con un libro! alucinante, ¿verdad?

Alerta: este titular puede contener un alto grado de ironía.

por Philippa Snow
|
27 Marzo 2019, 8:14am

Hace un tiempo, mis amigos me pasaron una foto hecha por un paparazzi en el marco de la semana de la moda de París en la que aparecía Gigi Hadid sosteniendo una copia de El extranjero de Albert Camus y con cara de —por lo que he interpretado yo— estar un poco harta de todo. Con la mirada baja y sin sonrisa, Hadid parece un emoticono increíblemente intelectual y 'chic' con ese traje superverde de Off-White. Puede que esté pensando en su agenda, pero también podría estar reflexionando sobre el destino de Meursault, el asesino sin madre alrededor del que gira la trama de El extranjero. Hacía mucho que —desde aquella vez que vimos a Britney Spears de vacaciones en Maui con una copia del Cándido de Voltaire— una foto con el combo celebrity más "libro extremadamente filosófico y francés" no generaba tantas preguntas y, a su vez, las dejaba todas sin respuesta.

"En esta sociedad", decía Camus, con la intención de explicar el verdadero mensaje de la novela, "cualquier hombre que no llore en el funeral de su madre corre el riesgo de ser condenado a muerte". Tiempo más tarde, volvió a hablar para aclarar esta declaración: "Solo quería decir que el héroe de mi libro está condenado porque no sigue el juego". Pocas modelos han jugado sus cartas de una forma más hábil o más veloz que las hermanas Hadid, que pasaron de niña a una mujer nueva de la noche a la mañana, para luego alcanzar el éxito en todo el mundo esa misma mañana (a su madre, Yolanda Hadid, la grabaron una vez criticando a una Gigi de 17 años por comerse un trozo de su propio pastel de cumpleaños en el 'reality show' Real Housewives of Beverly Hills, que es una escena casi tan trágica como cualquier otra cosa escrita por Camus). Los hábitos de lectura de ambas hermanas han sido comentados por medios como Vogue y otros como Page Six, como si leer fuese una especie de tendencia de moda. "Bella y Gigi son más que una cara bonita", decía el artículo del New York Post, con un tono que sugiere que ha sido escrito por una virtuosa de la sátira. "Al fin y al cabo, las hermanas y supermodelos han sido fotografiadas recientemente llevando libros en la mano".

El asombro expresado por los medios sensacionalistas cada vez que descubren a jóvenes famosas —especialmente modelos o sex-symbols— con un libro no nos sorprende demasiado; es una práctica tipo "vieja escuela" que incita al sexismo, y no parece que vaya a desaparecer. "De niña leía mucho, lo creas o no", le comentaba Mariah Carey a un periodista de The Guardian, asumiendo que nadie la iba a creer. Mientras tanto, si buscas en Google "modelos leyendo" en inglés, encontrarás un blog con fecha de 2011 que empieza con la frase: "Ver a las modelos leyendo hace que me dé cuenta de que también son humanas".

"Hay más fotos de Marilyn Monroe leyendo que fotos suyas desnuda. En el mayor de los casos, estas imágenes van acompañas de una frase boba y paternalista tipo '¿te lo puedes creer?'", escribía la artista Audrey Wollen en un ensayo para Affidavit acerca de las muchísimas fotos que había de la actriz pasando las páginas de obras como Ulises u Hojas de hierba. "Al igual que Freud dijo que cada declaración negativa incluye el deseo de que sea positiva, cada publicación de Instagram que insista en ser candente no impide que el intelecto reafirme lo poco confiable de su afirmación", añade. Puede haber algo de verdad en la idea de que la inteligencia extrema y la belleza extrema a menudo no se mezclan en el mismo molde, pero es únicamente porque cada cualidad en sí misma se considera rara. Sorprenderse de que a una tía buena le guste la literatura es, francamente, una locura; es poner tan bajo el listón que hasta la supermodelo más experimentada podría tropezarse con él.

"¡Libros! Ya sabéis: esos anticuados y analógicos recipientes de información normalmente asociados a la gente inteligente", continúa el Page Six, antes de soltar otra de sus típicas perlas: "como Emma Watson". Aunque es imposible descifrar si Emma Watson, una "persona inteligente", preferiría leer El visitante de Stephen King —el libro con el que han fotografiado varias veces a Bella en París— o algo de Camus, en Page Six aprovechan para citar una afirmación bastante vil de Vogue en la que aseguran que Gigi Hadid "tiene un poco más de gusto intelectual" que su hermana, la fan de las novelas "superficiales". Esta afirmación es una verdad a medias. Es cierto que el 'thriller' de 506 páginas de King que ha escogido Bella, una mujer tremendamente ocupada, seguramente para desconectar un poco en el aeropuerto es mucho menos fascinante que el de su hermana Gigi, pero la razón por la que la elección de Camus resulta más fascinante es sencilla: nos dice mucho acerca del gusto de esta mujer en particular y de su mundo interior. Por tanto, no podemos evitar preguntarnos si Gigi parece triste por leer a Camus o si lee a Camus porque está triste. No me importaría colarme en su biblioteca personal, la verdad. De hecho, creo que tanto ella como Britney deberían organizar un club de lectura. Y, dado que ambas sienten una especial predilección por la filosofía francesa, creemos que el primer libro del que hablen debería ser El segundo sexo, de Simone de Beauvoir.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.