Todas las fotos cortesía de Photographer Hal.

retorcidas fotos de los 'club kids' de tokio dentro de bañeras

Para Photographer Hal, las bañeras llenas de personas apiñadas representan el amor.

|
feb. 9 2018, 9:41am

Todas las fotos cortesía de Photographer Hal.

Este artículo apareció originalmente en i-D US.

El hecho de que Photographer Hal se llame Photographer Hal debería decirte todo lo que necesitas saber sobre este creativo afincado en Tokio. Sus fotos son tan desquiciantes como su apodo. En ellas aparecen club kids llevando prendas y accesorios estrafalarios como cuernos de demonio, lycra con estampado de sandías y maquillaje de geisha. Los de Hal no son simplemente retratos de chicos modernos saliendo de fiesta: siempre pone a sus modelos en los aprietos más absurdos y cómicos.

En Flesh Love Returns, retrata a sus parejas envueltas en plástico y envasadas al vacío. La agobiante cercanía física de los cuerpos comunica una forma de intimidad que es tan poderosa y preciada que debe ser protegida del mundo. Y la serie centrada en el cuarto de baño Couple Jam ilustra la exultante excentricidad de la cultura joven de Tokio.

Las parejas son fotografiadas apretujadas en bañeras, con los brazos y las piernas retorcidos y encogidos como contorsionistas. Da la sensación de que vemos a los club kids después de la fiesta: eyeliner emborronado, pelo despeinado y cuerpos desplomados y de resaca. Es una visión profundamente auténtica de Tokio, claro resultado de que el fotógrafo haya pasado toda una vida viviendo en la capital.

“Pienso en el cuarto de baño como uno de los lugares más privados e íntimos de la casa de cualquiera", me explica Hal por email. “Los cuartos de baño provocaron cierta timidez en los modelos y crearon una emoción y una inspiración únicas en las escenas". Hal afirma que su misión es documentar momentos reales de amor. "La bañera es un vehículo ideal para encapsular esta vívida realidad".

Hal empezó a explorar la fotografía cuando viajó por todo Oriente Medio y la India, después de licenciarse en la universidad: "La cámara se convirtió en el elemento clave para superar mi timidez... De algún modo, con ella podía comunicarme con las personas que me encontraba".

Desde entonces, el fotógrafo ha estado trabajando duro para superar sus restricciones financieras e incorporar el medio a su vida. Por ejemplo, en algún momento trabajó en una empresa de producción publicitaria para ampliar sus habilidades fotográficas y actualmente realiza diversos trabajos comerciales para financiar sus sueños creativos: "No es fácil vivir de la fotografía", admite.

Esta mezcla de asepsia corporativa y efervescente creatividad en la vida de Hal le convierten en alguien perfecto para capturar el mágico cambio que se produce cuando se pone el sol en Tokio. "Muchos japoneses trabajan para compañías", dice. "La personalidad queda suprimida durante la semana, llevando traje y corbata. Cuando van a una fiesta underground, se decantan por un tipo más agresivo de moda”.

Está claro que la obsesión artística de Hal por las relaciones es un intento de asegurarse de que el amor sigue vivo en la cultura japonesa. Y Hal encontró recientemente una parte de este elusivo y emocionante fenómeno en sí mismo, porque se acaba de casar. Ahora tiene su propia bañera del amor y, lo mismo que sus modelos, toma regularmente baños con su esposa. En el mundo de Hal, el amor son bañeras y las bañeras son amor.

photographerhal.com