todo lo que necesitas saber para trabajar en una firma de lujo

En la segunda de nuestra serie de artículos creados en colaboración con 1 Granary y la fundación Sarabande de Lee McQueen, la persona que contrató a todos tus diseñadores favoritos de LVMH ofrece consejos a los jóvenes diseñadores que se estén...

|
20 Julio 2017, 9:20am

Este artículo fue publicado originalmente por i-D UK. 

Conforme han ido aumentando las tasas de matriculación, el valor de la educación se ha ido vinculando cada vez más al acceso al mundo laboral. Los rankings de las principales universidades y sus campañas de marketing priorizan el empleo tras la licenciatura en lo que respecta a la evaluación de su calidad. Incluso las escuelas de arte tienden a considerar la inserción laboral posterior por encima del desarrollo personal o el éxito de crítica. Comprensiblemente, los estudiantes asumen un riesgo financiero enorme cuando se matriculan y desean asegurarse de que han invertido bien el dinero. No obstante, la educación en el mundo de la moda está especialmente poco equipada para preparar a los estudiantes para su carrera profesional. Lo cierto es que la contratación de recién graduados pocas veces es tan alta como se dice.

Puede que las escuelas de moda estén anunciando orgullosas que más del 80 por ciento de sus licenciados han encontrado trabajo el año siguiente a su graduación, pero se ofrece muy poca información sobre el tipo de puestos ―o incluso sobre el sector― en el que trabajan. Si miramos atentamente la lista de alumnos, quizá encontremos que solo unos pocos graduados en diseño de moda están trabajando como diseñadores. El acceso al mundo laboral es una poderosa herramienta de comunicación para atraer estudiantes, pero parece olvidarse tan pronto como estos pagan la matrícula.

Aunque lo creativo y lo conceptual siguen siendo el foco de la formación en moda, otras instituciones han comenzado a organizar nuevas formas de preparar a los recién graduados para el mundo en el que están a punto de entrar. 1 Granary se alió con Sarabande, la fundación de Lee Alexander McQueen, para ofrecer una serie de charlas con el fin de proporcionar a los jóvenes diseñadores los conocimientos que no pueden encontrar en las aulas. La semana pasada invitaron a Gena Smith, Vicepresidenta Sénior de Recursos Humanos en LVMH.

Resultó sorprendente y decepcionante saber que los estudiantes parecen estar perdidos a la hora de presentarse ante quienes les pueden contratar.

Gena Smith indicó lo mal preparados que están los estudiantes para enfrentarse al mundo real. "Resultó sorprendente y decepcionante saber que los estudiantes parecen estar perdidos a la hora de presentarse ante quienes les pueden contratar", exclamó. Dado que este tipo de escuelas prácticamente no invierten tiempo en preparar a los estudiantes para las entrevistas de trabajo, los jóvenes graduados se presentan a esas reuniones sin tener ni idea de cómo actuar o responder. Los candidatos deben aprender a expresar sus ideas claramente y de forma breve. No deben dejar que sea la empresa la que investigue sobre sus logros.

Gena destacó la importancia de saber expresarse y articular la propia visión. Ser capaz de transmitir tu proceso conceptual en la práctica, junto a un profundo conocimiento de tu forma de trabajar, permite a las firmas de moda saber si existe potencial en el hecho de darte la bienvenida a bordo. En el caso de J.W. Anderson, fue su forma de hablar sobre la marca y su visión de 360 grados para Loewe lo que convenció a LVMH de que era la persona indicada para el puesto de director creativo. La capacidad de asimilar la filosofía de una marca y de construir una visión personal parece ser una característica clave que buscan las compañías, especialmente para puestos de liderazgo.

Sin embargo, esto no significa que debas ser egocéntrico. Las escuelas de moda siguen educando a gente de fuerte personalidad que a menudo debe esforzarse mucho por encajar dentro de una empresa en la vida real. Cuando le preguntaron qué habilidades o cualidades busca en un diseñador, Gena prefirió no dar una lista de características especiales para repasar a la hora de presentarse a un puesto. En lugar de ello, repetidamente hizo hincapié en la importancia de la humildad y la capacidad de trabajar no solo creativamente, sino también en colaboración: "El comportamiento de diva está pasado de moda. Es preciso saber crear entornos en los que la gente se sienta motivada para trabajar y prosperar, tanto a nivel comercial como a nivel creativo. Queremos construir organizaciones con líderes capaces de inspirar al equipo. Cada vez priorizamos más el trabajo en equipo, la colaboración, la humildad y la agilidad en las personas". Una vez más, las escuelas de moda no están preparando adecuadamente a los estudiantes y se centran en la individualidad y no en el trabajo en equipo.

Con una cultura que normaliza el trabajo excesivo y anima a los estudiantes a esforzarse cada vez más, preguntaron a Gena qué planean hacer las marcas de lujo para asegurarse de que sus diseñadores no se quemen. Gena admitió que no hay una solución fácil y explicó que depende del director creativo. Ellos son quienes deciden la cultura de trabajo de su equipo, lo que dificulta a la empresa poder mejorar las cosas, aunque ahora hay menor tolerancia hacia los comportamientos de diva: "Antes se gritaba y se chillaba mucho, pero creo que ya nadie quiere que le dirijan así. Debemos inspirar, animar y apoyar a la gente, y también cuestionarnos a nosotros mismos. Quizá estoy siendo ingenua, pero no creo que sea imposible ser respetuoso mientras se empuja a la gente a salir de su zona de confort en lo que respecta a la creatividad".

El comportamiento de diva está pasado de moda. Es preciso saber crear entornos en los que la gente se sienta motivada para trabajar y prosperar, tanto a nivel comercial como a nivel creativo.

A aquellos preocupados por la idea de que trabajar en Zara podría poner en riesgo sus expectativas de futuro, Gena transmitió un mensaje de tranquilidad. Se mostró partidaria de la mentalidad de aceptar cualquier experiencia laboral como una oportunidad de aprendizaje. "Aunque quizá no estéis en el extremo más elevado del diseño, no creo que despreciemos experiencias así. Somos capaces de entender lo difícil que resulta estudiar a tiempo completo y trabajar a la vez. Respetamos absolutamente a empresas como Zara".

Otro tema importante fue el de pasar de ser independiente a trabajar en una empresa. Según Gena, es prácticamente imposible pasar a formar parte de otra empresa si has intentado sin éxito crear y mantener tu propia marca durante una década. Sin embargo, no trata de disuadir a los jóvenes diseñadores de crear su propia marca. "Cada situación y cada persona es diferente. Tienes que conocerte a ti mismo. Rodéate de personas que sean como tú, que puedan apoyarte y al mismo tiempo ser sinceras contigo, cuestionar tus ideas e impulsarte adelante".

No obstante, no esperéis hasta la graduación para trabajar en alguno de estos sitios. Puede que a tu escuela no le importe lo que te suceda una vez te gradúes, pero a ti definitivamente sí debería importarte. Si te interesa encontrar un trabajo remunerado nada más graduarte, tienes que empezar a crear tu red de contactos con antelación. Las empresas constantemente comparten información entre ellas, así que no hay mejor momento para empezar a hacer conexiones que el presente.

La fundación Sarabande fue creada por el fallecido Lee Alexander McQueen para crear oportunidades para artistas y diseñadores creativamente osados. La fundación ofrece becas a siete de las principales universidades de arte y diseño del Reino Unido y su sede principal, un antiguo establo victoriano situado en Regent's Canal, en el este de Londres, alberga 15 estudios de arte subvencionados y un gran espacio de exposición. Actualmente está abierto el plazo de solicitud para ocupar estudios de arte en otoño de 2017. Para más información, visita su sitio web.

Recomendados


Texto Keoy Wan Hui
Traducción Eva Cañada

Tagged:
estudiantes
Opinion