chalecos de moschino y vestidos de dolce: hablamos con la estilista de 'la niñera'

Vamos más allá de las cámaras de ‘La niñera’ con la mujer responsable del estilo que definió la década de la señorita Fine.

|
24 Abril 2017, 7:40am

Antes de que Carrie Bradshaw demostrara su habilidad sobrenatural para conseguir pagar todo un vestuario de alta costura con un sueldo normalito, Fran Fine nos demostró cuántas prendas de Moschino podían comprarse con un sueldo de niñera. Aunque fue famosa por ser una experta en saldos que jamás compraba al por menor, también tenía un arma secreta: Brenda Cooper. La diseñadora de vestuario de la serie, ganadora de un Emmy, fue responsable de los cientos de looks icónicos que actualmente inundan tu pestaña "explorar" de Instagram.

Cooper conoció inicialmente a Fran Drescher a través de su trabajo en una serie anterior. Ambas conectaron en seguida y la futura Señorita Fine prometió que si alguna vez protagonizaba su propia serie se llevaría a la joven estilista con ella. Un año más tarde, La Niñera se hizo realidad y Drescher mantuvo su promesa. A lo largo de seis temporadas de La Niñera, las dos mujeres crearon un legado de estilo que aun hoy en día sigue atrayendo nuevos fans. Apoyándose en prendas contundentes de Marc Jacobs, Azzedine Alaïa, Todd Oldham, Anna Sui y Dolce & Gabbana, la serie ha sobrevivido como una colorida cápsula temporal de las mejores tendencias de moda de aquella década. Llamamos a Cooper para que nos contara cómo se crearon nuestros looks favoritos y para comprender la ciencia tras su exclusiva "Fórmula Nanny Fine".

La línea que separaba a Fran Fine de Fran Drescher estaba completamente desdibujada a propósito. ¿La caracterización visual se construyó en torno a ella?
No, de hecho no fue así. Mi primer trabajo oficial como diseñadora fue con Fran, entablamos una relación fantástica y ella simplemente me dejaba hacer lo que yo quería, cosa que no es muy habitual. Lo dejó todo en mis manos y yo supe con certeza desde el principio que quería hacer una declaración de estilo. Y supongo que lo hice.

Lo hiciste sin duda alguna. ¿Quiénes eran tus referentes por aquel entonces?
Sinceramente, trabajo de forma muy orgánica e intuitiva. Me encanta la moda, a Fran le encanta la moda y a las dos nos encanta el estilo, así que la cosa evolucionó sin pensar realmente en ello. Yo tenía una prenda que había utilizado recientemente en otra serie, un chaleco de Moschino. Lo miré y pensé, "esto es algo que quiero hacer". Me encanta el color y me encanta el atrevimiento y ese chaleco fue la inspiración para toda la serie: era sexy, era descarado. Quería forzar el envoltorio pero que siguiera teniendo estilo.

"Esta era la copia de un vestido carísimo de Hervé Léger. Unos 10.000 $ (9.300 € aproximadamente), si no recuerdo mal. [Primero] me lo prestaron, pero después lo necesité unos meses más tarde para rodar otra cosa y no pude conseguirlo, así que tuve que crear una copia. Esta copia. Empleé neopreno, que no se usaba mucho por aquel entonces, para copiar la elasticidad del vestido de Hervé Léger", explica Brenda Cooper.

Recuerdo ese chaleco perfectamente. Ahora hay un montón de imágenes con una foto de Fran junto a una foto de Kate Moss o Linda Evangelista llevando la misma ropa. ¿Estabas muy conectada con la comunidad de la moda en los noventa?
Tengo que ser sincera, en aquella época realmente no seguía nada. Solo sé lo que me gusta y entonces voy y lo hago. [Mientras trabajaba en la serie] estaba en Beverly Hills y tenía un presupuesto, así que iba de compras y veía prendas que eran increíbles, pero nunca me fijaba en nadie para crear el estilo. En aquella época, a mis ojos, la gente no trataba realmente la moda y el estilo con la importancia que merecían. Pero yo pensaba, "Bueno, tengo este trabajo, así que voy a hacer una declaración de principios. Voy a mostrar que la moda y el estilo son importantes y que pueden causar un gran impacto".

Hay grandes nombres que aparecen una y otra vez (Dolce & Gabbana, Moschino, Anna Sui). ¿Trabajabas directamente con los diseñadores?
Había un diseñador que me encantaba, Todd Oldham, así que Todd fue una inspiración para mí. Trabajé junto a él codo con codo y nos prestó algunas cosas, pero la mayor parte del tiempo lo que hacía era ir a Beverly Hills y comprar las prendas. En aquella época era diferente: la televisión se mueve tan deprisa que necesitaba cosas inmediatamente. Hacía como 70 conjuntos a la semana ―me encargaba de los extravagantes looks de Fran, pero también me encargaba de toda la serie― y no tenía tiempo de ponerme en contacto con los diseñadores. Solía ir a todos los grandes almacenes y repasaba todos los estantes. Por entonces, Dolce & Gabbana tenía mucha personalidad, toda su ropa con estampados de frutas, con tanto color y tan divertida... Su ropa era toda una declaración de estilo atrevido, pero con sentido del humor y un toque de inteligencia.

Suena como el trabajo más increíble del mundo. Ganaste un Emmy por la serie, pero parece que la etiqueta de culto ha florecido a través de internet. ¿Qué opinas de esta nueva ola de interés?
¡Me encanta! Cuando creé la serie quería superar la prueba del tiempo. Ahora que he seguido adelante con mi vida y mi carrera y he tenido hijos, una parte de mí no le ha prestado atención. He regresado a ello en el último año más o menos. La moda me apasiona y también crear looks y estilos con sentido del humor. Me encanta que haya tantas niñas y adolescentes que se sientan atraídas por mi trabajo de entonces. Sigo teniendo amigas que quieren que las vista como a la niñera. Es muy conmovedor y emotivo. He visto un montón de comentarios online en los que algunas personas cuentan historias sobre su vida diciendo que la serie y el look de Fran, su atrevimiento, les ayudaron en tiempos difíciles. Eso para mí es absolutamente indescriptible. La gente dice que la imagen es superficial, pero yo creo que es muy poderosa. Puede producir un impacto enorme en cómo nos sentimos, cómo nos comportamos y cómo nos perciben los demás.

¿Tienes algún look favorito que para ti destaque entre los demás como Fran en estado puro?
Sin duda. Había una fórmula, la "Fórmula Fran Fine". Estaba compuesta por una falda negra de tubo, un jersey negro de cuello alto, zapatos de tacón alto de ante negro y después yo le ponía un chaleco. Los chalecos eran geniales. Sigo teniendo un montón de chalecos aquí. Siempre digo que Fran y yo éramos el equipo de estilo perfecto. Trabajaba con ella todos los miércoles por la tarde, creábamos una estrategia y yo le mostraba percheros completos de ropa para que se la probara. Yo separaba algunas prendas, recortaba las mangas de aquí y las añadía allá, unía las prendas y las mezclaba. Ninguna prenda salió del perchero y después salió en pantalla sin que antes nosotras le hubiéramos añadido una modificación o algún adorno. Era un trabajo de equipo. Ella confiaba en mí y todo fluía fácilmente y sin esfuerzo. ¡Era el trabajo más divertido del mundo!

@brendacooperstyle

Recomendados


Texto Wendy Syfret
Polaroids cortesía de Brenda Cooper

Tagged:
TV
Television
Entrevista
estilo
Fran Fine
Estilismo
The Nanny
brenda cooper
entrevistas de moda
la niñera
fran frescher