jacquemus presenta en marsella al nuevo adonis mediterráneo

El diseñador escogió una paradisíaca cala de Les Calanques para celebrar el desfile de su primera colección masculina, 'Le Gadjo'.

|
jun. 26 2018, 10:10am

Si hay un diseñador joven que esté marcando la diferencia en la industria de la moda, ese es Jacquemus. Lleva varias temporadas haciéndolo en la moda femenina —sin ir más lejos, con su celebrada colección 'La Bomba' que ha conquistado el corazón de medio mundo—, y ahora lo acaba de hacer con su primera colección masculina. Simon ha querido dejar a un lado la sobriedad y el lujo de París y, para ello, ha trasladado a todo el mundo a la tórrida luz de su querida Marsella para presentar al "hombre Jacquemus": sensual, sexual, mediterráneo, bronceado y diverso.

Una aislada cala de la bahía Les Calanques fue el escenario perfecto para presentar 'Le Gadjo', un enclave paradisíaco que mereció el viaje de un grupo de selectos editores y estilistas que se tomaron la molestia de coger el avión, el tren o el coche para asistir al evento, que se produjo un día después de que la temporada masculina se cerrara oficialmente. "Son como unas mini vacaciones en el mundo de Jacquemus", afirmó el diseñador después de bañarse justo antes del espectáculo.

La situación no estuvo exenta de cierta guasa: minibuses propios de una excursión de jubilados, personajes emblemáticos de la industria bajando por un empinado sendero hasta el escenario del desfile, toallas azules a modo de asientos y hasta una mujer protestando a gritos porque querían interrumpir su hora del baño. Mientras tanto, los invitados se aglomeraban en una larga cola para probarse el ya icónico sombrero gigante de 'La Bomba'.

Y, al fin, comenzaba el desfile: lleno de energía, de jerseys holgados, de azules y de mini bolsos colgados del cuello. Simon Porte Jacquemus le ha dado la vuelta al típico casting que impera hoy en día en la industria de los modelos masculinos; le dice adiós al 'twink' para darle la bienvenida (de nuevo) al atleta de cuerpo escultural. Para 'Le Gadjo', el diseñador ha creado a una especie de adonis francés contemporáneo donde el erotismo es un factor esencial para entender la colección. "No creo que haya un chico mediterráneo en el mercado, con una energía [soleada] como esta", añadió en su manifesto.

No faltaron los clichés, como los estampados con girasoles, las camisas abiertas con el pecho al aire y las gruesas cadenas asomando sobre el mismo. "Crecí aquí, con esas camisas blancas de sábado por la noche limpias y planas, que resaltan el bronceado en verano... Crecí aquí, descalzo, con el pecho desnudo y rociado de un fuerte perfume. Crecí aquí, en el Mediterráneo", rezaba la presentación de la colección.

La intención de Jacquemus quedó clara: crea ropa real para hombres reales, que es a lo que parece apuntar toda su estrategia de marca. Sin duda, y una vez más, ha conseguido convertir el estilo de vida del sur de Francia y su Provenza natal en objeto de deseo para medio mundo.