masculinidad naif y la erótica del detalle: te presentamos el mundo de miguel de gil

El joven fotógrafo tiene el don de construir discursos a través de pequeños fragmentos de la vida cotidiana.

por Raquel Zas
|
28 Junio 2018, 8:37am

Puede que si te hablamos de Miguel de Gil, enseguida te venga a la cabeza su trayectoria como diseñador, pero el almeriense dejó hace un tiempo los desfiles por la fotografía, y lo cierto es que se desenvuelve igual de bien. En sus imágenes, podemos percibir ese aire intimista de los que saben capturar la belleza de los detalles, de los que saben ver el significado escondido tras un mural de lunares en una espalda o tras una piel erizada. Hace unas semanas finalizaba su primera exposición, Soulagé, en el mítico Bar Cock de Madrid. Hablamos con él para descubrir los entresijos de su universo artístico.

¿Cómo te has iniciado en el mundo de la fotografía?
Empecé hace dos años a tontear con la fotografía por cuenta propia con una cámara analógica y Polaroids. Progresivamente, he ido mezclándolo con digitales, pero siempre acabo imprimiendo y haciendo copias de todo. Veo la imagen como objeto que me gusta atesorar, y esta es la forma de entender la fotografía que me interesa; trato de encontrarme en ese proceso de 'objetualización', usando conceptos básicos y cotidianos.

¿En qué se centra tu trabajo?
Mi trabajo se centra en detalles cotidianos. Trato de hacer una búsqueda de conexión social en todo, estoy trabajando eso. Aunque es cierto que hay una fijación por detalles y aspectos que respira la masculinidad en cada cosa que fotografío, incluso ciertas naturalezas muertas que son de alguna manera como un resto de vida, la mayoría de veces en esencia masculina.

¿Cómo escoges a los protagonistas de tus imágenes?
La mayoría de veces son caras que acostumbro a ver en mi entorno, a veces amigos. Suelo centrarme en personas en concreto que despierten aptitudes que me gustan, aunque en la foto no se vean, esto conlleva para mí una búsqueda —muchas veces inconsciente— de heroicidad en el sujeto. Y me gusta que esta búsqueda no pueda ser controlada; la relación de dos personas y cómo actúan durante el momento de disparar un retrato es algo que no se puede controlar del todo, viene siempre del subconsciente. Esta mezcla entre azar y control es lo que me parece tan interesante cuando fotografías personas. Si fuera controlado y no existiera ese accidente, el resultado seria una foto de ese control, y no es eso lo que busco.

¿Cuáles son tus referentes?
Me ha gustado siempre Jenny Holzer, el proceso de Wade Guyton y he seguido de vez en cuando el trabajo de apropiación de Richard Prince. No obstante, ahora mismo lo que me mantiene atento a determinadas personas es el activismo. Creo que, hoy más que nunca, la gente en general y los artistas deberían estar más involucrados en aspectos que afectan a la sociedad, porque al igual que hay tecnología en todo, también hay política. La forma en la que se contempla una fotografía depende muchas veces de concepciones políticas. Ya sabemos todos que lo bello no es igual en todos los sitios del mundo.

Aunque no tenga un fin artístico, me pareció muy interesante la campaña Anti-Brexit que hizo el año pasado Wolfgang Tillmans, así como las reflexiones constantes sobre las fronteras que hace en su trabajo. Es una responsabilidad defender las libertades y los valores que sustentan nuestras vidas como ciudadanos frente al auge del autoritarismo e intolerancia que amenaza la UE.

¿Un joven fotógrafo o fotógrafa emergente que nos recomiendes?
El trabajo de Camille Rouzaud. Me gusta su forma de componer y los personajes que usa.

Por el trabajo que hemos podido ver hasta ahora, tu trabajo se centra en la figura masculina. ¿Te has planteado fotografiar a mujeres?
También fotografío mujeres. No tengo un criterio meticuloso sobre los sujetos que fotografío, simplemente lo hago porque en el momento de retratarlos me atraen actitudes o rasgos, a veces no hay una explicación clara.

Tienes mucho interés por la impresión digital. ¿Qué te ofrece este formato?
Ahora mismo hay muchas formas de impresión digital que no existían hace diez años, y esta tecnología esta evolucionando rápido. Me permite experimentar con papeles que no he trabajado nunca. Me parece muy excitante todo ese proceso de decisiones hasta materializar la foto.

¿Cómo logras abrirte camino en un mundo tan sobrecargado de fotógrafos? ¿Es posible hacerlo sin la ayuda de las redes sociales?
Mi manera de ver la figura del artista actualmente, cuando existe tanta oferta, no es tanto la expresión sino la contribución; ver de qué manera puede contribuir una persona al panorama conociendo a los artistas mayores que tú y a los que están caminando a tu lado. Esto constituye un ejercicio básico para mí, a parte de simplemente "expresarme". Y creo que si ofreces un discurso honesto sobre algo llevado a cabo desde tu personalidad y modo de ver las cosas, esto marca siempre una diferencia con el resto. Nadie siente ni ejecuta las cosas de la misma manera. Respecto a si es posible sin redes, es un canal directo y eficaz para llegar a la gente, tanto a la que pretendes interesar como a la que no sabías que interesabas, no hay duda de que hay que existir ahí.

A pesar de que tu principal vía de expresión es la fotografía, también escribes y trabajas sobre otras técnicas mixtas. ¿Nos puedes hablar más sobre esto? ¿Sobre qué escribes?
La manera de exponer la fotografía es muy importante para mí porque todo cambia según el contexto y la manera de resolver el espacio; todo comunica algo diferente según se haga. No me refiero tanto a la interpretación del espectador, sino a que yo quede satisfecho personalmente con esa comunicación. Por eso me gusta pensar en la fotografía dentro de una instalación sin limitaciones de ningún tipo. Me interesa también crear material de audio y vídeo.

Me gusta escribir de manera espontánea sobre cuestiones sociales que me enfadan o llaman la atención desde un punto de vista fotográfico, a modo de ensayo. Me ayuda a entender y dirigir los pasos que doy aunque aún no he encontrado un proyecto claro para estos textos.

¿Qué otros proyectos tienes entre manos?
Este verano estoy haciendo unos visuales que contienen un diálogo entre tecnología e impacto ambiental. Detalles de paisajes industriales que lanzan cuestiones al aire y retratos de gente que he conocido últimamente.

Tagged:
arte
Cultură
miguel de gil