Imagen cortesía de Gucci

la nueva campaña de gucci es un homenaje a los coleccionistas obsesivos

Dedicado a todos los Guccifílicos del mundo.

|
jul. 4 2018, 7:00am

Imagen cortesía de Gucci

Tan poderosos son los anuncios de Gucci que una humilde tienda de patatas fritas se convirtió en un sitio de peregrinación después del lanzamiento de su última campaña con Glen Luchford. Ok, es cierto que Harry Styles (y su gallina de mascota) podrían haber tenido algo que ver con la afluencia de amantes de la moda hambrientos en busca de comida procesada y frita, pero lo cierto es que la firma italiana es una de las más influyentes del momento. Durante los últimos tres años, el director creativo Alessandro Michele ha supervisado la transformación hiperreferencial de Gucci y, como su mundo de collages adornado sigue seduciendo a críticos y consumidores por igual, sus campañas han mantenido la capacidad de sorprendernos. Solo en las últimas temporadas hemos pasado la noche con los bailarines del Northern Soul, hemos explorado galaxias lejanas, reimaginado obras de arte icónicas, viajamos de regreso al Harlem de los 80 y hemos comido fish and chips con Harry Styles. Para la campaña otoño/invierno'18, Glen Luchford reimagina a la tribu de forasteros de Gucci como un grupo de coleccionistas obsesivos de arte y artefactos.

"Mi trabajo es inventar posibilidades", explicó Michele en el backstage después de presentar su nueva colección. "Todos somos híbridos. Es algo que tenemos que cultivar y cuidar a diario". Sobre la base de la declaración de" la creación es un acto poético "de la temporada anterior, el profesor loco de la moda sugirió que su papel como diseñador era similar al de un cirujano: su objetivo es el de cortar, empalmar y reconstruir materiales y telas para crear una nueva personalidad e identidad con ellos. Mientras la campaña deja las cabezas cercenadas, los bebés dragón dormidos, los cuernos de fauno y los terceros ojos en la pasarela, las imágenes hacen eco del mensaje de la colección: "sé tú mismo, ámate a ti mismo". Aquí, cuando sus obsesiones se yuxtaponen con las del usuario, nace una nueva identidad.

El comunicado de prensa de la campaña nos informa que fue inspirado "por esas personalidades excéntricas que buscan apasionadamente pinturas, antigüedades, objetos raros y otros artículos de colección vintage". La campaña se desarrolla en salas dedicadas a una variedad de colecciones, cada imagen contiene un personaje rodeado por sus objetos cuidadosamente amontonados. El resultado es una ventana a una serie de mundos muy personales, donde la abundancia y la pasión están en el punto de mira. Si eres un virtuoso (coleccionista de arte) o arctófilo (coleccionista de osos de peluche), lepidóptero (coleccionista de mariposas) o porcelanato (te dejaremos adivinarlo), esta campaña celebra tus obsesiones y, aunque algunas facciones de la sociedad pueden considerarte como un bicho raro, deberías lucir tu insignia con orgullo. Aquí está la nueva campaña para todos los Guccifílicos.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.