descubre los rostros de midland, la agencia de modelos que busca otro tipo de belleza

Porque las reglas de la industria están cambiando.

|
28 noviembre 2016, 11:07am

"No es como teñirse el pelo rosa, es una forma completamente nueva de ver a la gente", dice Walter Pearce, explicando el cambio en el sistema de selección de modelos que comenzó con marcas como Hood By Air y Eckhaus Latta en Nueva York, y que desde entonces se ha extendido a todos los niveles de la industria de la moda. Es un cambio hacia lo que Walter llama "extraño, pero en el buen sentido", muy lejano a "ese estándar de belleza femenina que se encuentra por todo Nueva York". Y es en parte esto lo que llevó a una marca con siglos de antigüedad como Balenciaga a contar con artistas y DJ en sus pasarela este año.

Este verano, Walter y la fotógrafa Rachel Chandler fundaron Midland, una agencia de modelos y casting que da visibilidad a esta belleza tan demandada. Su objetivo es asegurarse de que los modelos seleccionados a través de Instagram y directamente en la calle, los skaters y los club kids que ahora tanto codician las marcas― obtengan trabajo y cobren por ello, mientras mantienen su cordura y estilo de vida.

"Hemos hablado de lo drástico que ha sido el cambio en los castings en los últimos años, de cómo muchos estudiantes o artistas son ahora modelos porque su look resulta deseable, pero no tienen quien les represente", explica Rachel. "Y si no estás bien representado, a menudo tu trabajo termina mal pagado, por lo que Midland tiene dos vertientes: es una agencia de casting, pero también una agencia de modelos".

Rachel y Walter actualmente representan a dieciséis modelos, además de hacer castings y ejercer como consultoría para marcas como Junya Watanabe, Eckhaus Latta y Hood By Air. "Creo que, hasta ahora, el mayor cumplido que he recibido fue por parte de un amigo que no está en la industria", dice Rachel. "Me dijo: 'Cuando veo tus modelos quiero saber más sobre cada uno de ellos. Quiero saber quiénes son'".

Rai, uno de los modelos de Midland, fue al mismo colegio que Walter, al norte de Nueva York. Mide más de 1,80 cm de alto, su piel es luminosa, lleva el cabello largo y tiene una nariz respingona, como un personaje de anime. "Cuando empecé a hacer castings me vino él a la cabeza", dice Walter. "Pero creo que aún no había desarrollado suficientemente mi estilo, no tenía bastante seguridad para saber que él era realmente tan bueno".

Walter, que tiene ahora 21 años, comenzó su carrera durante su segundo año de secundaria. Hizo prácticas en la revista DIS magazine a los catorce años, antes de que un amigo mutuo le presentara a Shayne Oliver, de Hood By Air. A los dieciséis años comenzó a hacer prácticas con Oliver (a quien ahora se refiere como "mi madre"), ayudando a la marca con la selección de modelos. Ayudó a supervisar el casting de estudiantes que realizaron en plena calle para el desfile de la colección primavera/verano'16 de Oliver y mandó llamar a dos chicos que había conocido en Los Ángeles, que llevaban las caras cubiertas de tatuajes. Y el pasado septiembre, trabajando como parte de Midland, supervisó por primera vez el casting de Hood By Air. Rai desfiló con una camisa blanca con mangas tipo camisa de fuerza y con el pelo y la frente brillantes, cubiertos con una capa de vaselina de más de un centímetro de grosor.

"Cuando estábamos creando Midland, yo no paraba de decir, 'espera un minuto, este chico es una locura'", dice Walter. "Es curioso, conociendo el contexto, que él asistiera al mismo instituto que yo, en el norte, porque ahora obviamente tenemos una relación totalmente diferente".

"Todo esto es algo muy personal para nosotros, así que obviamente las relaciones son muy personales también ", continúa Walter. Dice que Guy, otro modelo que fue exclusivo de Hood By Air la temporada pasada, es como un hermano pequeño para él. A veces va a cenar a casa de Walter y le escribe mensajes de texto por su cumpleaños. "Básicamente hemos acabado con la idea de que disfrutar de ser modelo y conseguir trabajo es algo mutuamente excluyente. Ese ha sido nuestro estándar hasta este momento, en serio".

"Otra cosa que ha sido realmente genial es que las dos vertientes de la agencia se alimentan entre sí", dice Rachel. Ella trabaja con Eckhaus Latta durante todo el año y, a través de las convocatorias abiertas de la marca en Instagram, conoció a dos personas que terminaron firmando con Midland. "Hay otro chico que trabaja con nosotros, yo estaba comiendo en un restaurante de sushi en Avenue A y estaba literalmente a medio bocado cuando lo vi pasar. Corrí tras él y mi amigo pensó que estaba completamente loca; pero logré que firmara con nosotros e hizo la campaña de Helmut Lang para la que acabo de hacer el casting".

Igual que Walter, Rachel tiene muy buen ojo para detectar el talento en lugares inesperados, una habilidad que perfeccionó a través de su trabajo como fotógrafa. En marzo ayudó a seleccionar los modelos para el desfile de la colección otoño/invierno'16 de Demna Gvsalia para Balenciaga. "El director de casting era amigo de un amigo mío y necesitaba ayuda", explica. "Les sugerí a un par de personas ¡y terminaron aceptando todas mis sugerencias! Así que pensé: Vale, debo de ser buena en esto'".

"Realmente en este momento todo el mundo está interesado en este tipo de casting [callejero]", dice Walter, antes de enumerar los trabajos que ha hecho recientemente para marcas tan renombradas como L'Oréal. "Creo que antes había una línea muy clara entre las marcas que me contrarían y las que no, pero ahora esa línea está desapareciendo. ¡En los últimos dos días he trabajado con marcas que pensé que no se me acercarían ni pagándoles! Creo que también por eso Rachel y yo trabajamos tan bien juntos, esa es la razón de que seamos un buen equipo".

Le pregunto hasta qué punto piensa activamente en desafiar las ideas tradicionales de belleza cuando selecciona rostros menos familiares para las campañas y desfiles más importantes. "Por un lado es lo que me gusta, y por otro, hay un elemento en todo esto que ahora mismo tiene un carácter político. Cuando haces algo un determinado número de veces se convierte en una declaración", nos dice.

"Está sucediendo algo realmente positivo en este momento", continúa, describiendo rápidamente los cambiantes conceptos de belleza. "Ahora hay más oportunidades que nunca y quiero aprovechar el momento, quiero concentrarme en ello todo lo que pueda. Esta imagen tradicional de mujer ha durado doscientos años en el mundo de la moda, pero no va a durar para siempre".

midland.agency

Recomendados


Texto Alice Newell-Hanson
Fotografías cortesía de Midland