Hopper wears jacket CK Jeans. T-shirt AG Jeans.

hopper penn es la próxima gran estrella de hollywood

Hopper Penn es hijo de Sean Penn y Robin Wright, se llama así por Dennis Hopper, ama el skateboarding y la pizza, y sobrevivió a una experiencia cercana a la muerte siendo adolescente para convertiste en una de las jóvenes estrellas de Hollywood.

por Dean Kissick
|
02 Enero 2017, 10:26am

Hopper wears jacket CK Jeans. T-shirt AG Jeans.

"Estaba bebiendo y fumando con varios amigos", recuerda Hopper Penn, de 23 años, contando la historia de cómo casi muere cuando era adolescente y por qué aún tiene esa gran cicatriz en el puente nasal. "Quería patinar en una famosa montaña en Malibú en el que todos los Z-Boys solían hacerlo. Se llama Grey Fox. Lo había hecho unas cuantas veces antes, pero como era nuevo en la preparatoria, quería enseñarle a todos esos chicos que podía hacerlo. Así que empecé a descender y por la velocidad me empecé a tambalear, choqué con una roca pequeña y debido a que había estado bebiendo y fumando, no me detuve con las manos y me golpeé la cabeza. Mi cerebro se inflamó. Me tuvieron que hacer una cirugía cerebral inmediata: Tenía dos horas antes de morir o estar en coma".

Camiseta Lotties. Jeans AG Jeans. Gorra vintage de Vintage Archive.

Hay dos cosas que puedes notar en la nariz de Hopper Penn. La primera, realmente se parece a la de su padre, Sean Penn. Es una nariz famosa que ha pasado por generaciones en su familia. La segunda, tiene una cicatriz que es realmente genial. "Gracias", dice, "La odio. Pero ya me acostumbré".

Hopper dice que tiene suerte de estar vivo y que su recuperación no fuera tan mala pero, cuando le recuerdan que estaba a horas de la muerte, admite, "Sí, fue algo serio…". Hopper es una persona muy tranquila. Su padre es Sean Penn y su madre Robin Wright, sin embargo no es un chico malcriado de Hollywood. De hecho no le gusta Los Ángeles porque todos son muy absortos ("Sé tu mismo. No seas esta persona falsa que está tratando de verse como Johnny Depp, con quince bufandas cuando es un día de verano. Sé que llevo un gorro de lana, pero es porque me rapé y me queda muy mal"). Sin embargo, aquí estamos bajo el sol de Santa Mónica, a una caminata de veinte minutos de la playa, en la mañana del día de las elecciones en Estados Unidos. Hopper aparece en monopatín con unos tenis gastados, jeans azules, una camiseta blanca y un gorro de lana. 

Camisa American Eagle Outfitters. Pantalones Dickies. Tenis Vans. Gorro CK Jeans.

Nos paramos fuera de la valla del skatepark Cove, donde suele patinar. El mejor truco que ha hecho, dice (encogiéndose un poco de hombros) que fue un frontside Smith grind en la esquina lejana del bowl -de cuatro metros de altura- cuando tenía alrededor de 16 años. Hopper recibió su primer monopatín en su cuarto cumpleaños, cuando estaba viviendo en Australia donde su padre estaba filmando una película. "Durante cinco meses, descendía por el monte con mi trasero", recuerda Hopper. "Después nos mudamos de vuelta a Estados Unidos y mi padre me dijo, 'No te compré un monopatín para que hagas eso. Súbete y ponte de pie'. Mi padre solía patinar cuando era más joven, y es un gran surfista. Pronto me hice adicto al skateboarding y lo practicaba a diario, todo el día". Su carrera como actor empezó de una forma similar, cuando Hopper le preguntó a su padre si podía ser asistente de producción en un filme que estaba dirigiendo, The Last Face: "Me dijo, 'no, actuarás en ella'. Y yo le dije, 'jódete, nunca actuaré en mi vida'. No me gustaba mucho, estaba apenado y era tímido. Después me mostró cuánto me podían pagar, y fue como, 'está bien, ¡voy a hacer esto!'. Leí el guión del personaje y mi padre me dijo, 'de todos modos se parece un poco a ti. Lo único diferente es que tú no pilotas helicópteros'. Pensé, ya soy una de esas dos cosas. Simplemente tengo que aprender a pilotar helicópteros y ya estaría listo".

Unos cuantos amigos y yo nos emborrachamos filmando War Machine. Bebíamos Jim Beam todas las noches. Queríamos sentirnos como si estuviéramos en esa mierda todas las mañanas. Así fue, y creo que funcionó bastante bien.

Recientemente, Hopper ha estado en Oriente Medio filmando War Machine, una comedia de humor negro dirigida por David Michôd y basada en el libro de Michael Hastings The Operators: The Wild and Terrifying Inside Story of America's War in Afghanistan. Interpreta a Nick, un artillero en la infantería de marina, junto con Will Poulter, Keith Stanfield, y Brad Pitt. "Esa fue la experiencia más genial que he tenido", dice Hopper, "ir a Abu Dhabi y trabajar en esa película. Todos nos iríamos a descansar a las 11 de la noche, cenar, beber algo, y despertaríamos a las cuatro de la mañana para que nos raparan la cabeza y nos colocáramos el equipo. Es un equipo de 36 kilos. La temperatura es de 40 grados a las siete de la mañana. Estábamos en un campamento en medio de la nada. Aceptamos estar ocho días de campamento pero ninguno de nosotros tenía idea de lo que nos esperaba". Todos vomitaron ese primer día, pero eso los unió. "Fue genial obtener esa fraternidad. Nos llevaron a esa mierda. Unos cuantos amigos y yo nos emborrachábamos todas las noches y bebíamos Jim Beam. Queríamos sentir como si estuviéramos en esa mierda todas las mañanas. Así fue, y creo que funcionó muy bien".

Cazadora Louis Vuitton. Gorra vintage de Vintage Archive.

Así que, ¿qué le depara al joven que le gusta actuar y patinar y no le gusta Los Ángeles? Hay una pista en la camiseta que de Lamonica's que lleva, una pizzería en Westwood Village que hace toda su masa para pizza en Brooklyn y la envía por todo el país. "Ahora", dice Hopper, "lo único que quiero hacer es teatro, si es posible. Estoy tratando de mudarme a Nueva York cuando sea financieramente posible. Nueva York es mi ciudad favorita. Por ejemplo, las mujeres que veo. Me enamoro diez veces al día cuando estoy ahí…".

Recomendados


Texto Dean Kissick
Fotografía Bruno Staub
Estilismo Julian Jesus
Peinado Ramsell Martinez de Streeters usando R+Co
Técnico digital Morgan Acaldo
Casting Keegan Webb.

Tagged:
Hollywood
Entrevista
Sean Penn
Cultură
the big issue
bruno staub
hopper penn
entrevistas de cine