Publicidad

los chicos que están redefiniendo el concepto de masculinidad

Analizamos la forma en la que los modelos masculinos y los diseñadores están desafiando los roles de género.

por Jack Moss
|
12 Junio 2015, 7:25am

Jacob Mallinson Bird tiene 21 años, es modelo y ha estado muy ocupado últimamente alternando sus estudios en la Universidad de Cambridge con su álter ego Dinah lux -la drag queen en la que se convierte en sus ratos libres- y su lucha a favor de los derechos de los homosexuales. ¿Su último logro? Una emotiva charla TED (The Painted Face of a Queer Future) dirigida a chicos como él.

Aunque no cumple con ninguno de los estereotipos que giran en torno al modelo masculino, el británico representa a esa nueva ola de chicos que están dejando de lado los cánones de belleza y han cambiado nuestra percepción sobre lo que significa "ser un hombre" en el mundo de la moda.

"Hace diez años, practicamente toda la industria de los modelos masculinos era hetero (o eso pretendían que pensáramos), pero las cosas ya no son como antes. Lo que quiero decir es que, aunque todavía existen los 'chicos Versace', la nueva estética se decanta por la inocencia de los jóvenes -casi queer- con los ojos saltones y ha dejado a un lado el prototipo del macho", asegura Jacob.

El británico tiene un contrato con Tomorrow Is Another Day: una agencia de modelos especializada principalmente en esos chicos que cuestionan los estereotipos de la masculinidad. Todos ellos son seleccionados por Eva Gödel -la jefa de la agencia-, que los encuentra investigando entre las subculturas repartidas por todo Europa: club kids, skaters fibrados o simplemente chicos que van de evento en evento. TIAD ha pasado de ser una agencia nicho a ser la principal fuente de chicos que desfilan en París, Londres y Milán. Hasta Raf Simons se ha acercado a Alemania en más de una ocasión para ver a las new faces de Eva.

Imagen vía Tomorrow is Another Day.

James Spencer -alto, delgado y de voz suave- es una de las nuevas promesas de TIAD y, desde que se mudó a Londres para estudiar en el London College of Fashion, también es drag:. "Me gusta entrar en lugares en los que que no sueles ver a un chico vestido de mujer y que la gente me mire, pero no es por llamar la atención: solo quiero ser diferente y demostrar que puedo vestirme como quiero", confiesa.

En TIAD no presionan a los chicos para que oculten su verdadero 'yo': "No parece que esté trabajando como modelo porque en la agencia nos dejan expresarnos como somos y mantener nuestros propios intereses", asegura James y lo cierto es la personalidad es algo que Eva tiene mucho en cuenta cuando selecciona a sus chicos. "Lo que hacen -además de ser modelos-, sus ideas, sus aspiraciones, sus planes... Eso es lo que verdaderamente me interesa: la persona", nos cuenta Gödel.


Joe de Tomorrow Is Another Day.

A pesar de la postura de Eva, los chicos a menudo se sienten presionados por las demás agencias. "A veces me pregunto si debería ocultar mi lado drag, ya que puede resultarle algo confuso a los directores de casting, pero la mayoría de las veces me da igual", explica James (que justo la semana pasada consiguió vestido de mujer). Las experencias de Jacob son similares: "Creo que muchos directores de casting lo odian, pero si no les gusta lo que hago, supongo que no merece la pena trabajar con ellos. Una vez me quedé súper cortado porque me encontré de fiesta con el asistente de un estilista muy famoso y yo iba vestido de mujer. Al día siguiente me dijeron que nos teníamos que ver y pensé que me iba a decir algo, pero resulta que le encanté y ¡quería ofrecerme un trabajo!".

Sin contar a los chicos que juegan con el género, la industria también ha visto un notable aumento en la cantidad de modelos abiertamente homosexuales, o eso es lo que dice Marc Sebastian Faiella, un modelo gay que se acaba de graduar en Parsons, la escuela de moda más conocida de Nueva York; "En las últimas tres temporadas, no soy el único que ha notado la avalancha de modelos maricas. He visto en más de una ocasión a chicos con tacones o parejas cogidas de la mano en los cástings".


Cyril de Tomorrow Is Another Day.

Todos ellos han sufrido las consecuencias de la homofobia alguna vez -ya sea porque les han dicho que tienen que ser más masculinos o les han censurado imágenes "sugerentes" en Instagram-. Por eso, Marc y sus amigos luchan para que los modelos no oculten quiénes son realmente solo por motivos laborales. "¿Que hay de malo en que a algunos nos guste besar a otros chicos?", pregunta. Aunque parece que la orientación sexual cada vez le importa menos a la industria de la moda: John Tuite y Carlos Santolalla ('Jarlos' para sus seguidores) fueron descubiertos en Instagram y se han convertido la primera pareja gay que ha firmado un contrato con una agencia de modelos.

Esta medida refleja un cambio de actitud hacia el género y la sexualidad. Un tema que se está empezando a cuestionar y del que cada vez se escribe (y se protesta) más. Los líderes de la revolución transgénero provienen de diversos ámbitos de la vida: está Panti Bliss, una drag queen que creó una campaña a favor del matrimonio gay en Irlanda; Laverne Cox, la actriz que ha desmotrado su influencia en la portada de la revista TIME; Paris Lees, el activista y escritor afincado en Londres que lucha por la visibilidad de la comunidad trans y Mykki Blanco, que defiende que puedes hacer rap y vestirse como mujer al mismo tiempo. Después están Jacob y sus amigos que -gracias al escenario de Sink the Pink- han encontrado su lugar para poder desarrollar su faceta drag.


Bouba de Tomorrow Is Another Day.

La moda no es inmune a estas influencias sociales. Para los diseñadores de moda masculina, estas cuestiones se han manifestado en forma de investigación sobre lo que significa ser un hombre y sobre cómo se debería vestir. J.W. Anderson es un claro ejemplo de la manera en la que la industria está cambiado los roles de género: hace un par de años, el diseñador presentó unos shorts masculinos que le presionaban la entrepierna a los modelos y daban la sensación de que eran asexuales. "Aplanar esa zona le resula muy inquietante a la gente", confesó en una entrevista para T Magazine.

Las propuestas de Anderson son solo una parte de esa tendencia creciente dentro del universo de la moda para hombre: está el chico sensual de Prada, los diseños dramáticos de Craig Green, la "mujer" de Ed Marler... Hasta las marcas con más prestigio de la industria están cambiando su percepción respecto al género. Alessandro Michele es el ejemplo perfecto: en su colección de debut para Guccí, presentó a un hombre que viste con blusas con lazos en cuello y camisetas de encaje.

En parte, hasta nuestra forma de comprar ropa ha cambiado. La modelo transexual Hari Nef apareció en el videoclip publicitario de Agender -la 'pop up store' de Selfridges dedicada a la moda de sin género- y demostró que esta nueva perspectiva ya no es una fantasía de unos pocos, sino que es algo viable e incluso comercial. ¿Significa esto que los roles de género son solo una tendencia de moda?

Alejandro de Tomorrow Is Another Day.

"Me preocupa un poco este tema", asegura Jacob y añade: "No quiero ser muy crítico -porque el hecho de que Selfridges hable sobre ello es maravilloso-, solo que no creo que lo hayan hecho de la mejor manera. Creo que el futuro de lo queer en la industria de los modelos y la moda tiene que ver más con ver el género como una construcción, que hacer ropa que acabe con los roles,  que muestre la maleabilidad de los mismos y sobre todo, que no se perciba como algo gay". Por ahora, Jacob ve su futuro lejos de la industria de los modelos y se decanta por el mundo del espectáculo, aunque admite que "no le diría que no a abrir un desfile de Dior".

Sea como fuere, puede que todavía quede un poco para acabar con los tabúes que giran en torno al sexo, pero lo que está claro es que este nuevo ejército de modelos nos están empezando a transportar a una fantasía contemporánea: una en la que puedes ser quien quieras y donde no importa lo que piensen los demás.

No te pierdas:
*Imagina que no hubiera diferencias de sexo y género (es más fácil de lo que parece)
*'Gender talents' es la prueba de que el género está sobrevalorado
*A Hood By Air no le importa la edad, la raza ni el género

Recomendados


Texto Jack Moss
Fotografía Piczo, J.W. Anderson primavera/verano 2015
Imágenes vía tomorrowisanotherday.de

Tagged:
gay
DRAG
Gucci
queer
Menswear
JW Anderson
agender
modelos
jack moss
piczo
ed marler
alessandro michele
tomorrow is another day
craig green