si el punk nunca muere, ¿cómo envejece?

La primera y genuina generación punk ha cumplido los cincuenta años con un potente arsenal de tecnología anti-envejecimiento a su disposición. La pregunta es: ¿Cómo se ha adaptado la generación que se enfrentó a la belleza conformista de los 70 a la...

|
05 Junio 2015, 3:22pm

Es difícil imaginarse la magnitud de la ruptura que supuso el punk para las normas de belleza convencionales. La condesa Pasha du Valentine, de 52 años, -que ahora es artista y vive en Brighton- recuerda su look de juventud de esta forma: "llevaba un cresta de infarto y me la teñía cada semana,: llevaba las cejas completamente depiladas; me pintaba una bandera británica con forma de relámpago en la cara, los labios de negro y rojo y llevaba una cadena que conectaba mi agujero de la nariz con uno de los siete que llevaba en la oreja. Rechazaba los ideales de belleza femenina y odiaba la pasividad de la estética femenina preconcebida. No puedo con lo convencional y la falta de imaginación".

Gail Thibert era cantante y teclista en la banda de punk Flowers in the Dustbin y, por aquel entonces, también quiso despotricar en contra de las normas: "No me sentía como una persona 'normal'. Yo quería ser diferente y lo cierto es que lo era".

En el caso Karen Amsden, la integrante de Hagar the Womb nunca trató de ir en contra de la masa: "Yo solo tenía una idea distinta sobre lo que era bello y me gustaban las mujeres alternativas. Las chicas como yo queríamos parecernos a ellas porque soñábamos con ser artistas y con tener una identidad distinta a la del resto. Vi la película Jubilee tantas veces que me obsesioné con el look de Jordan".

No querían dejar de ser mujeres: simplemente no se sentían identificadas con el concepto comercial sobre lo que significa ser mujer. "Si la gente cree que soy menos femenina por tratar de acabar con las construcciones patriarcales y culturales sobre la idea de masculinidad y feminidad, entonces sí. No soy femenina. De lo que sí estoy segura es de lo poderosa que me siento cuando voy por la calle y los hombres me juzgan", asegura Michelle Brigandage que, con 55 años, es la creadora de la marca de ropa Sexy Hooligans y canta en la banda Brigandage.

Hacer una declaración política tan audaz es relativamente fácil cuando eres joven, pero... ¿Qué pasa cuando te haces mayor? Michelle nos cuenta: "Cuando era una joven punk anarquista feminista me prometí a mí misma que envejecería de la mejor forma posible".

Hacerse mayor puede resultar muy difícil -seas punk o no- y lo más frecuente es que tu estilo personal evolucione con los años. "Me he relajado con la edad, pero todavía seguiría llevando cresta si me quedase bien. Hace un año, me hice un corte asimétrico, pero no es lo mismo", admite la condesa Pasha du Valentine.

En 1981, Karen Amsden tenía 17 años y tocaba en la banda feminista y anarquista Hagar the Womb y llevaba cresta multicolor:  "Me gastaba un bote de laca entero a la semana para mantenerla firma". Sin embargo, cuando la banda se separó, su gusto por la música y su estilo se transformó en algo más convencional. En su etapa de los 22 a los 46 años, se describe a sí misma como alguien "muy poco punk". "Creo que la mayoría de la gente que conocí en aquella época se sorprendería si supuiese algo sobre mi pasado anarquista punk", confiesa Amsden.

Pero cuando su banda se reunió después de 27 años, redescubrió sus raíces punk y paso de ser una autoproclamada 'ama de casa' y madre de dos niños pequeños con el pelo canoso a una "madre trabajadora en una banda punk": "He vuelto, en muchos sentidos, a mi "yo" original. El de los vestidos y maquillaje tipo años 50. Creo que nunca dejé de ser esa persona, solo que estuve perdida durante 20 años y lo cierto es que ha sido una gran sorpresa para todos ver a encontrarme".

Zillah Minx, vocalista de la banda Rubella Ballet, por su parte, no ha perdido absolutamente nada de su esencia punk con los años. Desde que descubrió esta forma de vida a los 15 años en 1976 (cuando se teñía el pelo rubio con colorante de cocina), nunca lo ha dejado de lado, "No, yo no me he relajado nada y estoy más que decidida a seguir vistiendo así. Es parte de lo que soy y quiero ser distinta a los demás, así que no intentéis engañarme con vuestros vaqueros azules y vuestras zapatillas blancas", explica MInx.

Pero, ¿cómo es convivir siendo fiel a esta estética en un entorno social convencional? Minx añade: "Los verdaderos punks son lo suficientemente inteligentes como para ganarse la vida con la música, la moda, los tatuajes, la fotografía... Llevo desde los 15 años siendo fiel a mi estilo y no importa cuántos trabajos convencionales haya tenido. Recuerdo que la reina de Inglaterra se presentó una vez en la organización en la que yo era voluntaria: la saludé y no dudé ni un momento en ponerme a hablar con ella".

Parece que para los punks y los rockeros alternativos famosos -como Siouxsie Sioux y Viv Albertine- sí existe la presión por mantenerse jóvenes y no les importa lo que tengan que hacer para conseguirlo. Debbie Harry confesó recientemente en una entrevista a The Telegraph que se había sometido a algunas operaciones de cirugía estética justificando que 'es parte de su trabajo'.

Hay gente que se somete este tipo de operaciones con un fin subversivo (porque te enfrentas al paso del tiempo), pero otros pueden pensar que lo que realmente estás haciendo es venderte al sistema y que te conformas con los ideales sociales que giran en torno a la juventud y a la belleza. "Puedo entender algunos hacerse un par de retoques te hace sentir mejor, pero tampoco me pondría Botox para que se me quede la cara inexpresiva. Tengo una amiga que se lo ha puesto y se le ha quedado la cara un poco rara", afirma Brigandage.

"El punk es aceptarse a uno mismo, en todas las formas y todos los tamaños", dice Thibert. Flowers in the Dustbin tiene una canción que dice: 'está bien ser feo', y lo cierto es que lo está. El punk atrae a todas esas personas que sienten que no encajan en el concepto de la 'normalidad' y esas son las personas que tienen un cuerpo y un aspecto fuera de lo común. Dentro de este universo, nadie les juzga y tienen la libertad para sentirse tal y como son.

"El punk rock es una actitud, no una estética", sostiene Michelle Brigandage a lo que Gail Thibert añade: "Es mejor ser punk por dentro. Si te fijas, verás que hay muchos miembros de bandas punk que no se parecen en nada a sus fans. ¡Es todo actitud! Si realmente alguien piensa que para ser punk tienes que ponerte un par de pantalones bondage y dejarte cresta, es que están equivocados y solo piensan en la moda (que, por cierto, es lo primero en contra de lo que se rebelan los punks).

No te pierdas:
*Los nuevos grupos punk liderados por mujeres
*Explorando la escena punk de Birmania
*La tendencia del pelo rosa arrasa en las pasarelas

Recomendados


Texto Bethan Cole
Fotografía Rainer Theuer