el lado oscuro de las películas de wes anderson

No te dejes engañar por esos pintorescos paisajes; bajo esa fantasía desenfadada que dibuja Wes se esconde un lado sórdido y violento.

|
28 Abril 2015, 1:30pm

Debajo de toda esa fantasía, de las preciosas chicas que usan coloridas sombras de ojos, de los hombres con uniformes, de una alegre banda sonora en francés y de un telón de fondo totalmente simétrico, los personajes de Wes Anderson lidian en muchas ocasiones con el lado oscuro de la psique humana. Depresión, suicidio, incesto -bueno, se trata de una hermana adoptada-, violencia y decapitaciones se disfrazan de comedia singular. 

A veces la tragedia tiene un lado romántico y el director explota ese recurso. Dávid Velenczei -un habilidoso usuario de Vimeo- ha juntado los momentos más desgarradores de películas como Rushmore, The Royal Tenenbaums, Life Aquatic, Viaje a Darjeeling, Moonrise Kingdom y El Gran Hotel Budapest para mostrarnos el lado más oscuro de la brillante mente de Wes.

"Mmmm me siento un poco solo estos días"
Nadie interpreta mejor a un hombre solitario y deprimido como Bill Murray. Es uno de los actores imprescindibles del director -ha aparecido en siete de sus películas- haciendo desde papeles protagonistas hasta simples cameos. "Yo siempre escribo pensando en Bill", confiesa Wes. 

Rushmore fue la primera película en la que aparece Murray, donde interpreta a un millonario cabreado con el mundo cuyos hijos son realmente insufribles. Esta escena, bien avanzada la película, llega después de que Bill haya tenido un mal día: su esposa le ha dejado, su amante pasa de él y su hijo le ha puesto un ojo morado. El "mmm" al principio de la frase "mmm me siento un poco solo estos días" es un ejemplo de la destreza de Anderson para jugar con la tristeza en un contexto irreverente. 

"Mañana me suicidaré"
Esta es la escena más triste de todas las obras del director estadounidense, donde consigue un equilibrio perfecto entre la comedia colorista y la desesperación. Luke Wilson interpreta a Richie Tenenbaum -el hijo predilecto de Royal Tenenbaum- que está enamorado de Margo, su hermana adoptiva. 

En esta secuencia, ambientada con el tema Needle in the Hay de Elliot Smith, Richie se corta el pelo y se afeita la barba para luego decirse a sí mismo frente al espejo: "Mañana me suicidaré". Esta es, en particular, una de las secuencias más oscuras de Anderson no sólo por su contenido si no por la falta de luz y los colores oscuros que dominan la escena. Puedes verla una y otra vez y no perderá su poder. 

"No merecía morir"
Todo el mundo sabe que no se mata al perro en una película. Puedes asesinar al amante, e incluso al personaje principal, pero nunca al perro. ¿Hay algo más triste que ver al mejor amigo del hombre asesinado por un hombre? Sin embargo, Wes sabe usar esa tristeza y convertirla en algo dulce. Mientras Sam y Suzy están huyendo de sus familias, de los servicios sociales y de los Khaki Scouts, Snoopy -el perro del campamento- es golpeado por una flecha perdida. "¿Era un buen perro?", pregunta Suzy. "¿Quién sabe? Pero no merecía morir", le responde Sam. 

"No le apuntes a él, es un becario que no cobra"
Entre la infinidad de secuencias cómicas de lucha en la filmografía de Anderson -desde la pelea entre los hermanos de The Darjeeling Limited a la batalla de penaltis en el vestíbulo de El Gran Hotel Budapest- se encuentra esta secuencia en la que Steve Zissou (Bill Murray) se enfrenta a una banda de piratas que han secuestrado su barco, golpeado a su hijo perdido (Owen Wilson) y tomado a su tripulación como rehén. Todavía vestido con su bata azul, Steve esquiva las balas como puede mientras intenta proteger el Belafonte.

No te pierdas:

*20 formas de convertir tu vida en una película de Wes Anderson
*Todas las canciones de las películas de Wes Anderson están en esta playlist
*Las obsesiones de Wes Anderson

Recomendados


Texto Sarah Raphael y Felicity Kinsella