esto es lo que puedes hacer si te importan los incendios de la selva amazónica

Nosotros también estamos molestos. Aquí explicamos cómo canalizar esa energía en algo útil.

por Douglas Greenwood
|
22 Agosto 2019, 4:29pm

Foto vía Rainforest Trust 

La imagen que está corriendo como la pólvora por todo el mundo parece una distopía. El lunes, la ciudad brasileña de Sao Paulo se cubrió de oscuridad en pleno día, y el mundo observó con horror lo que estaba ocurriendo. Lo que presenciaron fue el efecto de la selva tropical amazónica, a unos 2,700 kilómetros de distancia, que arde a una velocidad sin precedentes, causando que una nube de cenizas y humo bloqueara el sol. Una ola de incendios está arrasando el pulmón del mundo desde hace tres semanas, y la superficie afectada ha aumentado un 84% durante el mismo período del año pasado; 74,155 incendios que se originaron activamente entre enero y agosto. Pero de alguna manera, ninguno de nosotros lo sabía.

La forma en que funciona el ciclo moderno de noticias favorece las historias que nos afectan directamente o reflejan las circunstancias que son familiares para nosotros. Es por eso que cuando los incendios forestales de California comenzaron a arrastrarse hacia los jardines traseros de las Kardashians, o cuando el símbolo familiar del catolicismo occidental, Notre Dame, se envolvió en llamas, fue transmitido por los canales de noticias de todo el mundo. El público escuchó y reaccionó en consecuencia a ello. La selva amazónica, a miles de kilómetros de muchos de nosotros y poblada por comunidades indígenas que no tienen el poder de iniciar campañas de hashtags en Twitter, es, por esa lógica, menos prioritaria, pero NO DEBERÍA DE SERLO. Después de todo, una de cada cinco respiraciones que tomamos es posible gracias a que existe la selva tropical, uno de los pulmones del planeta.

Es por eso que se justifica la indignación que ahora se está extendiendo a través de Internet y los canales de noticias, aunque haya tardado en llegar. Algunos dicen que el cambio climático es el culpable; otros señalan con el dedo al presidente de extrema derecha de Brasil, Jair Bolsonaro, por desmantelar activamente las políticas establecidas para detener la deforestación y la cría de ganado en el Amazonas, algo que hizo a las pocas horas de asumir el cargo. Lo más probable es que sea una mezcla cáustica de los dos: uno avivando las llamas del otro.

Bolsonaro ha decidido que es mejor culpar a las ONG y organizaciones benéficas cuyo trabajo es proteger estos lugares de la destrucción masiva de los incendios. En declaraciones a un congreso de la industria del acero en la capital, Brasilia, dijo: “Sobre el tema de los incendios en la Amazonia, en mi opinión puede haber sido iniciada por las ONGs porque perdieron dinero, ¿cuál es su objetivo? Traer problemas a Brasil”. Vale la pena afirmar que Bolsonaro no tiene evidencia para respaldar estas afirmaciones; son hipótesis sin fundamento. En cambio, parece más probable que los fuegos fueran iniciados intencionalmente por ganaderos. La Directora Científica del Amazon Environmental Research Institute (IPAM), Ane ALECAR, ya ha dicho a la revista de carácter no lucrativo Mongabay que “el fuego que estamos viendo hoy es un fuego que está directamente relacionado con la deforestación”.

A diferencia de un desastre natural, la culpa de los incendios de la selva amazónica también está firmemente arraigada en la política. Entonces, cuando se trata de apagarlos y reparar el daño causado, ¿cómo podemos ayudar?

Podemos responsabilizar al gobierno de nuestro país
Tomando en cuenta que los incendios están directamente relacionados con las acciones del primer ministro de Brasil y sus aliados (o la falta de ellos), es justo decir que nuestro primera parada debería ser organismos gubernamentales poderosos en nuestros propios países que tengan la oportunidad de ayudar a cambiar las cosas. Necesitamos acción directa: boicots activos y protestas que pongan el mensaje en la mira de los productores de energía. Puedes firmar esta petición para exigir que la UE y las Naciones Unidas apliquen sanciones para obligar al gobierno de Brasil a abordar los problemas relacionados con la deforestación. Un abogado en Brasil incluso comenzó una petición para obligar al gobierno a investigar los incendios correctamente, y ya ha obtenido casi 600,000 firmas. O si quiere salir a las calles y protestar en su propio país, Extinction Rebellion ha organizado una protesta masiva frente a las embajadas de Brasil en todo el mundo a las 11 am de este viernes.

No dejes que muera como una #tendencia
¿Qué sucede cuando rezamos (#prayfor) por algo? La exageración inicial impulsa la lucha hacia la conciencia del público, pero sin acción, es igual de probable que el apoyo se extinga y lleve la lucha contra la deforestación masiva a donde comenzó. A diferencia de incidentes como el incendio de Notre Dame, este es un problema a largo plazo y generalizado, y el apoyo continuo y la presión necesarios para marcar la diferencia son vitales. Retweets y hashtags como #SaveAmazonia está bien, por ahora, pero ¿qué sucede cuando algo más toma su lugar en la lista de tendencias? Considera donar a Rainforest Action Network para proteger un acre y consulte con Rainforest Alliance para asegurarse de que el papel y la madera que utilizas sean sostenibles.

Cuestiona el consumo de soja, aceite de palma y carne
Todos sabemos que la mejor manera de reducir su impacto en el medio ambiente es dejar de comer carne y subproductos animales. La causa principal de la deforestación en la selva amazónica es la agricultura, y como dijo la directora científica de IPAM, los incendios que actualmente están destrozando el Amazonas se asemejan a los provocados por los agricultores que usan la ceniza para fertilizar el suelo y crear cultivos para alimentar el ganado. Dado que el 80 por ciento de esos espacios deforestados se utilizan para el pastoreo de ganado, vale la pena ponerse a pensar el cambio que podría provenir de la caída en el consumo de carne. Una investigación reciente demostró que la carne cultivada en pastos ilegales en la selva amazónica estaba presente en la carne enlatada que puedes encontrar en supermercados, así que nunca estamos demasiado lejos del problema.

Pero veganos y vegetarianos tampoco están a salvo del problema: la soja es también una importante fuente de dinero para los agricultores en la Amazonia. Dado que ya se pusieron en práctica los planes de Trump de aplicar extremos aranceles a las exportaciones de China, se sugiere que hasta 13 millones de hectáreas, el tamaño de Grecia, podrían limpiarse en el Amazonas para compensar el déficit del producto. Mucho de esto es para alimentar al ganado, pero una cierta área está destinada para llegar a las manos de los consumidores humanos. Todos estos productos, ya sea soja u otro aceite de palma de consumo básico, es mejor abstenerse y saber si lo que estás comprando es sostenible. Greenpalm puede darte buenos consejos sobre cómo comprar productos de aceite de palma de manera sostenible, mientras que la Mesa Redonda para la Soja Responsable puede darte a conocer quiénes son los peores administradores.

Recuerda las vidas que están en riesgo
Si bien es fácil mirar un mar de árboles en llamas y verlo como una pérdida para la naturaleza, es importante tener en cuenta a las comunidades que viven en la selva amazónica, y que lo han hecho durante siglos. Su destrucción significa pérdida para quienes le llaman hogar. Cuando el gobierno brasileño le dio la espalda a ponerle un alto a la deforestación y los incendios se extendieron aún más, un grupo de activistas de las comunidades indígenas dentro de la selva tropical acudió en masa a Brasilia a protestar. Si bien la idea de perder los pulmones de la tierra es aterradora para las personas de todo el mundo, vale la pena recordar que esto está sucediendo en el hogar de las personas que dependen de la selva tropical para sobrevivir. Para ayudarlos, conoce el trabajo de Amazon Frontlines. Son un grupo activista que lucha para detener la perforación petrolera y la agricultura que desgarra aún más el área, y que necesitan fondos para que se escuche su voz. Con un ejército de figuras altruistas detrás de la causa, podemos ayudar a detener este incendio provocado que nos afecta a todos de manera inimaginable.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
Cambio climático
medio ambiente
amazonas