Imágenes cortesía de Maison Margiela 

john galliano reimagina 'el lago de los cisnes' para la generación z en margiela

La colección otoño/invierno '19 de la firma es una oda a los cisnes que inspiran a su director creativo.

por Steve Salter
|
28 Febrero 2019, 7:06pm

Imágenes cortesía de Maison Margiela 

"Estos son mis bonitos cisnes", explica John Galliano acerca del último desfile de Margiela en el nuevo capítulo de su podcast, The Memory Of. "He estado escuchando mucho a Tchaikovsky, El lago de los cisnes, y me ha inspirado la forma en que se compone la música, y cómo Odette se sintió en su forma humana. Es por eso que ahora rindo homenaje a mis cisnes, que significan mucho para mí". Una vez más, el desfile lo abrió Finn Buchanan, un adolescente del norte de Londres.

"Para volver a lo artesanal, la decadencia, el caos de las redes sociales, la saturación excesiva de información, quise crear un sentimiento de insaciabilidad para inspirarme tanto a mí como a mi equipo e ir en una nueva dirección", dijo. La colección era una continuación temática de su anterior propuesta para Margiela Artisanal, que trataba sobre la decadencia digital. Sin embargo, esta temporada ha introducido símbolos de pureza y moderación.

Esta vez, Galliano ha reducido sus prendas más recurrentes a su forma más auténtica: su núcleo, su silueta, su proporción, conservando solo el recuerdo de lo que fue una vez. Los fragmentos del fondo de armario se empalman y se manipulan en nuevas formas. Los pantalones se acortan, se abren, se aplanan y se reconfiguran a modo de falda, vestido o capa. Una gabardina de piel sintética se presentaba transformada en unos pantalones cortos con dobladillos decortiqué. A pesar de reflejar un espíritu sobrio, la propuesta está lejos de ser un ejercicio de minimalismo. El exceso se presentaba en símbolos decadentes como los flamencos rosas, que esta vez se han digitalizado y adherido en forma de parche a las chaquetas, los pantalones y las botas. "La idea es llevarlo todo a lo más puro, lo necesario, la silueta, para reflejar el espíritu de la ropa", explicó. "Exceso invertido, la idea de una propuesta de algo mínimo”.

A lo largo de los últimos cinco años, Galliano ha manipulado con confianza los códigos de la casa establecidos por Martin Margiela, introduciendo algunos de los suyos (el glamour inconsciente, apropiándose de lo inapropiado) que han hecho avanzar a la firma. "Cuando llegamos aquí, la misión era crear la casa de alta costura más moderna y vanguardista de la historia", explicó. Y así lo ha hecho: paso a paso, el diseñador ha reimaginado lo que la alta costura podría y debería ser hoy. Ha traspasado fronteras, ha borrado los límites y ha barrido el polvo de una forma de arte impulsada por el atelier. Ha invitado a una nueva generación al viaje que ha emprendido. "Estoy notando esa introducción 'millennial' en la casa, que está reaccionando positivamente a la firma", agregó. "Justo el otro día aprendí que el crecimiento en el lujo está liderado por la generación Y y Z. En 2025, el 45% de los compradores de lujo serán de esa generación. A través de este concepto de decadencia y degeneración, podemos ofrecer la autenticidad que estas generaciones están pidiendo a gritos".

margiela
margiela john galliano
margiela john galliano
margiela john galliano
margiela john galliano
margiela john galliano
margiela john galliano
margiela john galliano
margiela john galliano
margiela john galliano
margiela john galliano
margiela john galliano
margiela john galliano

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.