estas son las 12 tendencias que han definido 2018

El año nos ha devuelto las camisas western y las Buffalo. ¿Qué más le podemos pedir?

|
10 Diciembre 2018, 9:14am

Chándales en colores neón, pañuelos extravagantes, telas rizadas, gafas enanas y zapatillas XL. 2018 ha sido un año repleto de tendencias, tanto irónicas como reivindicativas, y nadie se ha preocupado especialmente por si la cosa va de looks post-fashion, pre-fashion, anti-fashion o si simplemente es todo ¡un gran homenaje a la moda!

Esa fiebre por las camisas western
Vestirse como estrellas de la música country se ha convertido en un pasatiempo muy popular. Cuanto más llamativos sean los motivos ecuestres y cuanto más abundantes sean los flecos, mejor. Las camisas western, en particular, tienen un aspecto ultra-versátil; bien pueden funcionar como un buen aliado para la vida nocturna o convertirse en el atuendo ideal para tirarte la noche en el sofá, bebiendo whisky mientras te emocionas viendo Brokeback Mountain.

Los tíos con el pelo decolorado
Cualquier chaval obsesionado con las tendencias con ganas de un cambio de look económico —pero radical— a lo largo de estos últimos 12 meses lo ha tenido claro: la respuesta está en un kit de decoloración casero barato de estos que puedes encontrar en cualquier droguería. Sin embargo, la mayoría de veces son demasiado vagos como para hacérselo solos. Por tanto, si no has acabado en casa de algún tío bueno un sábado por la noche y te ha pedido que le ayudaras a decolorarse el pelo, ¿entonces qué has hecho en 2018?

Igual nos hemos pasado un poco con el colorete
Ya sea en polvo o en crema, Mac o Maybelline, este año el colorete se ha aplicado de manera extremadamente espesa por toda la mejilla y la mandíbula, para lograr el efecto de maquillaje deseado. ¿El resultado? Pues que puede que parezca que te has quedado dormida en una playa de Magaluf.

Chicos con pañuelos de abuela en la cabeza
Tal vez sea A$AP Rocky, dios de la moda, el culpable de esta tendencia, pero hemos visto a muchos amantes del streetwear abrazando esta tendencia en los últimos meses. Sin duda, es nuestro look favorito del año. ¿Puede esta tendencia no esfumarse nunca?

La obsesión por echarle PVC a cualquier cosa
El primo barato y molesto del látex ha remplazado a su versión suburbana para obtener en su lugar el estado de tendencia dominante más vendido, en un abrir y cerrar de ojos, en una plétora de colores nada atractivos, azotados por todo tipo de firmas de fast fashion. A veces intentaba ser un poco "elegante", simulando ser charol, pero ha engañado a pocos. También ha provocado una conmovedora reflexión: ¿soy una dominatriz o adicta a comprar en Asos?

La reconciliación con los colores neón
Los vídeos de aerobic de los 80, repletos de brillos fluorescentes, desataron una auténtica tendencia en la época. Y ahora lo han vuelto a hacer. De Burberry a Balenciaga, desde los tórridos pasillos del metro hasta la interminable cola en las afueras de Berghain. Como una forma fácil de amar la moda sin parecer que te esfuerzas demasiado, el "neonista" puede brillar literalmente bajo la luz de los clubes nocturnos mientras se jacta ante sus sufridos amigos de la moda que se han gastado una pasta en un bolso bandolera de Prada Linea Rossa en eBay.

Las gafas de sol de hacker nos han invadido
Una continuación de la tendencia de las gafas de sol tipo "Matrix" del año pasado, pero llevada a nuevos extremos que desafían cuán pequeñas pueden ser unas gafas de sol, antes de que se conviertan en un trozo de metal pegado a tu cara. Una auténtica influencia de las llevadas por Acid Burn y Crash Override en la película Hackers. Adoptada en los últimos meses por los revivalistas de la electrónica (que en secreto solo escuchan a Rihanna) y que no dejan de llenar sus historias de Instagram con clips de conciertos de Yves Tumor.

Esas gafas que llevan los padres cuando se van de vacaciones
Están supuestamente hechas para hacer deporte, y hasta ahora solo las usaban los padres durante las vacaciones familiares o cuando se van de paseo en bici. Sin embargo, en tiempos más recientes, se han convertido en el sello distintivo de los imitadores de @uglyworldwide; esos que se acaban de comprar una camiseta de Namillia y que, por lo general, suben videos de sí mismos en cuclillas en el gimnasio y en los baños de cualquier club de Berlín (todo dentro del mismo período de 12 horas).

Presumir de tu ficha policial
Los empleados de las prisiones de máxima seguridad y los agentes del FBI los llevaban con la cabeza alta para dejar claro quiénes eran. Pero ahora, los asiduos a las tendencias más extravagantes están convirtiendo la cartera policial en un complemento de lo más excéntrico. Perfecto para guardar la tarjeta de crédito que te ha "prestado" tu madre o incluso para llevar una foto de tu famoso favorito. (El equipo de i-D ha visto varias con la imagen de Britney Spears, Marilyn Manson, Courtney Love o, a saber por qué, una de ese tipo que presenta el programa de los "cazachollos").

Ese maquillaje perfectamente despreocupado
El secreto es hacer que parezca que te has maquillado en cinco minutos en la parte trasera de un coche en movimiento, cuando realmente has empleado una hora en acicalarte, embadurnándote de polvos y colores, con un descanso intermedio para ver las historias de Instagram.

Ese chándal ochentero
¿Tal vez lo ha comprado en un Humana? ¿O se trata de una reinvención de Gucci, considerablemente más cara? Ese chándal que llevaban nuestros padres cuando eran jóvenes, lleno de nylon y sin ninguna forma que se adaptase al cuerpo, ha reaparecido en 2018. No se veían desde el año 99, y muchos de nosotros rezamos para que no volviesen a reaparecer. Pero nos equivocábamos.

Las zapatillas imposibles
Este ha sido el gran 'hype' del año, y lo ha sido de forma unánime. Zapatillas de deporte con suelas de goma superpuestas y siluetas voluminosas se han visto estos últimos 12 mese en cualquier rincón del planeta: los estilos más populares fueron las de Buffalo, o la omnipresente Fila; incluso hubo encarnaciones de cuero y diamantes de imitación de Gucci y Margiela. Estas se han combinado, en muchas ocasiones, con calcetines con volantes de Lolita, medias de rejilla o incluso una falda de tenista de segunda mano de American Apparel. Hay mucha gente que sigue caminando sobre estos especímenes de calzado aplastante, pero, por desgracia, muchos otros se están ahogando en sus bostezos y declarando que están "pasadísimas".

Investigación a cargo de Honor Cooper-Hedges

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.